Aniversario de la Declaración de la Pandemia COVID-19

Se requiere una respuesta global para superar la pandemia global y sus efectos sobre la salud y la economía


TML Monthly núm 7 marzo 8 de 2021

El 11 de marzo se cumplirá un año desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicará su evaluación de que el creciente brote mundial de COVID-19 constituía una pandemia. Una pandemia se refiere a una propagación mundial de una nueva enfermedad. Desde entonces, el mundo ha estado luchando para controlar la enfermedad. Un desarrollo importante en este momento son las vacunas que se están desarrollando y administrando en todo el mundo, con algunos países mejor que otros. Hasta el 7 de marzo, se han producido 117.202.151 casos totales de COVID-19 en todo el mundo y 2.601.840 muertes. La OMS advierte de que la pandemia está lejos de ser una vigilancia excesiva y continua, incluida la defensa de las medidas de seguridad que han demostrado ser eficaces, como el uso de marcas, el lavado de manos y el distanciamiento social, siguen estando a la orden del día, incluso a medida que las vacunas se generalizan.


La OMS explica: "Las vacunas salvan millones de vidas cada año. Las vacunas funcionan entrenando y preparando las defensas naturales del cuerpo -el sistema inmunitario- para reconocer y combatir los virus y bacterias a los que se dirigen. Después de la vacunación, si el cuerpo se expone más tarde a esos gérmenes causantes de la enfermedad, el cuerpo está inmediatamente listo para destruirlos, previniendo enfermedades".

El programa de vacunación de Canadá está en marcha con la nueva vacuna de dosis única Johnson & Johnson aprobada para su uso por Health Canadá el 5 de marzo, además de las vacunas Moderna, Pfizer-BioNTech y AstraZeneca. Dado que la economía de Canadá no es independiente ni se basa en la autosuficiencia, está comprando la mayoría de sus vacunas a Big Pharma en los Estados Unidos y el Reino Unido y los calendarios de vacunación se basan en el suministro desde el extranjero. No obstante, el afán del gobierno de apoyar a Big Pharma y su capacidad de pedir prestados fondos privados para pagar significa que la situación es mucho mejor en este país que en muchos países del mundo, a pesar de las dificultades a las que se enfrenta la gente como resultado de la ofensiva antisocial. La superación de una pandemia mundial y sus efectos en la salud y la economía requiere una respuesta global y no puede basarse en el derecho financiero, ya sea que se refiera al acceso a equipos de protección personal para los trabajadores de la salud o al acceso a vacunas.

El alcance de las vacunas en desarrollo y uso en todo el mundo no se aprecia en Canadá porque la atención se centra en las vacunas fabricadas por empresas de los Estados Unidos o el Reino Unido. En el caso de la vacuna rusa Sputnik V, por ejemplo, se intenta sembrar dudas sobre su evaluación clínica y eficacia. Sin embargo, la revista médica británica The Lancet informó el 2 de febrero sobre un ensayo de fase tres del Sputnik V, diciendo: "Los resultados del ensayo muestran un fuerte efecto protector consistente en todos los grupos de edad de los participantes". El artículo concluye diciendo: "El desarrollo de la vacuna Sputnik V ha sido criticado por prisas indecorosas, corte de esquina y falta de transparencia. Pero el resultado aquí reportado es claro y se demuestra el principio científico de vacunación, lo que significa que otra vacuna ahora puede unirse a la lucha para reducir la incidencia de COVID-19." La Agencia Europea de Medicamentos anunció el 4 de marzo que ha iniciado una revisión continua del Sputnik V, un proceso diseñado para acelerar una evaluación durante un momento de emergencia.

Mientras tanto, el 3 de marzo, la Cuba Soberana 02 se convirtió en la primera vacuna de América Latina y el Caribe en alcanzar los ensayos de fase tres -en curso en Cuba, Irán y Venezuela- la etapa final antes de que se apruebe una vacuna para su uso. Este es un hecho especialmente importante, dado que Cuba ha visto un fuerte aumento de las infecciones, pasando de 12.056 el 1 de enero a 53.308 el 4 de marzo debido a las duras condiciones que enfrenta Cuba como resultado del brutal bloqueo estadounidense a la nación. Soberana 02 está siendo desarrollada por el Instituto Finlay de Vacunas en La Habana y es una de las cuatro candidatas a vacunas que está desarrollando Cuba. La Soberana 02 requiere dos dosis dadas con dos semanas de diferencia y Cuba espera producir 100 millones de dosis de Soberana 02 este año, utilizando entre 20 y 30 millones de dosis a nivel nacional, y el resto se exportará a un costo justo superior al de otros países que lo necesitan urgentemente.

