EL TRATADO DE CANADÁ, ESTADOS UNIDOS Y MÉXICO

SE FORTALECE EL FÉRREO CONTROL DE LA OLIGARQUÍA FINANCIERA SOBRE NORTEAMÉRICA. *(TEXTO COMPLETO)


*El tratado en México lleva las siglas T-MEC, en Estados Unidos USMCA, y en Canadá CUSMA

Representantes de los gobiernos de Canadá, México y los Estados Unidos firmaron el nuevo tratado revisado de libre comercio de Norte América conocido como el CUSMA (Tratado de Canadá-EU y México) en la Ciudad de México el 10 de diciembre. Una facción de la oligarquía financiera, representada políticamente por el partido demócrata en EU se rehusó a ratificar el primer tratado firmado en noviembre de 2018 porque el presidente Trump lo hizo ver como su victoria personal. El actual CUSMA realizó pequeños cambios al primero y los demócratas anunciaron en el congreso su apoyo al tratado como una victoria sobre Donald Trump, y al mismo tiempo exactamente, el mismo día del 10 de diciembre, presentaron los artículos de la defenestración (Impeachment) del presidente de EU en la Cámara de Representantes por “altos crímenes y delitos menores.”



El uso del CUSMA como arma en la profundización de la guerra civil entre diversas facciones de la oligarquía financiera muestra como Canadá y México están siendo arrastrados a la pelea política interna de EU a través de su integración dentro de la fortaleza de Norteamérica. El expresidente Obama dejó esto muy claro al haber intervenido directamente en las recientes elecciones federales de Canadá con su ruidoso y público apoyo a Trudeau. El presidente Trump, con evidente desprecio, más tarde denunció a Canadá como "ligeramente delincuente" en sus gastos de defensa y Trudeau como "de dos caras".

CUSMA confirma políticamente la dominación de la oligarquía financiera y sus empresas privadas sobre las tres economías de Norteamérica y la negación de su soberanía nacional. CUSMA hace oficial el control de la oligarquía financiera sobre la fortaleza de Norteamérica como su base para luchar por la hegemonía sobre el mundo entero.

Los canadienses deberían preguntarse a sí mismos cuales problemas les resuelve el CUSMA. El tratado bloquea a la gente de tomar acción para resolver problemas ya que se imponen en cualquier sector, región o país soberano. De hecho, el CUSMA prohíbe al pueblo el plantear cualquier problema en la economía, tampoco en lo social o político que puede infringir el derecho de la oligarquía financiera a alcanzar las máximas ganancias privadas.

El presidente de EU usa la “seguridad nacional” para imponer tarifas sobre Canadá y México contrarios a los arreglos actuales, cuando esto le conviene a la oligarquía financiera. Los EU consideran que su derecho a atacar a la madera de coníferas canadiense, el acero y el aluminio, etc., tiene que aceptarse calladamente. El derecho sacrosanto de la oligarquía financiera a cerrar fábricas como la planta de General Motors en Oshawa, y tiendas como RONA y Sears, así como a destruir sectores enteros de la economía se consagran tanto en el viejo como en el nuevo Tratado de Libre Comercio y que ha sido implementado en la práctica. Este y el CUSMA revelan una situación en la que la anarquía y la violencia prevalece e “impone el derecho de la fuerza” es el dictado prevaleciente, en el que aquellos que tienen el control sobre la riqueza social y de todos los aspectos en la vida mandan y el pueblo debe obedecer.

CUSMA da otro paso en la integración de Canadá y México en la Fortaleza Norteamericana bajo el mando de la oligarquía financiera y de las agencias militares, de inteligencia y del departamento de Seguridad Interna de EU.

El entusiasmo por el CUSMA, y la promoción de ciertas figuras políticas asociadas con el tratado, revela las preocupaciones y las reglas de la oligarquía financiera, están en oposición a la agenda, preocupaciones, las reglas de los pueblos de Norteamérica y sus deseos de renovación democrática y empoderamiento. Las reglas, visión del mundo y objetivos de la oligarquía financiera se les imponen a los pueblos con la fuerza de repetirlo constantemente y excluyendo cualquier alternativa. De cara al entusiasmo que promueven los medios y sus políticos que representan los partidos-cartel, los pueblos tienen que fortalecer sus políticas independientes, su organización, pensamiento, agenda y medios de comunicación.

El pueblo no decidió tener el CUSMA y la fortaleza de Norteamérica, ese es el problema. La oligarquía financiera despoja al pueblo de su derecho a decidir y controlar los asuntos y de tomar acción para resolver los problemas tal como ellos mismos lo desean. Si no tienen control, las naciones son despojadas de su soberanía y se enredan en la pelea de perros por la dominación mundial de la de la oligarquía financiera.

