• Mexteki

El crimen está en las armas nucleares de destrucción masiva, no en oponerse a ellas.

Hablan los activistas de armas antinucleares que han sido condenados.



Marjorie Cohn

Publicado en VOR




Los siete activistas pacifistas católicos por la paz que fueron condenados el 24 de octubre por su protesta simbólica contra las armas nucleares en la Base Naval de Kings en Georgia enfrentan ahora una espera de dos o tres meses para conocer cuál será su sentencia en prisión. Pudieran ser hasta de 20 años de cárcel.


“Nuestras propias vidas son inciertas dependiendo de la duración de las penas de prisión,” dice la acusada Martha Hennessy “Pero nos alegra el hecho de que ahora hay mayor escrutinio público sobre los objetivos de la Base Naval Kings en el sur de Georgia.”

La Base Naval Kings es el hogar de submarinos armados nucleares con dos docenas de misiles balísticos Trident D5, cada uno de los cuales son 30 veces más poderosos que la bomba atómica de los Estados Unidos que lanzó contra Hiroshima en 1945. Los siete activistas pacíficos Martha Hennessy, Mark Colville, Clare Grady, sacerdote jesuita. Stephen Kelly, Patrick O’Neill, Carmen Trotta y Elizabeth McAlister, que son conocidos colectivamente como Los Siete Arados de la Bahía King – fueron condenados por el Jurado federal de Georgia por conspiración, destrucción de la propiedad en una estación naval, depredación de la propiedad gubernamental, y el pecado de entrar a la base el 4 de abril de 1918.

Llegaron a la base con martillos, biberones que contenían su propia sangre, cinta de la escena del crimen, una copia del libro de Daniel Ellsberg, The Doomsday Machine: Confesiones de un planificador de guerra nuclear, y una acusación que señaló al gobierno de Estados Unidos de crímenes contra la paz.


Cortaron una cerca y entraron a la base sin ser detectados. Utilizaron los martillos para desfigurar un monumento al Tridente, vertieron su sangre y dejaron un cartel que decía:

"La lógica definitiva del tridente es el omnicidio" (extinción de la especie humana). Fueron a tres sitios diferentes en la base, incluyendo a búnker de almacenamiento de armas nucleares donde dañaron estatuas y vertieron su sangre en varias estructuras. [...]

Frente a un jurado sin opiniones sobre riesgos nucleares


El Jurado que condenó a los activistas “Siete Arados de la Bahía Kings” se reconocieron a sí mismos como apáticos sobre los riesgos que representan para la humanidad las armas nucleares, y por otro lado el juez y la fiscalía trabajaron juntos para evitar que los acusados compartiesen información o argumentos que llevaran a aumentar la conciencia del jurado sobre el tema.


Sam Husseini, director de comunicaciones del Instituto para la Exactitud Pública, una organización sin fines de lucro, asistió al juicio de tres días. "Era un tribunal sutil pero insidiosamente controlado con el juez y la fiscalía trabajando mano a mano", informó Husseini. “A los acusados se les permitió hablar sobre sus creencias religiosas y hasta cierto punto cómo se relacionan con las armas nucleares. Pero todo se presentó como testimonio subjetivo y experto sobre el derecho internacional, y se excluyeron la justificación y la necesidad de medidas urgentes ".


“A los acusados, quienes dijeron que estaban siguiendo la orden del profeta bíblico Isaías de "convertir las espadas en rejas de arado", se les negó el derecho a presentar la defensa de la necesidad, lo que le permite a uno cometer un delito para evitar un daño mayor. También se les negó el derecho a discutir la Ley de Restauración de la Libertad Religiosa, que "asegura que los intereses en la libertad religiosa estén protegidos". Por lo tanto, se limitaron a su propio testimonio sobre sus motivaciones subjetivas para sus actos.


“A los acusados se les permitió discutir brevemente sus objeciones morales a las armas nucleares, pero fueron cortados rápidamente. No se permitieron pruebas ni testimonios externos”, dijo el abogado defensor Bill Quigley.


Husseini agregó: “La manera en que el juez permitió que se presentara el caso no dejó en claro que la casa estaba en llamas, o incluso que había una casa. La realidad de las armas nucleares, la amenaza que representan, y ciertamente su ilegalidad, no fueron comunicadas objetivamente” al jurado.


El acusado Patrick O'Neill dijo: “Cuando la jueza Lisa Wood preguntó a todo el jurado: '¿Alguno de ustedes tiene una opinión firme sobre las armas nucleares, a favor o en contra? ¿Levantarían la mano?' De 73 personas, ninguna levantó una mano ". [...]

Suscríbete a nuestro boletín

  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com