El desarrollo de vacunas fuera de los Estados Unidos y el Reino Unido es importante para superar la distribución desigual de vacunas en todo el mundo. The Associated Press informó el 2 de marzo que China "ha prometido aproximadamente medio billón de dosis de sus vacunas a más de 45 países, según un recuento país por país de The Associated Press. Con sólo cuatro de los muchos fabricantes de vacunas de China afirmando que son capaces de producir al menos 2.600 millones de dosis este año, una gran parte de la población mundial terminará inoculada no con las elegantes vacunas occidentales que cuentan con tasas de eficacia que acaparan titulares, sino con las humildes vacunas de China, tradicionalmente hechas".

Vacunas actualmente aprobadas e implementadas

Cada vacuna es evaluada y aprobada por países individuales. La Sociedad Profesional de Asuntos Regulatorios informa que a partir del 4 de marzo hay 13 vacunas aprobadas y en uso en todo el mundo:

1. Comirnaty: vacuna a base de ARN creada por Pfizer (EE.UU.) y BioNTech (Alemania).

2. Vacuna Moderna COVID 19: vacuna a base de ARNm creada por Moderna en los Estados Unidos.

3. La vacuna AstraZeneca COVID‐19 (fabricada por AstraZeneca) y COVISHIELD (fabricada por el Instituto Sérico de la India) son vacunas recombinantes ChAdOx1-S desarrolladas por AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

4. Sputnik V: vacuna contra el adenovirus recombinante (vector viral), desarrollada por el Instituto de Investigación Gamaleya y Acellena Contract Drug Research and Development en Rusia.

5. CoronaVac: vacuna contra el virus inactivado desarrollada por Sinovac en China.

6. BBIBP-CorV: vacuna inactivada desarrollada por el Instituto de Productos Biológicos de Beijing y el Grupo Farmacéutico Nacional de China (Sinopharm).

7. JNJ-78436735 (anteriormente Ad26.COV2.S): una vacuna contra vectores virales no replicantes desarrollada por Janssen Vaccines (Johnson & Johnson) en los Países Bajos y los Estados Unidos.

8. EpiVacCorona: una vacuna contra la subunit proteica desarrollada por el Centro Estatal de Investigación de Virología y Biotecnología de la Institución Federal de Investigación Presupuestaria en Rusia

9. Convidicea (Ad5-nCoV): una vacuna recombinante (adenovirus tipo 5 vector viral) desarrollada por CanSino Biologics en China.

10. Covaxin: vacuna inactivada desarrollada por Bharat Biotech e ICMR en la India.

11. No se ha anunciado ningún nombre: vacuna inactivada, desarrollada por el Instituto Wuhan de Productos Biológicos y Sinofarm.

12. CoviVac: vacuna inactivada, desarrollada por chumakov Centro Científico Federal de Investigación y Desarrollo de Productos Inmunológicos y Biológicos en Rusia.

13. ZF2001: vacuna recombinante de ADN, desarrollada por Anhui Zhifei Longcom Biopharmaceutical e Instituto de Microbiología de la Academia China de Ciencias, en China y Uzbekistán.

Vacunas en etapas finales de ensayos clínicos

En su "Paisaje de novedoso desarrollo de vacunas candidatas al coronavirus en todo el mundo", la OMS informa de que actualmente hay 76 vacunas en desarrollo clínico, lo que significa que se encuentran en varias fases de pruebas en humanos, y 182 en desarrollo preclínicos, lo que significa que se están probando en animales.