CUSMA representa la negación del derecho del pueblo a decidir y debe ser profundamente denunciado y debemos oponernos.

¡Hay que organizar la Renovación Democrática y el Empoderamiento del Pueblo para Afirmar su Derecho a Decidir! ¡Todos vamos a construir lo nuevo!

CARACTERÍSTICAS DESTACADAS Y DISCUSIÓN DE LA PROPUESTA DE ACUERDO CANADÁ-ESTADOS UNIDOS-MÉXICO.

El Tratado Canadá-EU-México (CUSMA) que va a suplantar el actual Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) fue firmado por representantes de los tres gobiernos el 30 de noviembre de 2018 y fue firmado otra vez el 10 de diciembre de 2019 luego de incluir algunos cambios. Los gobiernos de los tres países deben aprobar oficialmente el CUSMA para legislarlo y que se lleve a efecto. Mientras tanto el TLCAN sigue en efecto. El TLCAN se firmó en 1992 por los líderes de Estados Unidos, México y Canadá y entró en efecto el 1 de enero de 1994.

El TLCAN se usó con fines propagandísticos para impulsar la ofensiva antisocial, la meta según el discurso oficial era el que garantizaría en cada país las mejores tarifas en ciertos bienes – y arreglos que llamaron estatus de nación más favorecida, elimina las barreras comerciales y facilita el comercio de bienes y servicios, promover la competencia justa, incrementar las oportunidades de inversión y en última instancia establecer un marco para la cooperación futura entre los tres países.

Pero en realidad, lo que aceleró fue una tendencia que ya era evidente: la integración de las economías de Norteamérica en una Fortaleza bajo el control y la dirección de las facciones más dominantes de la oligarquía financiera que gobierna sus corporaciones y carteles. El control de la oligarquía gobernante es tan extensa que han politizado sus intereses privados y los han integrado con ellos dentro del gobierno y el estado. Las regulaciones, restricciones de las operaciones e inversiones de la gran empresa ha sido removida, reducida, ignorada o programada para su eliminación.

Esto significa que el poder del gobierno consiste principalmente en canalizar la riqueza social colectada públicamente a varias facciones de la oligarquía financiera, restringiendo la acción de la clase obrera en defensa de sus intereses, usando los intereses combinados militares, así como, los recursos naturales, humanos y la riqueza social producida de la Fortaleza Norteamericana en acciones de guerra y otras para mantener su hegemonía sobre el mundo entero.

El poder directo de la oligarquía financiera sobre los asuntos, económicos, militares, políticos y sociales de Norteamérica y su lucha por la hegemonía global alineado con los imperialistas de EU conduce los cambios en el TLCAN para crear el nuevo Tratado CUSMA. La Organización Mundial del Comercio (OMC) y su disputa por los mecanismos de resolución, por ejemplo, están también siendo reemplazados, porque le pone trabas a la capacidad de los imperialistas de EU a hacer lo que les plazca. Del mismo modo, los principios de las relaciones internacionales para defender la paz que las Naciones Unidas deben incorporar y defender se han visto sistemáticamente menoscabados.

Los intereses privados de la oligarquía financiera politizados significan anarquía y violencia a escala global sin una ley empresarial internacional que evite que se destruyan los competidores o se maten los unos a los otros. De alguna manera, los intereses privados politizados reflejan la falta de ley del salvaje oeste a escala global. La arbitrariedad de los intereses privados politizados se puede reflejar en el presidente Trump aplicando aranceles y armas para ganar ventaja sobre China y otros competidores identificados y hostiles, e imponiendo sanciones y boicots contra cualquier país que no se someta al dominio de EU.

Los aranceles a la madera blanda que atacan la producción y las ventas canadienses en los Estados Unidos son solo un ejemplo. Los aranceles se consideran una ventaja para los intereses privados de los grandes productores de madera blanda, ya que los precios minoristas han aumentado exponencialmente. Los cinco mayores productores de madera blanda canadiense se han beneficiado de los precios más altos, han cerrado fábricas en Canadá y han invertido mucho en los Estados Unidos y Europa.

Sin embargo, las condiciones ya no existen para acuerdos como CUSMA y organismos como la OMC para dar orden o resolver contradicciones. La anarquía y la violencia en las relaciones internacionales y el dictado de los poderes supranacionales, prevalecen. Bajo tales condiciones de anarquía y violencia, la adhesión a las reglas para hacer cumplir los acuerdos y arreglos ya no existe, excepto en circunstancias donde una facción poderosa de la oligarquía financiera puede querer usarlos de manera oportunista.

Ha llegado el momento de una nueva dirección para la economía que favorezca a la clase trabajadora de los tres países de América del Norte, restrinja las actividades de la oligarquía financiera y tome medidas para eliminar la anarquía y la violencia que ahora prevalecen en las relaciones internacionales.

