Suscríbete a nuestro boletín

  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com

  • Mexteki

El Pueblo Británico Rechaza la Guerra y el Imperialismo

Las manifestaciones masivas se oponen firmemente a Trump

Voice of Revolution. Septiembre de 2019

Hubo oposición de principio a final a la visita Estatal del presidente de EU Donald Trump a Gran Bretaña este verano.



No solo no se le invitó al presidente de EU a dirigirse al Parlamento, sino que gente de todos los lados del país tomó postura para decir que la visita estatal no era en su nombre. El punto que Trump no es bienvenido en Gran Bretaña quedó claro, el año pasado cuando 250,000 personas tomaron parte en una manifestación masiva en el centro de Londres. Ese espíritu se repitió en 2019. Tanto en el gran carnaval de Resistencia en Trafalgar Square que atrajo a 75,000 que se abarrotaron en el Whitehall, como en las manifestaciones desarrolladas en muchos pueblos y ciudades, así como la postura del pueblo en Portsmouth cuando Trump se unió a los representantes del Estado Británico en la conmemoración del D-Day, fue evidente que la gente hablaba en su propio nombre, demostrándole a algún comentarista secundario que a Donald Trump se le oponía y despreciaba.

Las manifestaciones que se reunieron en Trafalgar Square, se enfocaron en los eventos convocados por Unidos Contra Trump, reuniendo a grupos de campaña y sindicatos como el de la Campaña de Desarme Nuclear y Paren las Guerras de Coalición, Une la Unión y UNISON. Con gran entusiasmo decenas de miles marcharon por Whitehall y por Downing Street que es lo que las autoridades permitieron. Era tan densa la multitud que casi no se podía mover, y mientras progresaba el mitin continuaban llegando ríos de gente.

De hecho el tema de las pláticas de Trump con el gobierno británico fueron confrontadas con firmeza por una gran variedad de mantas y carteles y de consignas que resonaron en las manifestaciones, y en los sectores de Trafalgar Square, que defendieron los derechos de los pueblos, mostrando que el pueblo es en verdad capaz de establecer su propia agenda.

Tanto el gobierno británico como la administración de Trump son gobiernos pro guerra. No solo es eso, sino que el tema del día 6 de junio D-Day, muestra el heroísmo y la lucha de los pueblos por la paz en contra de la más vil reacción que eran los principales responsables de la guerra y agresión. Es claro que los pueblos deben construir sus propias instituciones nacionales e internacionales con ese fin.

El llamado urgente por un gobierno anti-guerra, que manifestaron activistas del Partido Revolucionario Comunista de Gran Bretaña (marxista-leninista) (RCPB(ML) por sus siglas en inglés y otros activistas contra la guerra, llamaron a que el tema de unirse contra Trump se convierta en una tarea para el presente en orden de salvaguardar el futuro, que llene las aspiraciones del pueblo, en oposición a las aspiraciones de Trump.

Una de las demandas centrales fue que Trump y las multinacionales de EU mantengan sus manos fuera del Servicio Nacional de Salud (NHS por sus siglas en inglés) Trump declare en su conferencia de prensa con la Primera Ministra Theresa May que en cualquier negociación comercial entre EU y Gran Bretaña el NHS “estaría en la mesa”, junto a todo lo demás, antes de retroceder en una ocasión posterior. Pero el gato estaba fuera de la bolsa. Aún antes de esto el Congreso de Sindicatos estaban insistiendo claramente en un punto, “Nuestro NHS no está en venta!”

En su discurso al mitin en Whitehall, la Secretaria General de TUC Francés O´Grady declare con determinación: “Las grandes corporaciones farmacéuticas no pueden esperar hasta que tengan en sus ambiciosas manos nuestro NHS. Y Trump va a respaldar a esas corporaciones todo el tiempo. Nosotros nunca debemos aceptar el Sistema tipo Americano en el que a la gente sencilla le hacen trampa con el Sistema de salud para que los ejecutivos súper ricos acumulen billones. Así que vamos a mandar un mensaje claro al presidente Trump y a quien termine como primer ministro en Downing Street en unas pocas semanas. Nuestro NHS no está en venta.”

Frances O’Grady continuó diciendo: “No debemos colocar una alfombra roja a un hombre que de manera deliberada provoca miedo y prejuicios. Quien toma el partido de los blancos supremacistas, neo fascistas y misóginos. Quien destroza familias y encierra niños en jaulas.”

