LA NOCHE DE LA VICTORIA: 500 AÑOS.

Consejo 500 años de Resistencia Indígena y Popular.

El 30 de junio conmemoramos el 500 aniversario de la Noche de la Victoria. Es importante considerar que tipo de sociedad existía aquí hace 500 años para tener una idea clara de los sucesos. Aquí en el Anáhuac existía una civilización originaria, una de las 5 que han existido en el mundo además de la de Mesopotamia, China, el Valle Indú y la Inca. Era una civilización absolutamente distinta a la europea. Por ello para iniciar vamos a recrear los orígenes de la cultura mexica de la que ella era miembro para entenderla mejor a ella a su familia y a su pueblo, que tenían costumbres diametralmente diferentes a las europeas.



Hace 10,000 AÑOS. Se comenzó a poblar la Cuenca de México. Tlatilco y Copilco fueron de los primeros asentamientos. En el Valle de México hace 2,000 años existían ya aldeas en Azcapotzalco y en Culhuacán. Primero llegaron los Xochimilcas a la rivera del lago Xochimilco, luego los Chalcas, los Tepanecas, los Culhuas, Tlahuicas, etc. Los mexicas fueron los últimos en llegar luego de haberse radicado en Chapultepec y Culhuacán, se asentaron en una pequeña isla que pertenecía a Azcapotzalco donde el tlahtoani Acolnahuac les dio permiso para poblarla. Era insignificante, pedregosa y llena de serpientes sus vecinos consideraban que no valía nada.


Pero los laboriosos mexicas aprendieron de los xochimilcas que habían llegado primero a construir chinampas. Así pudieron extender grandemente la isla. Originalmente se crearon 4 Calpullis. Atzacualco, Teopan, Moyotla y Cuepopan luego de cada uno de ellos se derivaron cinco calpullis.


En toda la Cuenca tenían como base los calpullis familiares, que se unían en los llamados Icniuyotls (que quiere decir hermandad) formando pueblos. Todos los pueblos tenían la cultura del maíz. Eran autosuficientes en la alimentación pues en los calpullis todos producían maíz, frijol, calabaza, chile, etc. y además tenían una especialidad.


En Tenochtitlan se construyeron grandes calzadas y se urbanizó el espacio. Muchas de las grandes avenidas actuales son precuauhtemicas: México-Tacuba, Tacuba-Azcapotzalco, Tlalpan, Vallejo, Tepeyac, Nonoalco-Tlatelolco, Tenayuca. Se hicieron grandes obras hidráulicas acueductos como el de Churubusco (Huitzilopochco), el de Chapultepec y el albarradón de Nezahualcóyotl de 16 km para separar el agua salado de la dulce. la increíble innovación en su desarrollo sorprende hasta el día de hoy.


En la cuenca había alrededor de 60 altepetls que eran centros urbanos con diversos pueblos o icniuyotls: Xochimilco, Tlalpan, Coyoacán, Cuajimalpa, Mixcoac, Iztapalapa, Iztacalco, Tláhuac, Tacuba, Tizapán, Azcapotzalco, Tultitlan, Cuautitlán, Chimalhuacán,

Moctezuma, Cuitláhuac y Cuauhtémoc pertenecían al calpulli gobernante de los mexicas. Los calpullis además de su labor agrícola se especializaban en alguna actividad: siembra de flores, tomates, herbolaria y magia, artesanía, comercio, transporte por los lagos, etc. y uno de los calpulli se especializaba en el gobierno ahí le toco crecer y desarrollarse a la pequeña hija del tecutli.


Los tres fundadores de la triple alianza que hegemonizaba en una muy amplia región. Fueron Itzcóatl, Nezahualcóyotl y Totoquihuatzin de Tacuba, Texcoco y Tenochtitlán.