Los acuerdos específicos que van a cambiar adoptando el CUSMA (T-MEC en México) incluyen la agricultura, vehículos, industrias farmacéuticas y regulaciones que afectan a la economía de los tres países y sus relaciones económicas con otros países del mundo.

ATAQUE A LOS GRANJEROS CANADIENSES.

La oligarquía financiera está particularmente interesada en eliminar la gestión tradicional de suministros de Canadá y Quebec en el sector lácteo. Los granjeros han desarrollado con mucha determinación la lucha para defender sus derechos en el marco de una Canadá soberana y de su economía. Al otorgar acceso libre de aranceles al mercado lácteo canadiense para los otros dos países y viceversa, CUSMA busca destruir el derecho soberano de los agricultores a organizar su sector. El sector agrícola de los EE. UU. Es conocido por su dominio en el tamaño de las operaciones y su integración con la oligarquía financiera. Los conglomerados en el sector podrán vender por debajo de los precios de producción para eliminar a los competidores en el sector lácteo como lo han hecho en los Estados Unidos. [1]

INDUSTRIA AUTOMOTRIZ.

En 1965, los tres grandes productores de vehículos de la época (Ford, GM y Chrysler) establecieron un cartel organizado por el estado con el Acuerdo de Productos Automotrices Canadá-Estados Unidos. El pacto automotriz integró efectivamente la industria de vehículos de EE. UU. Y Canadá bajo el control de los tres grandes monopolios de EE. UU. Así como varios fabricantes de autopartes. Para el cartel automotriz, el comercio entre Canadá y Estados Unidos se convirtió principalmente en un movimiento interno de productos libres de aranceles dentro del proceso de producción que se conoció como "justo a tiempo".

En la mayoría de los sectores, incluida la energía, el comercio interno entre las divisiones de empresas privadas gigantes, en su mayoría controladas por los Estados Unidos, con bienes que se mueven entre Canadá y los Estados Unidos, se convirtió en una característica dominante de la integración de Canadá en la economía de los Estados Unidos durante las últimas décadas del siglo XX. Canadá no comercia con Estados Unidos como un país soberano en control de sus asuntos económicos, sino como una economía capturada e integrada dentro de la Fortaleza de Norteamérica dominada por una oligarquía financiera.

Con el pacto automotriz, el cartel de vehículos obtuvo acceso a una fuerza productiva humana canadiense educada, sana y disciplinada. Dos importantes programas sociales hicieron que el precio de la capacidad de trabajo de los canadienses fuera más barato que el de los trabajadores en los Estados Unidos: el Programa Nacional de Seguro de Salud de Canadá y el Seguro de Desempleo (UI) ahora llamado Seguro de Empleo. Los monopolios automotrices de los EE.UU. No tenían que pagar un seguro médico privado para sus trabajadores en Canadá como lo hicieron en los EE. UU., Y podían organizar grandes despidos irregulares con trabajadores que recibían pagos de UI casi equivalentes a su pago regular. Esto significaba que los trabajadores permanecían en contacto como trabajadores automáticos de guardia con experiencia incluso durante los despidos prolongados. [2]

Con la extensión gradual del sector automotriz en todo el mundo en las últimas décadas del siglo XX, incluidas las grandes inversiones mundiales en la producción automotriz en el este de Asia, el pacto automotor perdió su relevancia para la oligarquía financiera y, de hecho, se volvió irritante para los japoneses y productores surcoreanos que tenían amplias conexiones con grandes inversores en los Estados Unidos. El Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Canadá y el TLCAN en 1994 reemplazaron el pacto automotriz, integrando toda la producción automotriz en América del Norte más allá de los tres grandes originales como libre de aranceles.

La oligarquía financiera siempre busca fortalecer su control en oposición a sus competidores y la clase trabajadora. Bajo su control y para favorecer los intereses privados de los oligarcas, el sector de vehículos de EE. UU. Y Canadá está experimentando un cambio radical con trabajadores automotrices que soportan la carga de la pérdida permanente de empleos con pocas posibilidades de empleo similar. Comunidades como Oshawa, Oakville, Windsor y muchas en los Estados Unidos están sufriendo graves consecuencias a medida que sus economías se reducen. Los cambios propuestos dentro de CUSMA con respecto a los vehículos están destinados a favorecer a la oligarquía financiera mientras la clase trabajadora está bajo ataque, no tiene voz ni control sobre lo que está sucediendo en sus vidas y economía, y ciertamente no ha dado su consentimiento.

El desarrollo desigual del imperialismo, los cambios en la técnica de producción y un rápido aumento en el transporte internacional de mercancías a través de barcos han hecho que la producción de vehículos se expanda con importancia en Asia y México y que disminuya en los Estados Unidos y Canadá. El TLCAN perdió posteriormente su relevancia en este frente.