Hubo otros muchos oradores, incluyendo de la juventud, quien habló de su futuro y la necesidad de oponerse la irresponsabilidad con respecto al cambio climático de gente de la calaña de Trump y May. Mark Serwotka del sindicato de Servicios Públicos y Comerciales defendió apasionadamente el NHS of the Public and Commercial Services Unión y del personal que viene de tantas partes del mundo y a quienes tanto debe el NHS. Los oradores representan el compromiso y responsabilidad de tantos sectores del pueblo que se opone a las posturas de Donald Trump.

En el clímax del mitin el líder del Partido Laborista Jeremy Corbyn habló, acorde con el sentimiento generalizado de todos los presentes. Su tema verso en la indignante negatividad y el pésimo historial de Donald Trump y sus características. Su racismo, misoginia, belicismo y demás, aunque Corbyn no mencionó la agenda que sigue el régimen de Trump.

“Porque el racismo divide, la explotación de las minorías divide, provoca odios, rechazo, desprecio, y un espacio horrible para que los individuos puedan vivir”, Jeremy Corbyn dijo. “Cuando tú has creado ese sentimiento de odio, eso destruye la auto estima de la gente a causa de esa forma de racismo, tú no has construido una casa, una escuela, capacitado una enfermera, defendido la naturaleza, (tú has) solo creado un más grande sentimiento de odio y todo el odio que conlleva”.

Pero lo que despertó las porras de la masa de seres humanos ahí reunidos para oponerse a ésta agenda fue el llamado para que los pueblos mismos afirmen sus derechos para trabajar unidos por un mundo mejor. “Piensen por favor acerca de un mundo que tiene como objetivo la paz y el desarme, que derrota racismo y misoginia.” Dijo antes de terminar su discurso con un exhorto a todos a unirse para crear ese mundo.

La manifestación estaba decidida a cumplir su plan de marchar al Parliament Square, a pesar de que las autoridades habían bloqueado el camino de ahí desde Downing Street, entonces decidieron caminar hacia el Parlamento por la vía del terraplén. Aquí tuvo lugar otro mitin militante, a pesar de los frecuentes aguaceros, y el espacio más abierto dio oportunidad para desarrollar muchas pláticas, incluyendo con jóvenes provenientes de EU que estaban firmes en desconocer a Trump como su representante. Esta manifestación de gente de todo tipo, con una multitud de mantas creativas, dejó claro el punto de que Trump no era bienvenido, y que la gente debe tener su agenda propia y construir el movimiento para su empoderamiento. Los cientos de copias de la declaración de RCPB (ML) que fueron distribuidos fueron muy bien recibidos y leídos seriamente.

Las conmemoraciones del Día-D

Al día siguiente, junio 5, una concentración muy significativa tuvo lugar en Portsmouth para oponerse a Trump y a su presencia en las conmemoraciones del Día-D. Las autoridades llegaron al extreme de construir un muro para bloquear la presencia de la gente sencilla que quería participar en las actividades del Aniversario 75.Y los que querían participar en las protestas contra Trump y levantar la demanda de la necesidad de un gobierno anti-guerra, mucha gente rindió homenaje en el cenotafio con un minute de silencio en honor de los veteranos del Día-D.

Las movilizaciones en Gran Bretaña dicen: No en nuestro nombre a Trump y al Gobierno Británico.

La organización Juntos Contra Trump movilizó la más grande protesta contra la visita oficial de Estado de Donald Trump a Gran Bretaña del 3 al 5 de junio. Juntos Contra Trump desarrollo una protesta nacional el 4 de junio a partir de las 11 de la mañana, reuniéndose en Trafalgar Square para iniciar una marcha. Hubo también numerosas protestas desde el mismo día que Trump llegó a la visita. Trump va a viajar a Francia el 6 de junio para el 75 aniversario del desembarco del Día-D

Workers’ Weekly y otros periódicos nacionales reportan que la oposición a la visita de Trump ha sido más grande en magnitud que la de Julio de 2018 cuando el presidente de EU evito llegar a Londres. “La oposición está dirigida no solo al belicismo y conducta anti humana que son sinónimos a la presidencia de Trump. También está dirigida contra el gobierno británico y a la Reina como Jefa de Estado, quien fue el que lo invite. Es por eso que el pueblo está declarando No en Nuestro Nombre!

