Derrumbe en Múzquiz: se pudo prevenir

Rocío Luna

Hasta este 6 de junio el Gobierno federal y el del Estado de Coahuila lamentaron la muerte de los mineros y afirmaron que continuarán trabajando hasta lograr el rescate de los cuatro trabajadores que aún se encuentran atrapados tras el accidente.

Esto ocurre luego de que el viernes al menos siete trabajadores de una mina de arrastre en Múzquis quedarán atrapados por el desbordamiento de agua en el interior.


Sumado a esto, el incumplimiento en los compromisos de indemnización hacia las familias de los mineros rescatados ha sido un problema al que las familias de los trabajadores se han enfrentado. Esto pese a que el sábado la titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde, se había comprometido a la indemnización de las familias afectadas.

El Congreso del Estado pidió que la Comisión Federal de Electricidad sancione a las minas que incumplen con las medidas de seguridad para salvaguardar la vida de los mineros y evitar la repetición histórica de este tipo de desastres. Ya que desde el pasado 23 de octubre de 2020, la organización civil Familia Pasta de Conchos informó mediante una misiva al director de la CFE, Manuel Barttlet Díaz, que la mina de arrastre en la que ocurrió este penoso accidente no contaba con las condiciones de seguridad necesarias para operar.

Lo que sabemos es que las autoridades y habitantes de la Región Carbonífera, que abarca y comprende los municipios de Múzquiz, San Juan de Sabinas, Sabinas, Juárez y Progreso, han basado su economía en la extracción de carbón de “Villa”, yacimientos que fueron descubiertos casi a finales del siglo XIX.

Con la extracción del carbón llegó un auge económico de grandes proporciones, que atrajo a gente de todo el país y también del extranjero. Todos deseosos de obtener un salario para sostener decorosamente a sus familias.

Sin embargo, las minas cobran muy caro la riqueza que se extrae del subsuelo y por ello las tragedias mineras en las que han perdido la vida cientos de trabajadores se siguen registrando, ante la indiferencia de muchos y el dolor de los familiares.

Las medidas de seguridad son sinónimo de corrupción, porque al menos en la tragedia de la mina “La Morita” (accidente a causa de los gases que emanan de la extracción de carbón) había voces de alerta desde días antes al igual que en otras tragedias, sin embargo, nadie hizo caso en su momento o no quisieron poner atención a lo que se veía venir. Y lo mismo ha sucedido en cada desgracia e incluso en la más reciente, en donde familiares de las víctimas aseguran haber reportado a alguna autoridad las negligencias y malas condiciones de trabajo que existen; sin embargo, puede más la necesidad y el hambre de la gente, prefiriendo trabajar así.

Mientras los concesionarios siguen lucrando con la vida de las personas y las autoridades correspondientes no hagan nada, y solamente aparecen a la hora de los accidentes, seguirán sucediendo tragedias causadas por la negligencia de empresarios y autoridades locales, estatales, pero sobre todo federales.

Tan solo una muestra de corrupción es este caso donde la candidata del Movimiento de Regeneración Nacional, Morena, a la alcaldía de Múzquiz, Tania Vanessa Flores Guerra, es la real propietaria del Pozo Carbonero Micaran, complejo minero que se colapsó al inundarse al mediodía del viernes 4 de junio, quedando 7 mineros atrapados sin que hayan sido rescatados.

De acuerdo con datos, la política usa prestanombres para operar diversas mineras que le den suficiente carbón para la venta directa a la Comisión Federal de Electricidad.

Su militancia en Morena le ha permitido una serie de privilegios en sus negocios carboneros, ya que mientras mineros de la Región Carbonífera sufren la falta de compra de carbón por parte de la Comisión Federal de Electricidad, CFE, La Empresa de Clase Mundial asignó directamente a la Minera Don Chilo, matriz del complejo Flores Guerra la compra sin licitación de millones de toneladas de carbón para Minera Carbonífera Río Escondido.

Ahora bien, se conoce muy bien que la actividad minera es una de las más riesgosas, en la que los bajos salarios y las precarias condiciones laborales prevalecen en la mayor parte del orbe y en la que México no es la excepción.

En conclusión, la corrupción, negligencia y el abuso a los trabajadores son pieza clave para que ocurrieran, y ocurran las tragedias que sufren los mineros en nuestro país y seguramente en el mundo.

TRAGEDIAS EN COAHUILA

-En 1889, en la Mina 6, El Hondo, primer registro documentado de un siniestro en minas de carbón en el estado murieron sin ser rescatados 300 mineros.

-En 1902, en la Mina 6, El Hondo, mueren 135 mineros.

-1907: Mina 1, Esperanzas, mueren 16 mineros.

-1907: Mina Tiro Nacional, mueren 5 mineros.

-1908: Mina 3, Rosita, mueren 200.

-1908: Mina 2, Palaú, mueren 100 mineros.

-1910: Mina 2, Esperanzas, mueren 300 mineros.

-1921: Mina 6, Rosita, mueren 6 mineros.

-1925: Mina 4, Palaú, mueren 41 mineros.

-1934: Mina 6, Rosita, mueren 57 mineros.

-1936: Mina 6, Rosita, mueren 36 mineros.

-1938: Mina 6, Rosita, mueren 3 mineros.

-1939: Mina 5, Palaú, mueren 67 mineros.

-1939: Mina 6, Rosita, mueren 7 mineros.

-1942: Mina 6, Rosita, en dos siniestros mueren 4 mineros.

-1948: Mina 6, Rosita, muere 1 minero.

-1953: Mina 6, Rosita, mueren 10 mineros.

-1968, Mina Guadalupe 2 de Barroterán, mueren 2 mineros.

-1969: Mina Guadalupe 2 y 3 de Barroterán, mueren 153 mineros.

-1973: Mina Don Evaristo, mueren 6 mineros.

-1976: Mina 6, Rosita, mueren 2.

-1976: Mina Sabinas, mueren 7 mineros.

-1979 Pocitos de Agujita, mueren 10 mineros.

-1980: Mina El Mezquite, muerte 4 mineros.

-1988: Mina 4 y medio, mueren 37 mineros.

-2001 La Morita, mueren 12 mineros.

-2002 La Espuelita, mueren 13 mineros.

-2006: Pasta de Conchos, mueren 63 mineros.

-2011: La Esmeralda, mueren 4 mineros.

-2012: Progreso, mueren 6 mineros y un sobreviviente.

-2014: Mina IV, muere un minero.

-2017: Barroterán, 5 mineros heridos y dos atrapados.

-2021: Mina Micaram, Múzquiz, 7 mineros atrapados.