Bajo el CUSMA, para recibir un estado libre de aranceles dentro del mercado norteamericano, se debe haber generado un mínimo del 75 por ciento del precio de producción de un vehículo dentro de la Fortaleza Norteamericana. Esto no garantiza que la producción continuará en las plantas ya establecidas, ya que los que están en control están introduciendo rápidamente nuevas técnicas de producción y desplazando los sitios de producción de acuerdo con sus intereses privados, perspectivas y criterios. Los objetivos de los que tienen el control no incluyen garantizar el bienestar del factor humano, ni el desarrollo de una economía sostenible diversa para aliviar la carga de la introducción de nuevas técnicas y alejarse de la cultura del automóvil y su contaminación ambiental y otros factores negativos.

CUSMA busca estandarizar el precio pagado por la capacidad de trabajar para los trabajadores del automóvil de América del Norte a $ 16 por hora, que está muy por debajo del precio actual en los EE. UU. Y Canadá. Con esta maniobra, CUSMA busca eliminar a los sindicatos automotrices como organizaciones independientes de la clase trabajadora, que negocian colectivamente con la oligarquía financiera por términos de empleo aceptables para los propios trabajadores de los tres países.

México acordó establecer nuevos mecanismos bilaterales con los EE. UU. Y Canadá para permitir la interferencia directa en sus relaciones de producción en el sector automotriz y para integrar aún más su economía en la Fortaleza Norteamericana bajo el control de la oligarquía financiera. Un comunicado de prensa del Gobierno de Canadá que detalla los cambios finalizados en diciembre dice: "En virtud del capítulo de solución de controversias de CUSMA con respecto a obligaciones laborales [...] específicas, un mecanismo de respuesta rápida específico de la instalación proporcionará a Canadá un proceso mejorado para garantizar la implementación efectiva de obligaciones laborales específicas en instalaciones cubiertas. Si un firmante tiene [...] inquietudes, puede solicitar una investigación por un panel independiente de expertos laborales y, sujeto a un resultado positivo, puede tomar medidas para imponer sanciones a las exportaciones de esas instalaciones”.

REGLAS SOBRE EL ACERO Y NINGÚNA PARA EL ALUMINIO.

Las reglas de origen automotriz de CUSMA (T-MEC en México) contienen un requisito de que el 70 por ciento del acero comprado por los ensambladores de vehículos debe calificar como originario de la región CUSMA. El nuevo TLCAN revisado exige que las reglas sobre el acero se implementen durante siete años. No se incluye dicha regla para el aluminio. Según los informes, la delegación canadiense había exigido que un cierto porcentaje de aluminio utilizado en automóviles se fundiera en América del Norte, pero Estados Unidos y México se negaron a aceptar. Canadá es, con mucho, el mayor productor de aluminio dentro de la Fortaleza de Norteamérica. Los oligopolios en control de la producción de aluminio tienen instalaciones en todo el mundo y utilizan su producción global para atacar a los trabajadores en Quebec y BC y exigir concesiones de los gobiernos sobre el precio de la electricidad, que es un factor importante en la producción.

La falta de un acuerdo sobre las normas de origen para el aluminio puede ser un punto de conflicto cuando CUSMA llegue a ser ratificado en el Parlamento canadiense. El Bloque Quebequense ya ha manifestado su decepción con esta deficiencia en el acuerdo.

"PROPIEDAD INTELECTUAL".

En una sección llamada "Propiedad intelectual", la duración de los derechos de autor de contenidos como grabaciones de sonido aumentará de más de 70 años a más de 75 años. Con los cambios de diciembre, los productos biológicos, como las vacunas, recibirán protección de patente de acuerdo con los acuerdos vigentes en cada país, siendo Canadá de ocho años. Esto permite a Big Pharma vender medicamentos a altos costos durante al menos ocho años, incluso a agencias gubernamentales bajo programas de asistencia médica. Los productos farmacéuticos genéricos o fuera de marca, una alternativa más barata a muchos medicamentos de uso común, no estarán disponibles durante el período de protección de la patente. [3]

EL GOBIERNO ABDICA DE SUS RESPONSABILIDADES SOCIALES.

CUSMA incluye disposiciones de cooperación reguladora que limitan la capacidad de cada gobierno para regular la producción y venta de bienes en campos como los químicos, la seguridad alimentaria y el medio ambiente. Esto beneficia directamente a los conglomerados de la oligarquía financiera, ya que los gobiernos tienen poco poder para controlar lo que se produce y vende en América del Norte.

CUSMA otorga a la oligarquía financiera un poder extraordinario para controlar las regulaciones que cubren todo tipo de asuntos económicos, negando la capacidad del gobierno para cumplir con sus responsabilidades sociales. Bajo CUSMA, los gobiernos deben permitir que las grandes empresas revisen cualquier regulación propuesta que rija a su sector o industria en particular antes de su promulgación. En efecto, esto politiza los intereses privados y las actividades de los conglomerados de la oligarquía financiera de maneras muy específicas.