La OMS explica: "Normalmente, muchos candidatos a vacunas serán evaluados antes de que se constate que alguno es seguro y eficaz. Por ejemplo, de todas las vacunas que se estudian en el laboratorio y los animales de laboratorio, aproximadamente siete de cada 100 se considerarán lo suficientemente buenas como para pasar a ensayos clínicos en humanos. De las vacunas que llegan a los ensayos clínicos, sólo una de cada cinco tiene éxito. Tener muchas vacunas diferentes en desarrollo aumenta las posibilidades de que haya una o más vacunas exitosas que demostrarán ser seguras y eficaces para las poblaciones prioritarias previstas".

El panorama vacunal de la OMS también señala que las 76 vacunas en la fase clínica se basan en una serie de 10 plataformas diferentes, que se enumeran a continuación:

1. Subunit proteico: "Una vacuna contra la subunidad es una que sólo utiliza las partes muy específicas (las subunidades) de un virus o bacteria que el sistema inmunitario necesita reconocer. No contiene todo el microbio ni utiliza un virus seguro como vector. Las subunidades pueden ser proteínas o azúcares. La mayoría de las vacunas en el calendario infantil son vacunas contra la subunit, que protegen a las personas de enfermedades como la tos ferina, el tétanos, la difteria y la meningitis meningocócica." (OMS)

2, 3. Vector viral (no replicante y replicante - VVnr y VVr ): "Este tipo de vacuna utiliza un virus seguro para suministrar subpartes específicas - llamadas proteínas - del germen de interés para que pueda desencadenar una respuesta inmune sin causar enfermedades. Para ello, las instrucciones para hacer partes particulares del patógeno de interés se insertan en un virus seguro. El virus seguro entonces sirve como una plataforma o vector para entregar la proteína en el cuerpo. La proteína desencadena la respuesta inmune. La vacuna contra el ébola es una vacuna contra vectores virales y este tipo puede desarrollarse rápidamente." (OMS) "Las vacunas vectoriales replicantes también producen nuevas partículas virales en las células que infectan, que luego infectan nuevas células que también harán el antígeno de la vacuna." (Gavi, la Alianza de Vacunas)

4, 5. VVr o VVnr más Células que presentan antígenos: "un antígeno (Ag) es una molécula o estructura molecular, como puede estar presente en el exterior de un patógeno, que puede estar unido por un anticuerpo específico de antígenos." (Wikipedia) En el caso de las vacunas COVID-19, las células de presentación de antígenos artificiales se utilizan para activar la respuesta inmune del cuerpo.

6. Virus inactivado: "La primera manera de fabricar una vacuna es tomar el virus o la bacteria portadores de la enfermedad, o una muy similar a ella, e inactivarla o matarla utilizando productos químicos, calor o radiación. Este enfoque utiliza tecnología que ha demostrado funcionar en las personas - esta es la forma en que se fabrican las vacunas contra la gripe y la poliomielitis - y las vacunas se pueden fabricar a una escala razonable". (OMS)

7. Virus atenuado vivo: "Una vacuna con atenuación viva utiliza una versión viva pero debilitada del virus o muy similar. La vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (MMR) y la vacuna contra la varicela y la culebrilla son ejemplos de este tipo de vacuna. Este enfoque utiliza tecnología similar a la vacuna inactivada y se puede fabricar a escala. Sin embargo, vacunas como esta pueden no ser adecuadas para personas con sistemas inmunitarios comprometidos." (OMS)

8, 9. ADN y ARN: "A diferencia de los enfoques de la vacuna que utilizan un microbio entero debilitado o muerto o partes de uno, una vacuna contra el ácido nucleico sólo utiliza una sección de material genético que proporciona las instrucciones para proteínas específicas, no para el microbio entero. El ADN y el ARN son las instrucciones que nuestras células utilizan para fabricar proteínas. En nuestras células, el ADN se convierte primero en ARN mensajero [ARNM], que luego se utiliza como el plano para hacer proteínas específicas.

"Una vacuna contra el ácido nucleico proporciona un conjunto específico de instrucciones a nuestras células, ya sea como ADN o ARNM, para que hagan la proteína específica a la que queremos que nuestro sistema inmunitario reconozca y responda". (OMS)

10. Partícula similar a un virus: "[Las partículas similares a virus] imitan la estructura nativa de los virus, lo que les permite ser fácilmente reconocidos por el sistema inmunitario. Sin embargo, carecen de material genético básico que los haga no infecciosos e incapaces de replicarse". (Medicago) Estas vacunas funcionan de la misma manera que las vacunas con subunidad proteica.