En el Anáhuac la hegemonía la formaban alianzas de 3 pueblos que se unían en confederaciones: En ese momento dominaba la Confederación de México, Texcoco y Tacuba. Que sustituyó a la de: Azcapotzalco, Texcoco y Culhuacán. Entre los mayas existió la de: Uxmal, Chichén Itza y Mayapán. En Puebla la de: Huexotzingo, Tlaxcala y Cholula. También se dio la triple alianza entre Tula, Otompan y Culhuacán que gobernó el mal llamado imperio tolteca, luego tras la caída de Tula primero se aliaron Culhuacán, Tenayuca y Xaltocan y posteriormente Azcapotzalco, Coatlichan y Xaltocan. La confederación de pueblos era pues la forma de lograr unión y hegemonía frente a los otros.


Tenochtitlan era una ciudad en la que se desarrolló la educación y salud gratuitas, cada persona niño o anciano era protegido en su calpulli, y el gobierno se responsabilizaba en pandemias, inundaciones o sequías. Había zoológicos y jardines botánicos antes que en Europa. Era una gran civilización.


En Tenochtitlan se desarrollaron la arquitectura y la ingeniería, la comunicación entre los Altepetls, el comercio y el intercambio era incesante. Dado el hecho que Tacuba, Texcoco y México hegemonizaban sobre los demás pueblos en la zona ahí fue que se concentraron todos los avances de su época.


Moctezuma Xocoyotzin se había distinguido siempre por su valentía y buen juicio. Él fue el sucesor de su tío Ahuízotl, junto a él en aquella época había alcanzado el grado de Tlakochkalkat uno de los dos generales en jefe. Y además lo eligieron miembro del Tlahtocan o consejo supremo.


Durante su gobierno que comenzó en 1502, Moctezuma. Logró que los funcionarios fuesen electos por sus méritos, lo que el maestro Miguel León Portilla llamó como “meritocracia”. Su papá promovió el pleno empleo, construyó jardines, zoológicos y en kuluacan un hospital para ancianos y cuidó a las personas de capacidad diferente. Construyo almacenes para alimentar al pueblo en tiempos de necesidad y fue un gran urbanista, que planificó la ciudad y construyo todo sobre plataformas para evitar inundaciones. También dirigió la construcción del teokalli a Ehecatl.


Moctezuma fue electo por el Tlahtocan o Supremo Consejo como Tlahtoani que en náhuatl quiere decir “el que habla”, las decisiones las tomaba el consejo, que era el supremo gobierno, luego de largas deliberaciones en las que buscaban el consenso, hablaban uno a uno en sentido contrario a las manecillas del reloj, una vez llegado a un acuerdo, el tlahtoani lo retomaba y hacía efectiva esa decisión.


El Consejo elegía a su vocero o tlahtoani y también a su par, el administrador o cihuacoatl, para encargarse del gobierno interior, esta dualidad era la máxima responsable de aplicar las decisiones. El cihuacoatl que eligió el consejo en tiempos de Moctezuma Xocoyotzin fue Tlil poton katzin (que significa polvo negro)   


Todas las autoridades eran duales en el ejército había dos supremos jefes militares, el tlacatecatl, encargado de los soldados y el tlakochkatl encargado de las armas. La guerra tenía sus reglas. Sostenían tres entrevistas una cada mes antes de atacar. El más fuerte le daba al más débil armas, abasto y regalos para que no se dijese que lo venció en un plano desigual. La batalla era al mes de romper pláticas. Ambos contendientes sabían lugar y hora. No buscaban matar sino hacer prisioneros. Si alguien se rendía ya no lo atacaban. El que perdía rendía tributo al vencedor.


En la religión la dualidad era de dos, los guías espirituales uno encargado de: quetzalcoatl tótem tlamakazque y el otro se dedicaba a Tlaloc huitznahuatlailotlak. Su religión reconocía la energía de las fuerzas naturales y sociales, no había ni dioses ni diablos. Tlaloc era la lluvia misma, Ehecatl el viento mismo, Huitzilopochtli la voluntad, Quetzalcoatl la energía consciente y Tezcatlipoca el inconsciente. Todos los conocimientos religiosos de otros pueblos y culturas enriquecían el propio.