También explícitamente, no se permite la participación o supervisión pública en la formación de las regulaciones. CUSMA notifica a las corporaciones con anticipación las nuevas regulaciones. Las llamadas personas interesadas son notificadas con anticipación de las regulaciones gubernamentales planificadas y se les permite un proceso de consulta antes de que cualquier regulación pase a la legislación.

Se requiere que todas las regulaciones estén "basadas en la ciencia". Las políticas de construcción de la nación no se consideran "basadas en la ciencia" según la definición imperialista ni son consideraciones sociales u otras para abordar problemas y desafíos como la pobreza, el cambio climático, el desarrollo regional o la tendencia imperialista hacia una economía de guerra y la necesidad de hacer de Canadá una zona de paz. Los conglomerados pueden rechazar las regulaciones que consideran no "basadas en la ciencia".

El gobierno debe probar que una regulación propuesta está respaldada por la ciencia, mientras que los intereses privados de los conglomerados no tienen que demostrar que su producción u otras actividades no son perjudiciales para la vida colectiva de la nación, el bienestar de las personas o la salud de la Madre Tierra. CUSMA anula el "principio de precaución" de la sociedad civil según el cual los intereses privados debían demostrar que sus actividades no causarían ningún daño al bien común. Al excluir el principio de precaución, CUSMA pone la carga sobre esas normas de configuración para defender sus reglas cuando son desafiadas por poderosos intereses privados.

Según CUSMA, el Consejo de Canadienses señala que "los reguladores deben defender vigorosamente las regulaciones propuestas e incluso deben sugerir alternativas que no impliquen regulaciones. Deben proporcionar un análisis exhaustivo, incluidos los costos y beneficios para la industria".

En la práctica, bajo la sociedad civil, el principio de precaución a menudo resultó ser un fraude cuando se confronta con los intereses privados de la oligarquía financiera, donde se ignora la responsabilidad social por las consecuencias y se suprimen las pruebas. Son numerosos los ejemplos, como con el tabaco grande y los riesgos para la salud por fumar; la cultura del automóvil y la matanza concomitante en las carreteras, congestión y contaminación del aire; el sector energético y la contaminación que conduce al cambio climático grandes farmacéuticas y el empuje de opiáceos que resultan en adicción y muertes masivas; y el uso de la violencia para resolver las diferencias en las relaciones internacionales que expanden la economía de guerra, lo que a su vez promueve la venta y el uso de sus armas producidas.

REGLAMENTOS ESTANDARIZADOS.

CUSMA insiste en que los tres países armonicen las regulaciones o al menos tengan normas similares. Muchos comentaristas mencionan que esta estandarización reducirá los estándares al mínimo común denominador y negará cualquier independencia de acción de acuerdo con las condiciones concretas dentro de los tres países.

Las corporaciones pueden impugnar las regulaciones en un país si no son estándar o similares a las regulaciones de uno o de los otros. Esta cooperación regulatoria está sujeta a la resolución de disputas, lo que significa que las grandes corporaciones pueden desafiar directamente las acciones del gobierno ante una agencia no gubernamental.

CUSMA permite, y de alguna manera alienta, a los conglomerados de la oligarquía financiera a defender sus intereses privados e impulsar cambios en las regulaciones que abordan cuestiones tales como organismos genéticamente modificados, glifosatos como el herbicida Roundup de Monsanto / Bayer, el etiquetado de salud y cigarrillos, reglas sobre inspecciones de alimentos y aquellas que generalmente se ocupan de la seguridad pública. Gran parte de esta actividad se llevaría a cabo en privado a puerta cerrada.

RESOLUCIÓN DE DISPUTAS.

Se mantienen el Capítulo 19 del TLCAN, el mecanismo de resolución de disputas de derechos antidumping y compensatorios, y el Capítulo 20, el mecanismo de resolución de disputas de país a país. Muchos consideran que ambos mecanismos infringen el derecho soberano de las naciones a regular las importaciones, ya que entregan la resolución de disputas a un panel no gubernamental. De acuerdo con la mayoría de los acuerdos de libre comercio, tales mecanismos crean un órgano supranacional para tratar las quejas. Estados Unidos se ha opuesto durante mucho tiempo a su uso y, de hecho, ha reducido el Capítulo 19 en un acuerdo paralelo con México. El único uso significativo del Capítulo 19 vio a Canadá desafiar los deberes de la madera blanda. Aunque Canadá ganó el caso dentro del panel, las autoridades estadounidenses simplemente regresaron con nuevos aranceles y argumentos.

