ACCIDENTES MINEROS EN MÉXICO

Alejandra Ávila

La minería es una de las actividades más antiguas y actualmente sigue trascendiendo por su gran importancia, puesto que los materiales obtenidos mediante esta actividad son importantes para la fabricación de la mayoría de los productos que utilizamos en nuestro día a día. Sin embargo, las condiciones en las que se desarrolla este trabajo, lo convierten en uno de los más peligrosos, lo que nos lleva a analizar cuáles son los riesgos más comunes de este oficio y las medidas preventivas que se deben tomar en cuenta para evitar accidentes en minas.



En la minería se realizan actividades tanto subterráneas como a tajo abierto; no obstante, las labores subterráneas son mucho más peligrosas, por lo que abordaremos principalmente los riesgos que más ocasionan accidentes en minas en el escenario subterráneo, aunque también pueden suceder, en algunos casos, en la minería a tajo abierto.

La caída de materiales es el mayor riesgo al que está expuesto cualquier minero, debido al desprendimiento de rocas, lo cual puede causar graves accidentes e incluso la muerte.

Debido a los espacios reducidos en los que se labora dentro de una mina subterránea, aunado a las malas condiciones de iluminación, los mineros también corren el riesgo constante de caer desde diferentes niveles y durante este accidente sufrir golpes contra, vigas, rocas, etc.

Los riesgos de mayor peligrosidad, sus consecuencias no son tantas quemaduras, sino una mala oxigenación por la emisión de los productos en combustión, los cuales disminuyen el oxígeno rápidamente, debido a los espacios estrechos y la mala ventilación.

El uso de explosivos es una de las actividades que más se realizan en la minería; sin embargo, cualquier error puede tener consecuencias fatales, por lo que esta labor sólo es realizada por los mineros con la experiencia necesaria tanto para utilizarlos, como para resolver cualquier contratiempo. Algunos de los materiales que se extraen de la minería, desprenden gases o elementos que pueden ser explosivos, como en el caso del carbón, que libera metano, el cual, si se llega a mezclar con el aire, en cierto porcentaje, puede producir una explosión.

Enfermedades profesionales. Otro de los riesgos de la industria minera es el desarrollo de las siguientes enfermedades.

Respiratorias y de la piel. La presencia elevada de gases, polvos y minerales, que se acumulan fácilmente por las deficientes condiciones de ventilación, provoca enfermedades respiratorias severas, como neumoconiosis y silicosis, edema pulmonar entre otras; así como dermatitis e intoxicaciones y asfixia.

Oftalmológicas. Asimismo, la mala iluminación provoca daños oculares, como el nistagmo, enfermedad ocupacional que se caracteriza por el movimiento rápido de los ojos acostumbrados a la baja iluminación.

Musculares y del sistema nervioso Otra de las afecciones que presentan frecuentemente los mineros es el desgaste de los músculos y vasos capilares de manos, debido a las vibraciones que producen las herramientas neumáticas que utilizan, lo cual ocasiona pérdida de sensibilidad y deterioro de la capacidad motora.

Además, las vibraciones que producen los elementos de transporte en terrenos irregulares producen afecciones en los riñones y músculos de la espalda; por su parte, las vibraciones suaves presentes todo el tiempo en el piso, ocasionan daños en el sistema nervioso.

A continuación, cinco episodios trágicos en México en los que ha estado involucrada la minería, todos, en el estado de Coahuila. 19 de febrero de 2006, Coahuila.

El episodio más trágico en la historia reciente de la minería es el de Pasta de Conchos, una mina de carbón en San Juan de Sabinas, Coahuila, donde murieron 65 trabajadores tras una explosión.

3 de agosto de 2012, Coahuila. Seis mineros murieron tras un accidente dentro de una mina de carbón ubicada en el municipio de Progreso. La mina era explotada por Altos Hornos de México.

El accidente se debió a la formación de una bolsa de gas que empujó un techo, desprendiendo 100 toneladas de carbón que cayeron sobre los trabajadores ubicados en el área de máquinas. Un séptimo empleado atrapado logró sobrevivir luego de ser trasladado a un hospital.

25 de julio de 2012, Coahuila. Una explosión en un pozo de carbón en el ejido La Florida, municipio de Múzquiz, acabó con la vida de siete mineros. Los empleados hacían labores de excavación cuando se toparon con un estallido. El yacimiento tenía apenas tres meses de operación con la razón social Minera el Progreso.

26 de agosto de 2011, Coahuila. Cuatro trabajadores perdieron la vida tras un derrumbe de 100 toneladas de carbón en la mina La Esmeralda, de la firma Minerales Monclova Sociedad Anónima, en San Juan de Sabinas.

3 de mayo de 2011, Coahuila. Una explosión de gas metano arrebató la vida de 14 mineros que quedaron atrapados en el interior de un pozo de carbón en el ejido de Sabinas, ubicado en el municipio del mismo nombre. Además, un adolescente de 15 años perdió uno de sus brazos. El pozo siniestrado pertenecía a la empresa Beneficios Internacionales del Norte.

Los accidentes continúan, recientemente el 4 de junio de 2021 en Coahuila, 7 trabajadores perdieron la vida tras un derrumbe en la mina de carbón ubicada en Muzquiz. La pérdida de vida y las pésimas condiciones laborales han llevado a los mineros a una continua movilización. La lucha de los mineros en México es histórica y requiere del apoyo de toda la sociedad.