En la cultura del Anáhuac, la energía suprema (o dios) era dual: Se llamaba OMETEOTL que significa energía dual que conformaban OMECIHUATL señora de la dualidad y OMETECUTLI señor de la dualidad y habitaban en el OMEYOCAN, lugar de la dualidad y principio de generación de todo.


También en el poder judicial había la dualidad de dos jueces supremos: el tzio ziahu akatl y el huitz náhua tlail otlak, eran muy estrictos en la lucha contra la corrupción que podían castigar hasta con la pena de muerte. Y cualquier Mexica que violaba la ley era severamente castigado sin impunidades ni privilegios para nadie.


En el Anáhuac no había monarquía. Se organizaban en calpullis cada uno con su especialidad, cada calpulli tenía dos representantes. Los tlahtoanis eran electos por méritos dentro del calpulli especializado en gobierno. Todos eran miembros de la familia ampliada, pero el poder no se heredaba de padre a hijo como en las monarquías, sino por méritos dentro del calpulli. Por ejemplo, Cuauhtémoc era sobrino de Cuitláhuac y este medio, hermano de Moctezuma Xocoyotzin que era sobrino de Ahuízotl, quien fue hermano de Tizóc a su vez hermano de Axayácatl, quien por su parte era nieto de Moctezuma Ilhuilcamina.

Los españoles quedaron maravillados al conocer el HUEYI ALTEPETL de Mexihco-Tenochtitlan. Pero los bárbaros, luego de la invasión, no dejaron piedra sobre piedra de la gran ciudad y hasta desecaron los lagos y canales. Destruyeron todo.


Llegaron el 12 de marzo de 1519 a Tabasco y a Tenochtitlan el 9 de noviembre de ese año. El tlahtocan decidió seguir su costumbre ancestral y recibir como siempre lo hacían a los visitantes para entablar pláticas. Cuitláhuac opinó en esa reunión “que no había de permitir entrar a tu casa a quien quiere destruirla. Pero Cacama propuso escucharlos siguiendo sus costumbres y en el tlahtocan venció su posición.


Cuitláhuac era miembro del consejo o tlahtocan y tlahtoani de Iztapalapa, primer lugar dónde llego Cortés y junto con todos los tlahotanis y dignatarios de la triple alianza acompañaron  a Moctezuma a recibir a los  visitantes extranjeros.

A sus huéspedes los alojaron muy propiamente en el palacio de Axayácatl. Los españoles aprovechando la amabilidad de sus anfitriones, en cuanto pudieron hicieron prisionero a Moctezuma y a todos los principales dirigentes. Los tomaron como sus rehenes. También los familiares también fueron hechos prisioneros.


Pero resulta que era una técnica de guerra, a donde llegaban los españoles, Cuba, Perú, La Española, su método era acercarse al principal, secuestrarlo, tenerlo como rehén para pedir rescate en oro y evitar que los pobladores los atacaran. Así lo hicieron aquí según relata Bartolomé de las Casas.  Moctezuma prisionero fue encadenado.


Otro método y prácticas de terror era el de hacer matanzas para paralizar a la población. El 22 de mayo de 1520 realizaron la terrible matanza de la fiesta de Toxcatl en la que les robaron las joyas antes de asesinar a miles.


La guerra de invasión española enfrentó a los pueblos del Anáhuac que se defendían con armas de piedra, madera y mallas de algodón. Con tecnología militar mucho más avanzada: armaduras, lanzas, caballos, picas, fusiles, cañones y perros de guerra entrenados para despedazar a las inocentes personas. Los invasores españoles hasta por deporte "le echaban los perros" a las personas para que aterrorizadas fueran devoradas. Esto era parte de su guerra psicológica para crear pánico.


Tras enterrar a sus muertos el pueblo mexica optó finalmente por dejar de mandar alimentos a los españoles y por ende a sus dirigentes que eran retenidos como prisioneros. A las pocas semanas comenzaron a padecer hambre. Cortés le ordenó a Moctezuma “Perro…haz que traigan abasto” ….