La oligarquía financiera de los Estados Unidos se opone a estos paneles porque infringen su poder privado. Actualmente está librando una lucha para eliminar el proceso de solución de diferencias de la OMC bloqueando los nombramientos y reelecciones de jueces. Debido a que se necesitan tres jueces en cada apelación, el sistema parece desmoronarse cuando los términos de dos jueces expiren en diciembre de 2019.

De manera similar con el Capítulo 20 del TLCAN, las autoridades de EE. UU. Han bloqueado su uso desde 2000 cuando se negaron a designar miembros para un panel para tratar una queja mexicana de aranceles de EE. UU. Sobre su azúcar. Ningún panel del Capítulo 20 del TLCAN se ha establecido desde entonces.

En una aparente contradicción con la retención de los Capítulos 19 y 20, CUSMA elimina el Capítulo 11 del TLCAN, el mecanismo de resolución de disputas entre el inversor y el estado entre Canadá y los Estados Unidos (ISDS), pero lo mantiene en ciertos casos entre los Estados Unidos y México. La eliminación del Capítulo 11 ha sido aclamada por algunos como una victoria popular, pero un examen más detallado sugiere que se ha vuelto irrelevante ante la ampliación de los poderes supranacionales de la oligarquía financiera dentro de la Fortaleza de Norteamérica.

El ISDS era un mecanismo que permitía a las corporaciones privadas emprender acciones legales contra un gobierno extranjero si creía que las políticas de un gobierno extranjero infringían los derechos de la corporación a participar en el comercio en ese país de acuerdo con los términos del TLCAN. Con la estandarización de las regulaciones y otros poderes, la oligarquía financiera puede forzar su camino en la mayoría de los casos a menos que la gente monte una resistencia determinada. Los oligarcas pueden sentir que ISDS se había convertido en un pararrayos para la oposición y más problemas de lo que vale. Además, los neoliberales pueden retratar su desaparición como una victoria para el pueblo y la soberanía y una pieza central del nuevo TLCAN.

RESTRICCIONES A LAS NEGOCIACIONES CON UN PAÍS DESIGNADO “PAÍS NO COMERCIALIZADO”.

Restricciones a las negociaciones con un país designado "país no comercializado".

CUSMA declara: "Al menos tres meses antes de comenzar las negociaciones, una Parte informará a las otras Partes de su intención de iniciar negociaciones de acuerdos de libre comercio con un país no comercial. A los efectos de este Artículo, un país no comercial es un país que, en la fecha de la firma de este acuerdo, al menos una Parte ha determinado que es una economía no de mercado a los efectos de sus leyes de reparación comercial y es un país con el que ninguna Parte tiene un acuerdo de libre comercio ...

"La entrada de cualquier Parte en un acuerdo de libre comercio con un país que no es de mercado permitirá a las otras Partes rescindir este Acuerdo con un aviso de seis meses y reemplazarlo por un acuerdo entre ellos (acuerdo bilateral)".

La prensa canadiense, en el momento de la publicación pública de los contenidos de la CUSMA, informó que el parlamentario conservador Michael Chong acusó al gobierno liberal de renunciar a un grado significativo de soberanía en el acuerdo. "Ahora tenemos que pedir el permiso de Washington para entablar negociaciones comerciales con ciertos países que Estados Unidos designará como países no de mercado", dijo Chong. "Literalmente nos convierte en un estado vasallo de los estadounidenses".

En una entrevista con Reuters, el secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, defendió la cláusula de no mercado dentro de CUSMA, calificándola de "disposición de píldora venenosa para disuadir los acuerdos con China". Ross dijo que la cláusula intenta "cerrar las lagunas en los acuerdos comerciales que han servido para legitimar las prácticas comerciales, de propiedad intelectual y de subsidios industriales de China". [4]

CLÁUSULA DE CADUCIDAD

Los términos de CUSMA permanecerán vigentes por un período de 16 años, momento en el cual las partes pueden optar por revisar y / o renegociar esos términos, o retirarse del acuerdo por completo. Después de seis años, la cláusula de caducidad de 16 años puede revisarse y potencialmente extenderse.

ARANCELES DE LA SECCIÓN 232.

En marzo de 2018, los Estados Unidos impusieron aranceles del 25 por ciento al acero importado y del 10 por ciento al aluminio importado en virtud de la Sección 232 de la Ley de Expansión Comercial de 1962, que permite al presidente de los Estados Unidos imponer aranceles por razones de seguridad nacional. Según los informes, el presidente Trump usó las tarifas para extorsionar ciertas características dentro de CUSMA que su facción quería. Los aranceles de la Sección 232 sobre el acero y el aluminio producido en Canadá y México fueron finalmente retirados.