“Enfréntate a Trump es el slogan que el movimiento anti guerra está organizando. Dice el Workers’ Weekly “Se está enfatizando que son las fuerzas del pueblo, el poder humano, el que debe mantener a raya al Imperialismo de EU y sus corifeos. No solo eso, pero el pueblo tiene su propia agenda. Es la de defender todo lo que lleve a la paz y en contra de la agresión. Es luchar por un gobierno anti guerra, con un perfil democrático consistente con el factor humano, y para asegurar el fin de toda agresión y por el establecimiento de relaciones pacíficas entre los pueblos”:

“Al tiempo que la presidencia de Trump escala sus agresiones contra Irán, e intenta imponer el cambio de régimen en Venezuela y sanciones ilegales contra regímenes progresistas, es cada vez más urgente el imperativo de tomar postura contra los crímenes contra la paz, “

Workers’ Weekly declara. “Va a prevalecer la defensa de los pueblos del mundo por la paz, al tiempo que los pueblos luchan por su empoderamiento. Este es prioritariamente en lo que se enfoca la agenda de los pueblos”

Otra demanda importante del movimiento popular en este contexto es el eliminar todas las bases militares de EU/OTAN de Gran Bretaña. Escribe el Workers’ Weekly los pueblos de Gran Bretaña no pueden tener tales bases que son de agresión, de dominación imperialista y “poder duro” en su territorio. Ellos buscan trabajar por la paz y por terminar con la doctrina Anglo/ Estadounidense del caos, “controlado” u de otra manera. Más aun aplicando su “poder duro”, tanto Gran Bretaña como en EU el Secretario del Exterior Jeremy Hunt ha declarado que intensificar este “poder duro” es uno de los tres pilares de la visión del gobierno de una futuro Gran Bretaña. Como Trump, él ha insistido en incrementar el gasto militar, y se ha comprometido a hacer lo mismo, alabando el poder militar de “nuestro gran aliado” los EU y su “dominación incuestionable”.

Esto, en sí mismo, no puede dejar de cuestionarse. Es cierto que cuando la Gran Bretaña sea el anfitrión en diciembre de la reunión del 70 aniversario de la OTAN, se va a manifestar la oposición a ésta institución que instiga a la guerra, cuya existencia no puede ser justificada. Ciertamente hay oposición a la OTAN entre otras razones por su intento de imponer el “poder duro” de EU tanto en Europa como globalmente.”

“Así como en los Estados Unidos, donde las fuerzas populares están tomando postura contra la dirección que toma EU, también en Gran Bretaña están diciendo No a los crímenes contra la humanidad, y en particular están afirmando que cualquier “relación especial” con el Estados Unidos de Trump no se realiza en su nombre. Más bien, están diciendo que la lucha por sus derechos y por los derechos de todos debe prevalecer contra los esfuerzos de las élites gobernantes tanto en Gran Bretaña como en EU para pisotear esos derechos.

“Esto es crucial, porque todos los intentos de culpar a sectores del pueblo por lo que es responsabilidad de los que buscan imponer la agenda neoliberal globalmente y crear el caos deben ser rechazados. Es precisamente esta agenda y los que son responsables de impulsarla los que están generando la anarquía y la violencia. En este aspecto, y en este contexto de defender los derechos de todos, que la gente está rechazando que los ataques contra los derechos de migrantes, los refugiados, los que buscan asilo y el pueblo trabajador. No son en su nombre.

Es claro que este merodeador global de las elites gobernantes que representan los oligopolios y la explotación de los pueblos y los recursos materiales globalmente, así como también el “cambio de régimen” y sus actividades destructoras contra lo que ellos no pueden controlar, eso es lo que está creando la crisis de las personas desplazadas, el trafico humano y la reserve internacional del ejercito de mano de obra barata.

“Como parte de la oposición a la visita de Estado de Trump, el movimiento anti guerra y el movimiento popular se están oponiendo a las guerras injustas y las intervenciones de las grandes potencias y la interferencia que va de la mano con la destrucción de la nación que genera la situación que no pueden separarse en la que las personas buscan una vida mejor demandando asilo y huyendo del conflicto.

Ultimadamente, la demanda es que toda esa gente, como parte integral de la clase obrera internacional, debe ser empoderada para ser capaces de controlar sus propias vidas y de encontrar la estabilidad. El movimiento está bien consciente de las posturas del pueblo trabajador en el mismo Estados Unidos los que no van a aceptar los ataques de Trump a los derechos de todos.”

A desarrollar el Movimiento contra la Guerra y por un Gobierno Anti –Guerra!

Todos vamos a Construir la Oposición a Trump!