Monopolización de vacunas por parte de los países más afectados del mundo

COVAX, una iniciativa internacional encargada de garantizar un acceso más equitativo a las vacunas COVID-19, ha logrado enviar su primer envío de 600.000 vacunas el 24 de febrero a Ghana. COVAX tiene como objetivo corregir el desequilibrio de la oferta mediante la obtención de acuerdos que envíen vacunas a los países de bajos ingresos de forma gratuita. A pesar de las nuevas promesas de apoyo de algunos países, COVAX todavía necesita casi 23.000 millones de dólares para cumplir su objetivo de vacunar al 20% de las poblaciones de los países participantes antes de fin de año. Sin embargo, el Director de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo en una rueda de prensa del 22 de febrero que la falta de fondos no es su único desafío. Los acuerdos entre las naciones ricas y las compañías farmacéuticas amenazan con engullir el suministro mundial de vacunas, reduciendo el acceso de COVAX, dijo. "Si no hay vacunas que comprar, el dinero es irrelevante", dijo.

Un artículo del 26 de febrero en Science News de Jonathan Lambert critica esta monopolización de vacunas:

"Meses antes incluso de que se aprobara la primera vacuna COVID-19, las naciones ricas se apresuraron a obtener cientos de millones de dosis anticipadas para sus ciudadanos. A finales de 2020, Canadá compró 338 millones de dosis, suficientes para inocular su población cuatro veces más. El Reino Unido se enganchó lo suficiente como para cubrir a una población tres veces su tamaño. Estados Unidos reservó más de 1.200 millones de dosis y ya ha vacunado a cerca del 14% de sus residentes.

"Es una historia drásticamente diferente para las naciones menos ricas. Más de 200 aún no han administrado una sola dosis. Sólo se han entregado 55 dosis en total entre los 29 países de menores ingresos, todos a Guinea. Sólo unos pocos países del África subsahariana han iniciado programas sistemáticos de inmunización"."

El artículo cita al Director de la OMS, Dr. Ghebreyesus, diciendo: "El mundo está al borde de un fracaso moral catastrófico, y el precio de este fracaso se pagará con las vidas y los medios de vida en los países más pobres del mundo". El artículo de Science News continúa:

"Tales inequidades no sólo plantean cuestiones morales de justicia. Dado que la demanda de vacunas sigue superando ampliamente la oferta, la distribución desequilibrada también podría prolongar en última instancia la pandemia, alimentar la evolución de nuevas variantes potencialmente evadidas por vacunas y arrastrar a las economías de naciones ricas y pobres --y vacunadas y no vacunadas--. [...]


(Fuente: Duke Global Health Innovation Center, Banco Mundial)

"COVAX está tratando de igualar el campo de juego de la vacuna, pero con un éxito limitado hasta ahora. Hay muchos obstáculos, desde asegurar dosis escasas hasta asegurar que los países tengan la infraestructura para manejarlas. Eso podría significar equipar a algunos países con refrigeradores más ultracold para almacenar vacunas para renovar los programas de vacunación masiva diseñados para que los niños también trabajen para adultos. «La distribución equitativa requerirá mucho más que simplemente asegurar las vacunas», dice Angela Shen, experta en salud pública del Children's Hospital of Philadelphia's Vaccine Education Center.

"Tres potencias mundiales de la salud pública lideran la iniciativa internacional: la Alianza Mundial para las Vacunas y la Inmunización, la Organización Mundial de la Salud y la Coalición para las Innovaciones en preparación para epidemias. COVAX utiliza fondos de gobiernos y organizaciones caritativas para comprar dosis a compañías farmacéuticas y distribuirlas gratuitamente a países de bajos ingresos.

"Para empezar, COVAX planea distribuir 330 millones de dosis a los países de menores ingresos en el primer semestre del año, suficientes para vacunar, en promedio, al 3,3% de cada población. Mientras tanto, para junio muchas naciones ricas estarán en camino de vacunar a la mayoría de sus poblaciones.