En virtud de la Sección 232 también se consideran aranceles del 25 por ciento sobre todas las importaciones de automóviles. La CUSMA proporciona cartas al margen indicando que si los EE. UU. Impusieran aranceles a las importaciones de automóviles, Canadá y México tendrían un período libre de aranceles de dos meses para hacer arreglos alternativos.

Los aranceles de la Sección 232 y los aranceles de madera blanda son ejemplos de cómo las relaciones dentro de la Fortaleza de Norteamérica y más allá son precarias e inciertas, incluso se podría decir que son ilegales y están sujetas a las demandas pragmáticas de las facciones rivales de la oligarquía financiera y su lucha por el control del Presidencia de los Estados Unidos.

COMPRAS EN LÍNEA Y MOVIMIENTO DE DATOS.

CUSMA aumenta el límite libre de impuestos para los canadienses que compran productos estadounidenses en línea de $ 20 a $ 150.

CUSMA permite a las empresas transferir datos a través de las fronteras sin encontrar barreras. En un informe de Associated Press, Jason Oxman, presidente del grupo de comercio tecnológico ITI, dijo que las disposiciones digitales del pacto establecen "un precedente nuevo e importante para las reglas comerciales modernas". Los detalles del pacto no aclaran la importancia de estas "reglas comerciales modernas" para los datos o lo que esto significa para los canadienses, por ejemplo, en el ámbito de la privacidad o la política.

ANTECEDENTES SOBRE EL TLCAN Y SU RENEGOCIACIÓN.

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) entró en vigencia el 1 de enero de 1994. Desde entonces, el comercio entre las tres naciones ha crecido exponencialmente debido en parte al establecimiento de cadenas de suministro continentales de los conglomerados más grandes. Cada día, Estados Unidos realiza más de US $ 3.6 mil millones en comercio con Canadá y México. El PIB anual combinado de La Fortaleza de Norteamérica es más de $ 22 billones de dólares estadounidenses.

El TLCAN, ha permitido que la oligarquía financiera mueva sus empresas donde sea que se adapte a sus intereses privados estrechos, donde los fondos públicos y la infraestructura se ofrezcan de manera más generosa en esquemas de pago a los ricos. Se han introducido avances en la técnica de producción y transporte para beneficiar a la oligarquía financiera sin tener en cuenta el bienestar de la clase trabajadora, la estabilidad y la seguridad de las economías nacionales y regionales, ni las consecuencias negativas para el entorno social y natural.

Las empresas de la oligarquía financiera han establecido redes de fabricantes, vendedores, proveedores y distribuidores que dependen en gran medida de la libre circulación de mercancías a través de las fronteras de América del Norte. Se considera que los corredores de transporte a este efecto maximizan las ventajas y los beneficios para los oligarcas.

CUSMA se centra en lo que la administración de EE. UU. Llama modernización en áreas de derechos de propiedad intelectual, prácticas reguladoras, trabajadores, medio ambiente, compras gubernamentales y una serie de otras áreas clave.

Notas

1.-

La gestión de suministros es un sistema en el que el gobierno canadiense otorga licencias que permiten a los agricultores ciertas cuotas de producción de lácteos, aves y huevos. También controla el precio de las importaciones en Canadá de esos productos. Este proceso garantiza una vida sostenible para los agricultores y asegura que las pequeñas granjas locales no se vean inundadas por productos agrícolas de mega granjas en los Estados Unidos y Europa.

Los cambios en el nuevo TLCAN conducirán a una afluencia de productos agrícolas de los EE. UU., Incluidos los lácteos estadounidenses que pueden provenir de vacas que han sido inyectadas con hormona de crecimiento bovino recombinante (rBGH) genéticamente modificada para aumentar su producción de leche. Actualmente no existen requisitos de etiquetado para la leche proveniente de vacas rBGH, por lo que los consumidores no sabrán lo que están bebiendo.

La industria agrícola industrializada de los EE. UU. Está fuertemente subsidiada por fondos públicos e integrados con la oligarquía financiera. Permitir un mayor acceso al mercado para las granjas corporativas de los EE. UU. Significaría que los pequeños agricultores canadienses competirían con productores mucho más grandes capaces de manipular los precios en su beneficio.

"El Consejo de canadienses se opone a la ratificación de un nuevo TLCAN que erosiona nuestro sistema de gestión de suministros y pone en riesgo nuestra soberanía alimentaria". Con archivos y presupuesto directo desde aquí.

2. -

"En 1964, solo el siete por ciento de los vehículos fabricados en Canadá fueron enviados al sur de la frontera, pero en 1968 (con la introducción del pacto de automóviles en 1965), la cifra era del 60 por ciento. Para la misma fecha, el 40 por ciento de los automóviles comprados en Canadá se fabricaron en los Estados Unidos. La producción de automóviles y piezas pronto superó la pulpa y el papel para convertirse en la industria más grande de Canadá. De 1965 a 1982, el déficit comercial total de automóviles de Canadá con los Estados Unidos fue de $ 12.1 mil millones; $ 28 mil millones en vehículos ensamblados y un déficit de alrededor de $ 40.5 mil millones en autopartes...

