• Mexteki

140 años del Nacimiento de Emiliano Zapata Salazar

Pablo Moctezuma Barragán


VIGENCIA DE ZAPATA A 140 AÑOS DE SU NACIMIENTO



Zapata sigue vigente porque los problemas que él enfrentó y el programa que él propuso son actuales. Zapata cumple hoy 8 de agosto 140 años de nacimiento. Dos días antes de esa fecha, un 6 de agosto, murió llamado Henry Sánchez, murió de seis años en el Hospital de Cuatlixco, Cuautla. Henry nació ahí cerquita de Ayoxustla, Puebla el mismo lugar donde Zapata firmó el Plan de Ayala. Murió un viernes en la noche de neumonía, pero en realidad murió de tristeza. Su mamá Reyna lo dejó siendo un bebé de meses a él y a su hermano un año y medio mayor con su abuelita Cube y su tía Concha para irse a ganar la vida al otro lado. Mientras su mamá trabajaba de lavaplatos en Indiana Henry creció en tierra caliente, respiró los mismos polvos y caminó los caminos de Emiliano Zapata. Cuando a Henry le dijeron que ya venía su mamá para llevárselo lejos a los Estados Unidos, Henry decía que no, que él no se quería ir… él quería estar aquí. Decía que se iba a esconder bien escondido para que no se lo llevaran. En los días en que su mamá llegó a México para llevárselo, comenzó a ponerse mal y mas mal. Fueron y vinieron con doctores y nada. Hasta que un viernes les dijeron en Chiautla que tenía neumonía y ese mismo día de urgencia lo trasladaron a Cuautla donde se murió rápidamente.


Para mí que se murió de tristeza, de la tristeza de tener una madre ausente toda su vida y de tener aquí una vida, aquí en tierra caliente que le iba a ser arrebatada, junto con las flores que le gustaba ver brotar, las estrellas que veía por las noches, los pollitos que atendía y la hamaca en la que le gustaba mucho meterse. Henry logró lo que él quería, se escondio bien y se quedó aquí en su tierra para siempre, sin que nadie, nadia, nunca jamás … se lo pudiera llevar a Estados Unidos. Un par de semanas antes de morirse, cuando iba saliendo Henry de una clínica una señora le regaló un huevo de guajolote. Henry lo cuidó y vio a nacer al guajolotito al que cuidaba durante sus días últimos, también dedicó sus últimos días a cuidar a la pequeña Clarisa, una bebé de tres semanas hija de su tía Concha. Le agarraba sus manitas y no se despegaba de ella. Antes de morir Henry cuido al guajolotito y a Clarias, tal como él tuvo que haber sido cuidado siempre. Pero no fue así. La miseria económica va acompañada dramáticamente de la miseria humana.


Esto pase en el México de hoy: pobreza, abandono, madres solteras, falta de trabajo aquí, migración a los Estados Unidos, niños tristes, mala atención médica. Los problemas siguen vigentes y buscan solución, solución urgente, ya! Y por eso Zapata sigue vigente. ¡Zapata vive…la lucha sigue…es el grito que se oye en México cada vez con mayor frecuencia las últimas décadas. La vida y la lucha de Emiliano Zapata es un ejemplo, un grito actual en toda la Nación, en el México del siglo XXI, porque la lucha de Zapata no fue regional, fue nacional.

Emiliano Zapata es de esos seres que no muere nunca, hoy cumple 140 años desde que vió la primera luz en Anenecuilco, Morelos. Dice la consigna ¡Zapata vive… la lucha sigue! Y porque ligó su existencia a una lucha de principios por los derechos del pueblo su existencia se prolonga en cada movimiento popular y nacional por la defensa de derechos y soberanía.

Zapata propuso la expropiación de 1/3 parte de las Haciendas y la expropiación total a los enemigos de la Revolución. Eso era justo pues las Haciendas habían expropiado toda la tierra a sus dueños legítimos, los pueblos originarios y solo así se comenzaría a hacer justicia. La demanda de devolución a los dueños originarios de la tierra fue sostenida por Miguel Hidalgo y Costilla y José María Morelos y Pavón. Por otra parte también se determinó la expropiación de los predios urbanos de los enemigos de la Revolución.


El 15 de septiembre de 1914 Zapata decretó la ley de libertades municipales, que plasma el proyecto democrático que enarbolaba, ya que establecía la democracia directa y el control del poder desde abajo, desde los municipios. En ella se considera la libertad municipal como “la primera y la más importante de las instituciones democráticas” y considera natural y respetable el derecho que tienen los propios vecinos de un centro cualquiera de población para arreglar por sí mismos los asuntos de la vida común y para resolver lo que mejor convenga a los intereses y necesidades de la localidad”.


La Ley considera que “la libertad municipal resulta irrisoria si no se concede a los vecinos la debida participación en la solución y arreglo de los propios asuntos de la localidad”,por lo que propone que los vecinos aprueben los asuntos más importantes de la existencia comunal. Según el artículo 7o las sesiones de los ayuntamientos deben ser públicas y en el 8º determina que todas las cuestiones deben presentarse a la junta general de todos los vecinos. En el artículo 9º sostiene que las discusiones deben ser libres, mientras que la votación debe ser secreta.