"En total, COVAX dice que ha reservado 2.270 millones de dosis hasta ahora, suficientes para vacunar al 20% de las poblaciones de 92 países de bajos ingresos para finales de año. En realidad, el cumplimiento de esa meta está supeditado a recaudar 37.000 millones de dólares, y COVAX aún no está a mitad de camino. El 19 de febrero, varios países, incluidos Estados Unidos y Alemania, se comprometieron a aportar 4.300 millones de dólares adicionales al esfuerzo. Aún así, COVAX tiene casi 23.000 millones de dólares. [...]

"Incluso si COVAX logra su objetivo este año, estos países estarán lejos de alcanzar la inmunidad de los rebaños, el umbral en el que suficientes personas son inmunes a un patógeno para retrasar su propagación. Se estima que la inmunidad de los rebaños oscila entre el 60 y el 90 por ciento de la población".

El artículo concluye citando a Gavin Yamey, un experto mundial en políticas de salud pública de la Universidad de Duke, quien dice: "Muchas naciones de bajos ingresos no tendrán una vacunación generalizada hasta 2023 o 2024, porque no pueden obtener las dosis. Esta inequidad se debe al acaparamiento de dosis por parte de las naciones ricas, y que mi primer enfoque, sólo yo, en última instancia va en contra de sus intereses a largo plazo."

Un artículo publicado en febrero por la Oficina de Periodismo de Investigación arroja luz sobre un obstáculo inquietante lanzado en el camino de los países duramente golpeados por la pandemia en América Latina que intentan adquirir vacunas desesperadamente necesarias. [1] Titulado "'Held to ransom': Pfizer exige a los gobiernos que apuesten con activos estatales para asegurar el acuerdo sobre vacunas", el artículo dice que el gigante farmacéutico estadounidense pide a los gobiernos que pongan los activos soberanos del país -que podrían incluir reservas bancarias federales, edificios de embajadas o bases militares- como garantía contra el costo de cualquier caso legal futuro que sus ciudadanos puedan presentar contra la compañía.

Esto se aplicaría no sólo a las reclamaciones civiles que impliquen efectos adversos de la vacuna, sino a cualquier acto de negligencia, fraude o malicia por parte de la empresa, dice el artículo. "Era una demanda extrema que sólo había escuchado cuando había que negociar la deuda externa, pero tanto en ese caso como en este, la rechazamos inmediatamente", dijo un funcionario argentino. La misma demanda se hizo de Brasil, que el Ministerio de Salud calificó de "abusivo". Al final ambos gobiernos pusieron el pie en el pie y dijeron No a los términos de Pfizer para tomarlo o dejarlo. Brasil tiene el tercer mayor número de casos en el mundo y Argentina tiene el duodécimo más alto. Otros países que aceptaron los términos de Pfizer los han mantenido en secreto, ya que estaban obligados a firmar un acuerdo de confidencialidad. Un funcionario de un país sin nombre describió las demandas de Pfizer como "acoso de alto nivel" y dijo que el gobierno sentía que estaba siendo "retenido para el rescate". El funcionario dijo que durante las negociaciones un vendedor de la empresa dijo cosas como "Compra más, vas a matar gente, la gente va a morir por tu culpa". Ante la negativa "innegociable" sin precedentes de Pfizer a ser considerada responsable de cualquier cosa, el funcionario dijo que agregó un retraso de tres meses en llegar a un acuerdo, empujando al país aún más atrás en la cola para el suministro limitado de su vacuna.

Los autores del artículo señalan que, además de su intento de obligar a los gobiernos a asumir los costos de cualquier acción legal presentada por asuntos que son claramente su propia responsabilidad, Pfizer ya tenía gran parte de su trabajo de investigación y desarrollo cubierto por fondos gubernamentales: su socio BioNTech recibió 445 millones de dólares del gobierno alemán y el gobierno estadounidense acordó reservar 100 millones de dosis por casi 2.000 millones de dólares antes de que la vacuna hubiera entrado incluso en ensayos de fase tres-- claramente una empresa rica en pago en todas las etapas.

Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América Aprueba Plan de Acción sobre COVID-19

En declaraciones a una reunión virtual del Sector Salud del Consejo Social de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América -- Tratado popular de comercio (ALBA-TCP) celebrada el 19 de enero, la Secretaria Ejecutiva, Sacha Llorenti de Bolivia, dijo que aunque instituciones internacionales como la OMS han advertido que sólo la solidaridad garantizará el éxito de la lucha contra el COVID-19, el sistema neoliberal ha estado tratando de enfrentar la pandemia siguiendo las reglas del mercado. [2]

Los resultados de esto se pueden ver con crudeza, dijo, con respecto a las vacunas que hasta ahora se han puesto a disposición a nivel internacional, con el 95% de ellas en manos de sólo diez países. Dijo que los países ricos estaban acumulando vacunas y preguntó: "¿Quién decide a dónde va la vacuna? Es el mercado el que está decidiendo. Quién paga más se vacuna antes. Los más ricos se vacunan primero. Aquellos que pueden permitírselo se vacunan". Con el mercado al mando, ni siquiera los más vulnerables, los trabajadores sanitarios, no pueden vacunarse primero.

En la reunión se aprobó un Plan de Acción Conjunto basado en principios de solidaridad internacional. Este Plan de Acción muestra lo que se puede lograr cuando la solidaridad internacional es el factor motivador. Uno de sus tablones clave es la institución de un transporte aéreo humanitario que utiliza la aerolínea nacional venezolana Conviasa para el traslado de vacunas, personal médico, medicamentos y suministros médicos para ayudar a los países miembros del ALBA-TCP en la lucha contra el COVID-19.

Otra decisión importante fue el establecimiento de un Fondo Humanitario para crear un Banco de Medicamentos y Vacunas para ayudar a mejorar el acceso a suministros médicos, pruebas rápidas y pruebas de PCR, destinados especialmente a ayudar a los miembros del ALBA-TCP en el Caribe Oriental. Una etapa inicial proporcionará un millón de dólares para ayudar a estos pequeños estados insulares a concluir negociaciones con empresas y terceros países para comprar vacunas. En una segunda etapa, se pondrá a disposición otro millón de dólares para que accedan a suministros médicos y pruebas diagnósticas.

Otras decisiones incluyen acuerdos para:

- Acelerar el intercambio de mejores prácticas para la lucha contra el COVID-19, en relación con las medidas y tratamientos implementados por los sistemas de salud de los países miembros.

- Fortalecer la participación de los países del ALBA-TCP en los procesos de negociación existentes para el desarrollo de un mecanismo más eficiente y eficaz para la compra conjunta de vacunas y medicamentos.

- Promover la búsqueda de mayores recursos financieros y humanos para la lucha contra la pandemia, así como la transferencia de tecnología y la difusión de información científica y técnica entre los países miembros.

- Fortalecer la coordinación entre Salud y Educación Superior para la gestión de programas de formación para profesionales en diversos ámbitos clínicos y de salud pública.

- Reforzar la capacidad de respuesta de los servicios hospitalarios mediante la rehabilitación de su infraestructura y la reorganización y ampliación de servicios vinculados al COVID-19.

- Avanzar en la cobertura universal e integral de los servicios de atención para casos de COVID-19, centrándose en la detección precoz, el diagnóstico rápido, el aislamiento inmediato y el tratamiento oportuno.

- Garantizar que los mecanismos de financiación y asignación de recursos lleven a cabo planes y proyectos relacionados con la pandemia bajo los principios de comercio justo, complementariedad, integración y solidaridad.

También se hizo hincapié en la necesidad de apoyar a la OMS para que los Estados miembros del ALBA-TCP tuvieran acceso equitativo a las vacunas, y en la elaboración de un inventario de laboratorios públicos y productores biológicos en América Latina y el Caribe con capacidades técnicas para la investigación y la producción de vacunas.

Notas

1. Madlen Davies, Rosa Furneaux, Iván Ruiz, Jill Langlois, "'Held to ransom': Pfizer exige a los gobiernos que apuesten con activos estatales para lograr un acuerdo sobre vacunas". Oficina de Periodismo de Investigación, 23 de febrero de 2021.

2. Los países miembros del ALBA-TCP son Antigua y Barbuda, Bolivia, Cuba, Dominica, Granada, Nicaragua, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas y Venezuela.