Entonces el Consejo o tlahtocan que también estaba prisionero decidió aprovechar la situación para que saliera libre Cuitláhuac, pero no para dar alimentos sino para comenzar la guerra a muerte. Moctezuma promovió ante Cortés la liberación de Cuitláhuac y le ordenó a su medio hermano que saliera y atacara, sin importar que también los prisioneros iban a ser sacrificados.


Cuitláhuac salió con el corazón roto sabía que no volvería a ver a sus queridos parientes prisioneros, pero estaba decidido a obedecer la orden del tlahtocan: atacar y vencer. De inmediato puso sitio al palacio de Axayácatl y comenzó un combate feroz.


Los españoles no comprendían como teniendo de rehén a quien consideraban el “Emperador” Moctezuma y a todos los principales dirigentes, los atacaban. Y discurrieron sacarlo a la azotea para que la gente al ver al secuestrado cesara el combate.


Sacaron a Moctezuma encadenado a la azotea, en medio del ataque. Si le tocó una piedra fue por la lluvia de flechas, piedras, lanzas. No iba en contra de él. Pero la orden era clara: dar guerra a muerte a los invasores y nada los iba a parar.


Al ver que ya no les servía de nada su rehén, decidieron matarlo y aventar su cadáver, para aprovechar el momento en que le harían solemnes honras fúnebres para poder escapar. También mataron a todos los demás rehenes que no les servían ya para nada, al cihuacoatl tzihuac popocatzin, a Cacama que era tlahtoani de Texcoco, a Cuauh popoca el tlahtoani de Coyoacán, al tlahtoani de Xochimilco, a 38 tlahtoanis de la confederación de pueblos aliados, y a muchos más. Mataron a nueve de las esposas de Moctezuma y a varias de sus hijas que Cortés ya había nombrado con nombres españoles: Ana, Inés y Juana, también asesinaron al tlacochcalcatl Itz quau tzin, A los hijos varones de Moctezuma trataron de aniquilarlos por completo. Chimalpopoca uno de los hermanos de Tecuixpo a quien los españoles consideraban heredero de Moctezuma fue asesinado junto a su padre, en aquella “noche triste” los queridos hermanos hombres de Tecuixpo fueron sacrificados: Axayacatli, Tzihuactzin, Tene cuecueh tzin, Acatlxouqui, Xoxopehualoc, Zocontzin. Encuecunotzin, Oxopahualoc, Totlehuicoltzin a todos los mataron. Solo se salvaron Tecuixpo Ixkaxochitl, su hermana Tzihacxochi tzin, bautizada como Mariana Leonor y otra hermana bautizada como María. Los pocos varones que sobrevivieron fue porque estaban lejos de ahí escondidos en los Altépetl de sus madres: A Pedro Tlacahualtecolotl su madre Miahualxóchitl se lo llevó a Tula,  a Martín Nezahualtecolotl lo tuvieron en Texcoco y Acamapichtli a quien nombraron Rodrigo de la Paz, que era un niño enfermizo lo escondieron en Tenochtitlan en el momento crítico, estos niños que sobrevivieron la barbarie permanecieron ocultos hasta que todo había terminado.


Luego de acabar con los rehenes, los bárbaros españoles se dispusieron a escapar, pero al huir fueron descubiertos por una mujer que avisó de inmediato. Comenzó el ataque dirigido por Cuitláhuac al grito de Atl Chinolli…agua y fuego…Atl chinolli agua y fuego

Esa noche la del 30 de junio de 1520, fue la noche de la derrota de los invasores. Murieron 2066 europeos y solo sobrevivieron 435, también murieron miles de sus aliados tlaxcaltecas totonacas y huejotzingos a quienes usaron como escudos humanos pisando a los caídos en los canales para salvarse ellos, los europeos.


Cortes y sus cómplices en sus crímenes se sentaron a llorar amargamente su derrota en el árbol, un ahuehuete, que los españoles bautizaron árbol de la noche triste, pero los mexicanos sabemos que fue la noche victoriosa. Pero según las costumbres del Anáhuac a los enemigos una vez derrotados no se les remataba ni se les perseguía.


