EL 17 DE ABRIL DE 1995 MUERE BENITA GALEANA MUJER DE LUCHA

Valentina Galeana


Un 17 de abril de 1995 falleció Benita Galeana, luchadora social. Sin saber leer se convirtió en una gran oradora y se educó en la lucha política. En 1927, ingresó al partido comunista, fue precursora del feminismo socialista en el país participó en la creación y coordinación del frente único Pro derechos de la mujer en 1935. En 1958, se unió a la lucha de los ferrocarrileros y participó en la guerrilla al lado de Lucio Cabañas y Genaro Vázquez. Por su activismo político fue detenida en 58 ocasiones.

Una mujer memorable es Benita Galeana nació el 10 de septiembre de 1903, en San Jerónimo Guerrero, fue hija de un agricultor acomodado Genaro Galeana al quedar huérfana de padre y madre, se fue a vivir con su hermana mayor de nombre Camila, sufrió maltratos obligada a trabajar desde muy pequeña no asistió a la escuela. También sufrió maltrato por parte de su cuñado quien valientemente se defendió con un machete cortándole dos dedos. Benita huye temerosa con otra hermana a Acapulco, que tampoco le fue bien los maltratos seguían su meta de Benita llegar a la Ciudad de México.

Como única opción fue casarse con un escribano de nombre Salvador Solano, a quien no amaba y cinco meses después del casamiento quedó embarazada de su hija Lilia, que moriría de 27 años Benita se separó de Salvador, dando a luz en casa de unos amigos en los próximos meses regresó a San Gerónimo para poder sobrevivir vendía comida en la calle, sin embargo, enfermo su hijita y al no contar con recursos económicos se fue a vivir con un coronel quien pagó las curaciones. En cuanto pudo se separó del coronel por la situación económica, se casó con un mezcalero quien la trataba bien, pero sin estar a gusto con la pequeña, sin embargo, Benita con otras aspiraciones se separa del mezcalero y emprende el viaje a la ciudad de México en 1925 o 1926.

Benita llega a la capital con 23 años de edad una joven linda, enérgica, vital y conoce un militante del partido comunista Manuel Rodríguez, de inmediato se incorporó a la acción identificándose con la lucha social de ese partido. En 1927 fue aceptada como militante del partido comunista mexicano, el partido, entusiasmado por el triunfo del socialismo en la unión Soviética, veía la revolución socialista a la vuelta de la esquina y estaba en constante actividad

Benita sufrió opresión y pobreza por lo que, quería que terminara en México, y el mundo Benita no sabía leer se educó en las pláticas, y discursos en los mítines acciones, cumpliendo 29 años, aprendió a leer, convirtiéndose en una gran oradora, llamándola la muchacha de las trenzas, participó en las campañas de solidaridad con los obreros italianos Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti quien siendo inocentes fueron condenados a muerte en 1927, por los tribunales de Estados Unidos por ser anarquistas y organizadores de movimiento obrero, también tuvo mucha repercusión, y genero gran apoyo la heroica lucha de Augusto Cesar Sandino en Nicaragua que había sido invadida por los marines de Estados Unidos Sandino logró que los invasores gringos desocuparan el país.

A Benita le entusiasmaba el movimiento, sin embargo, necesitaba ingresos para poder regresar por su hija que se encontraba en Acapulco con su abuela por lo tanto trabajó en el cabaret el viejo jalisco logrando traerse a su hija Lilia.


Por sus actividades políticas fue detenida en 58 ocasiones golpeada decenas de veces dejando huellas profundas en su cuerpo una de ellas en la columna vertebral durante años uso diariamente un corsé de madera y otra en el brazo, por un bayonetazo, así de salvaje era la represión en contra de los comunistas.

En su lucha cotidiana, levantaban las demandas inmediatas de la clase obrera como el establecimiento efectivo de la jornada de ocho horas de trabajo, que contarán con el seguro social, el derecho de organizarse en sindicatos, la libertad de expresión y de manifestarse. Benita participó en los grandes movimientos huelguísticos de la época, al mismo tiempo planteaban que la solución definitiva para la liberación social y nacional era el socialismo, el partido era muy pequeño, pero su enorme valor y potencia no residía en la cantidad de militantes, si no en su calidad.

Conoció e hizo amistad con compañeros, hoy muy conocidos: José Revueltas, Juan de la Cabada, David Alfaro Siqueiros, Diego Rivera, y muchos otros comunistas de la época, por el año de 1931 terminó separándose de Manuel con nuevas ideas que tenía sobre los derechos básicos y los de su género, conociendo sobre comunistas como Clara Zetkin, Rosa Luxemburgo que eran pioneras en la lucha por los derechos de la mujer, como toda una pionera del movimiento de mujeres por el derecho al descanso materno, a la igualdad laboral, en el partido milito al lado de Tina Modotti, Adelina Zendejas, Frida Kahlo, con ellas formó el frente único Pro derechos de la mujer.

En 1928, el partido siguió la línea “clase contra clase” enfrentándose al gobierno del PNR por lo tanto la persecución fue más intensa, en 1930, el gobierno de Portes Gil rompió con la unión soviética y el partido pasó a la clandestinidad fueron momentos de gran peligro para Benita repartía el periódico “EL MACHETE”.

Benita narraba que a falta de oficinas y para eludir a la policía su célula del partido realizaban sus reuniones en parques y plazas sin embargo, la policía los detectaba y perseguía a los comunistas en una ocasión fueron aprehendidos Jose Revueltas y Benita, así Benita aprendió a utilizar la cárcel para seguir combatiendo al sistema, organizando huelgas de hambre dirigía las voces de las mujeres para cantar la internacional.

Dentro del partido también vivió injusticias y actitudes elitistas. En 1934 llego a la presidencia Lázaro Cárdenas del Rio con una política progresista y nacionalista expropio a los terratenientes nacionalizo el petróleo, le dio amplia libertad a la clase obrera, en esos años se conformaron sindicatos nacionales, el partido comunista se alió al cardenismo.

Posteriormente conoció dentro del partido a Mario Gill quien fue director del periódico la república con quien convivió y se mantuvieron unidos por sus ideales comunes, que en esos tiempos comenzaría a hacer apuntes y a recopilar las anécdotas vividas.

En honor a su vida de lucha en noviembre de 1988 recibió un justo reconocimiento público diversas organizaciones de mujeres adoptaron el nombre de la luchadora social coordinadora de mujeres BENITA GALEANA.

Benita siguió activa hasta su muerte, unos días antes presentó el libro “la vida y la lucha de Emiliano Zapata” de Pablo Moctezuma con gran emoción se comparó a sí misma con Zapata.

La inolvidable Benita Galeana murió, pero su vida y ejemplo resuenan cada vez que una mujer defiende sus derechos económicos, políticos, reproductivos, su libertad de expresión oponiéndose siempre a la injusticia.


BENITA VIVE LA LUCHA SIGUE.