Estados Unidos y sus viejas artimañas ahora queriendo aplastar a Venezuela.

Por Izcuauhtli Paz

El país del Tío Sam con viejas estrategias busca derrocar la Revolución Bolivariana de Venezuela, como hay resistencia, quieren proceder a la destrucción del régimen, asesinado al presidente constitucional Nicolás Maduro y a otros altos funcionarios de su gobierno, con la manipulación de mercenarios norteamericanos y venezolanos, además que, en marzo de este año, ofreció Trump 15 millones de dólares por información para la captura de Maduro.



Estados Unidos ataca de manera similar a lo que hicieron en los sesentas en la isla cubana, desconociendo el gobierno democráticamente electo de Maduro en un plan de transición golpista, donde la oposición, este al servicio de ellos y mantengan subordinación al gobierno de EU.


La invasión de bahía de Cochinos, en la isla cubana, también conocida como invasión de playa Girón o la batalla de Girón, en 1961, fue una operación militar encabezada por gobierno de Estados Unidos.


En 1963, tras la derrota de la invasión mercenaria los yaquis representados en ese entonces por Kennedy buscaban una comunicación, aunque fuera discreta con el líder de la Revolución Cubana Fidel Castro. Donovan a quien establecieron para tener línea de comunicación con Fidel, era el abogado durante las negociaciones para obtener la liberación de los mercenarios de la invasión por Bahía de Cochinos y mismo a quien pretendió utilizar la CIA para asesinar a Fidel, regalándole un equipo de buceo contaminado con bacilos de la tuberculosis y hongos.

Esa breve relación sirvió para que Gordon Chase, asistente de McGeorge Bundy, Asistente Especial para los Asuntos de Seguridad del presidente Kennedy, propusiera atraer suavemente a Fidel Castro con la dulce aproximación a Cuba, los beneficios para Estados Unidos serían sustanciales. Esta acción buscaba el derrocamiento del régimen socialista en la Isla.


Estados Unidos en conjunto con la CIA, además del bloqueo, planearon acciones encubiertas, propaganda manipulada, aprovechamiento y estimulación a  la desafección en los centros de poder militar y otros, acciones progresivas contra la economía cubana, medidas para incrementar las dificultades económicas respaldadas con actos de sabotajes con la finalidad de crear una situación interna que permitiera subvertir a los mandos militares, para que apoyaran el derrocamiento de Castro, actos terroristas tales como la destrucción de una de las plantas de generación eléctrica, una refinería de petróleo y un central azucarero, sabotaje general y hostigamiento.


Y como hace más de 60 años un ataque similar es lo que pretende Estados Unidos en Venezuela, el candidato presidencial demócrata Joe Biden, acaba de expresar que, de alcanzar la presidencia de los Estados Unidos, restablecerá las relaciones diplomáticas, insistiendo en el interés de derrocar a Maduro.


La ofensiva militar, intento invadir con mercenarios a Venezuela, mas no salió el juego como lo esperaba, fueron detenidos por la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y el pueblo de pescadores de Chuao, Aragua.


Vendiendo sus mentiras en los medios de comunicación, Donald Trump negó que su gobierno estuviera involucrado, agregando que, si él hubiera estado detrás del operativo, la invasión sería exitosa. Este tipo de intervenciones son ilegales ante el derecho constitucional. Pero no es la primera vez que Estados Unidos niega un golpe, se deslindaron del caso de Playa Girón, golpes de Estado en Chile contra el gobierno socialista democráticamente electo de Salvador Allende en 1973, en Argentina, contra María Estela Martínez de Perón en 1976, en Brasil, contra Joäo Gurlat en 1964, estos y más no solo en Latinoamérica.


Silvercorp USA empresa de seguridad, abierta a explorar todas las opciones, para derrocar a Maduro que ha tenido contactos con la oposición venezolana, se adjudicó el ataque a Venezuela. Se revelo el contrato donde aparece la firma del ex militar Jordan Goudreau, director ejecutivo se Silvercorp, junto a la del títere demencial Juan Guaidó, quien dice ser el presidente de Venezuela, la de su asesor Juan José Rendón a cargo del Comité de Estrategia, y del opositor venezolano Sergio Vergara.


Rendón reconoció que firmó el contrato y pagó de 50 mil dólares de anticipo. Goudreau, por su parte, ha declarado que cobraría por los servicios 211 millones de dólares.

Se planeaba, entrar a Venezuela el 3 de mayo, tomar el control del país, asesinar al presidente Nicolás Maduro y llevarse a Estados Unidos a los funcionarios que pudieran.

El mismo día de la incursión armada, en Venezuela se detuvieron a los estadunidenses Luke Denman y Airan Berry, declararon que entrenaron a 60 mercenarios en tres campamentos al norte de Colombia en Riohacha van más de 30 detenciones y más de 20 órdenes de captura.


Los yanquis poseen una torcida y sucia política contra los gobiernos que para ellos no son aceptables. Tienen la Doble Vía como opción para alcanzar su objetivo estratégico de derrocar las revoluciones.


Venezuela saca sus propias experiencias de las estrategias yanquis, y como hace la Revolución cubana, resiste y gana sus batallas, sin aliarse con aquel pueblo vecino yanqui que asesina el nombre de la paz. 


Suscríbete a nuestro boletín

  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com