El programa de Zapata estaba centrado en darles el poder económico y político a los trabajadores del campo y de la ciudad. El Proyecto de Ley General del Trabajo de 1915 se ocupa de darle viabilidad al derecho al trabajo pugnando por que el trabajador reciba el producto íntegro de su trabajo, socializando para crear cooperativas los bienes intestados, fortalecer las propiedades municipales expropiando las industrias monopólicas y estableciendo cooperativas de producción, en el Plan de Ayala propuso expropiar la tercera parte de las haciendas y a los que se opusieran a la Revolución expropiarlos en su totalidad, se establece la jornada de 8 horas, descanso dominical y salario suficiente, crea sociedades obreras de producción, consumo y de crédito, se obliga a los patrones a tomar medidas de salubridad e higiene, se prohíbe la vagancia y vivir de las renta.

A diferencia de la Reforma Agraria impulsada por los carrancistas en la que eran los militares quienes repartían la tierra, y se beneficiaban a sí mismos y a sus gente. En la Reforma Agraria impulsada por los zapatistas, eran los pueblos mismos quienes demandaban su tierra, que iba a ser para su propio desarrollo.


Zapata instauró Asociaciones para la Defensa de los Principios Revolucionarios en 1917 compuesta por habitantes de la localidad, que no hubiesen explotado a trabajadores y que buscaban que el poder civil estuviese por encima del militar, fomentar la educación y concientización popular así como la apertura de escuelas. La mesa directiva era electa directamente por el pueblo.


También estableció como autoridad agraria a dos personas (siguiendo el modelo precuauhtemico de tener autoridades duales) que tenían que ser naturales del pueblo y con residencia en él. Mientras que Carranza determinó que los gobernadores efectuarían la Reforma Agraria.


Definió al municipio autónomo como unidad nuclear del gobierno y el gobernador ejercía el poder de acuerdo a un consejo de tres personas. Fomentó la participación y toma de decisiones populares convocando al pueblo a Asambleas mensuales el día 15 de cada mes, que nombraba delegados que se reunían el día 20 y éstos y los delegados municipales electos se reunían en la cabecera distrital el día primero. Así se establecieron estructuras claras de autoridad y de decisión colectiva para evitar el unipersonalismo del porfirismo y el que también se vivía en esa época del carrancismo.


Zapata se preocupó grandemente de la unificación de los revolucionarios y además fue claramente antiimperialista advirtiendo desde noviembre de 1918 que Estados Unidos “se echaría sobre nuestra nacionalidad”. La intervención de los Estados Unidos de Norteamérica y su propósito de subordinar a México, era un peligro que Zapata supo vislumbrar.

El pensamiento de Zapata sigue vigente y hoy más que nunca. En tiempos en que las corporaciones capitalistas se han adueñado de México, de su suelo, subsuelo, agua y cielo los principales afectados son los pueblos, tanto en el campo como en la ciudad. Los gobiernos neoliberales hicieron todos los cambios constitucionales requeridos para darles el total control sobre la población, la producción, las relaciones sociales y recursos naturales.

La proliferación de megaproyectos mineros, de hidrocarburos, gas, "fracking", termoeléctricas, turísticos, de energía eólica y otros han causado grandes daños y se han impuesto a las poblaciones sin consultarlas. Es en éstos momentos cuando se hace más vigente el pensamiento de Zapata. Hoy el pueblo se movilizó y terminó con el neo porfirismo derrotando el gobierno del PRIAN, ahora hay que luchar para revertir todas las medidas neoliberales que implementó el mal gobierno y recuperar todo lo que nos han arrebatado.

Democracia significa que el pueblo decida y en particular en su espacio vital. Llegó la hora de que el pueblo asuma su soberanía y se imponga sobre las corporaciones y sus intereses devastadores. Son los pueblos quienes tienen que decidir el proyecto de desarrollo regional y local que les conviene y quienes han de aprovechar de los recursos naturales y humanos en beneficio colectivo y no el de un puñado de magnates.


Es hora de buscar el desarrollo integral, impulsar nuestra agricultura y lograr la autosuficiencia alimentaria, dejar de importar maíz transgénico y usar variedades mexicanas de maíz mejorado así como fortalecer un programa urgente de producción de semillas, de desarrollar la industria en nuestro beneficio e impulsar servicios para toda la población. Todas las medidas a las que aspiro Zapata pueden implementarse, tenemos los medios y los recursos, solo falta que nos decidamos a romper lazos de subordinación y dependencia hacia el Imperio Yanki y las grandes corporaciones, es hora de que el pueblo mande y no la oligarquía vendida al extranjero.


No nos vamos a quedar cruzados de brazos hoy que las corporaciones continúan la ocupación de iniciaron hace 500 años los invasores españoles, así como Zapata no se cruzó de brazos viendo como las haciendas robaban la tierra y el agua de los pueblos sometidos por la fuerza. Es la hora que los pueblos decidan, ellos saben!

A 140 años del nacimiento de Emiliano Zapata, el pueblo de México está librando nuevas batallas, en las que siempre está presente el ejemplo y la inspiración que nos heredó Emiliano quien nos acompañará en nuestra lucha actual que se enriquece con nuestro pasado para abrir paso al futuro.


¡Zapata vive…la lucha sigue!

Suscríbete a nuestro boletín

  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com