"Los empleos creados por las nuevas condiciones del mercado en virtud del pacto automotriz fueron casi exclusivamente manuales; la administración, la investigación y el desarrollo se mantuvieron en los Estados Unidos. Esta transferencia del control de las operaciones automotrices canadienses a sus empresas matrices estadounidenses redujo sustancialmente la autonomía de los canadienses. Operaciones con respecto a la especificación, diseño, abastecimiento de vehículos, componentes, fabricación, producción, marca, marketing, y política corporativa...

"El acuerdo también impidió que Canadá buscara el libre comercio de automóviles en otros lugares a nivel internacional, y esta exclusividad norteamericana llevó a Transport Canada a adoptar los Estándares Federales de Seguridad para Vehículos Motorizados (FMVSS) de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras de EE. UU. del consenso internacional sobre seguridad automotriz y regulaciones de emisiones ...

"El Pacto Automotriz fue abolido en 2001 después de que un fallo de la OMC lo declarara ilegal, aunque para entonces el Tratado de Libre Comercio de América del Norte lo había reemplazado efectivamente".

"En 1966, las exportaciones canadienses de vehículos y piezas a los Estados Unidos totalizaron $ 886 millones. En 1977, las exportaciones fueron de $ 9.9 mil millones. De manera similar, las importaciones canadienses de los Estados Unidos crecieron de $ 1.5 mil millones en 1966 a $ 10.9 mil millones.

3.- El nuevo TLCAN confirma a los Estados Unidos Big Pharma la duración actual de sus patentes, que en Canadá es de ocho años de exclusividad. El acuerdo incluye productos biológicos, una nueva clase de medicamentos hechos de tejido humano o animal. Los productos biológicos incluyen medicamentos como la insulina y medicamentos que tratan el cáncer, la artritis reumatoide, la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

En 2016, los canadienses gastaron $ 30 mil millones para surtir más de 600 millones de recetas. Los canadienses ya pagan los segundos costos más altos de los países de la OCDE por medicamentos recetados. Los estudios han encontrado que muchas personas no pueden pagar los medicamentos que se les recetan.

(Con archivos del Consejo de canadienses)

4. Texto del artículo 32.10 del CUSMA: País no comercial TLC

"1. Al menos tres meses antes de comenzar las negociaciones, una Parte informará a las otras Partes de su intención de iniciar negociaciones de acuerdos de libre comercio con un país no comercial. A los efectos de este Artículo, un país no comercial es un país que, en la fecha de la firma de este acuerdo, al menos una Parte ha determinado que es una economía que no es de mercado a los efectos de sus leyes de reparación comercial y es un país con el que ninguna Parte tiene un acuerdo de libre comercio.

"2. Previa solicitud, la Parte proporcionará tanta información como sea posible con respecto a los objetivos de esas negociaciones.

"3. Tan pronto como sea posible, y a más tardar 30 días antes de la fecha de la firma, esa Parte brindará a las otras Partes la oportunidad de revisar el texto completo del acuerdo, incluidos los anexos y los instrumentos secundarios, para que las partes deban poder revisar el acuerdo y evaluar su impacto potencial en este Acuerdo. Si la Parte involucrada solicita que el texto sea tratado como confidencial, las otras Partes deberán mantener la confidencialidad del texto.

"4. La entrada de cualquier Parte en un acuerdo de libre comercio con un país que no sea de mercado, permitirá a las otras Partes rescindir este Acuerdo con un aviso de seis meses y reemplazarlo por un acuerdo entre ellos (acuerdo bilateral).

"5. El acuerdo bilateral estará compuesto por todas las disposiciones de este Acuerdo, excepto aquellas disposiciones que las Partes pertinentes decidan que no son aplicables entre ellas.

"6. Las Partes pertinentes utilizarán el período de notificación de seis meses para revisar el Acuerdo y determinar si se deben realizar modificaciones para garantizar el correcto funcionamiento del acuerdo bilateral.

"7. El acuerdo bilateral entra en vigencia 60 días después de la fecha en que las partes del acuerdo bilateral se hayan notificado mutuamente que han completado sus respectivos procedimientos legales aplicables".

Suscríbete a nuestro boletín

Este espacio fue creado para la libre expresión y publicación de artículos de diversos autores quienes son responsables de los mismos. ExpressArte Internacional y/o Expre Interna y sus representados no se responsabilizan por las opiniones vertidas y/o publicaciones desde la creación de su página, cuenta o portal de Facebook, estas son responsabilidad de quién las escribe exclusivamente, no de quién las publica.

  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com