Entonces siguieron su campaña de invasión. Los nuestros pudieron haber acabado con todos ellos. Pero siguiendo sus costumbres pensaron que los derrotados se retirarían y punto. Por eso salvaron la vida los invasores que tenían costumbres violentas y despiadadas.


Los aliados indígenas de los españoles seguían naturalmente las costumbres del Anáhuac en la que varios pueblos se coligaban para establecer una nueva alianza, que predominara.

Nunca se imaginaron que Cortés iba a usar esa alianza no para establecer otro poder local y regional incluyendo por supuesto equitativamente a sus aliados, sino que los utilizó y engañó para darles la espalda y entregar a un Imperio lejano allende el mar toda la tierra, a todas sus gentes como esclavos y todas sus riquezas


Cuitláhuac, los mexicas y sus pueblos aliados de Texcoco, Tepeaca, Xochimilco, Coyoacán, Azcapotzalco, Iztapalapa, Tacuba, etc. comenzaron a librar una gran lucha de resistencia.

Luego de rescatar a la sobreviviente Tecuixpo, la hija preferida de Moctezuma, a quien tanto respetaba Cuitláhuac pues este se había sacrificado por su pueblo. Cuitláhuac ató su manto al de la pequeña y la hizo su esposa. La lucha era intensa. Los españoles habían logrado sembrar la semilla de la división.


Pero el más grande aliado de los españoles fue la viruela, la epidemia que diezmo a los pueblos anahuacas. La guerra bacteriológica. Que pronto mató al mismo valeroso Cuitláhuac quien murió invicto, solo pudo contra él la enfermedad que además le pegó luego de haber estado secuestrado, débil y hambriento. Los españoles lo odiaron al máximo porque nunca pudieron con él. La bandera del águila con el símbolo del atl-chinolli agua fuego que llevaba en el combate siempre resultó victoriosa.


Cuitláhuac es símbolo de la resistencia y también y esto es muy importante, es símbolo de VICTORIA. Por eso los españoles invasores lo odiaron tanto y trataron de borrarlo de la historia. Pero su memoria es inmortal. A 500 años de su hazaña lo recordamos más que nunca.


Entonces fue electo como Hueyi Tlahtoani su sobrino, el joven Cuauhtémoc el 6 de diciembre de 1520 y el líder continúo la heroica resistencia, en condiciones muy difíciles

Hernán Cortés justificó su invasión porque decía que contaba con el permiso de la Bula Papal de 1492 del papa Alejandro Sexto que no era otro que Rodrigo Borgia famoso por sus depravaciones y que partió el mundo en dos y lo regaló entre españoles y portugueses.


Y aunque Cortés actuó sin permiso del rey y del virrey de Cuba, logró que el Rey Carlos a quien había comprado con mucho mucho oro lo consecuentara, además de que lo engaño con refinadas mentiras en sus famosas Cartas de Relación, en las que inventó todo lo que le convenía, para conservar su cabeza, ya que el castigo por conquistar sin permiso era la pena de muerte. Inventó que Moctezuma le regaló todo voluntariamente por una confusión.


Así Cortés quedaba sin culpa alguna de conquistar sin permiso. Así que entonces Hernán se convirtió en el Señor de la Horca y el Cuchillo en el Anáhuac. El robo, el saqueo, el racismo, la corrupción, los crueles asesinatos, las violaciones masivas de mujeres fueron terribles.

El genocidio que emprendió Cortés fue tal que de 25 a 30 millones de indígenas que habitaban el Anáhuac en 1529, para 1650 solo quedaban un millón doscientos. Solo sobrevivió uno de cada 15 personas.


En el Anáhuac el sol se ocultaba y nos dejaría en tinieblas no solo durante la época del colonialismo sino también posteriormente en la del neocolonialismo.


Rescatemos la memoria histórica para no olvidar a todas y todos aquellos que nos dejaron fuertes raíces y profundos valores. Raíces que, en medio de todo, pandemias y crisis, con trabajo, mucho trabajo dará nuevos y brillantes frutos en ese futuro en el que lograremos ser un PUEBLO MEXICANO VICTORIOSO.

Suscríbete a nuestro boletín

  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com