Las "Dos Américas" en pugna hoy

Kathleen Chandler - USMLO. 2 noviembre

Las elecciones que se celebrarán en 2020 en EE. UU el 3 de noviembre son elecciones presidenciales, así como elecciones para toda la Cámara de Representantes de 435 personas y un tercio de los 100 senadores. Las elecciones se están produciendo en condiciones de crisis sin precedentes para lo que llaman "la mayor democracia del mundo”:

o Más de 220.000 personas han muerto de COVID-19 y más de 8 millones de personas han sido infectadas.

o Unos pocos multimillonarios aumentaron su riqueza en 930.000 millones de dólares en los últimos seis meses durante la pandemia COVID-19.

o Cerca de 62 millones de personas han perdido su empleo.

o Unas 98.000 empresas han cerrado permanentemente.

o Más de 12 millones de personas han perdido un seguro de salud patrocinado por el empleador.

o 22 millones de personas informaron no tener suficiente comida.

o Una sexta parte de todos los inquilinos informó estar atrasados en su alquiler.


Más de 20 millones de personas han participado en un continuo movimiento de protesta exigiendo responsabilidades y reparación desde mayo de 2020, cuando George Floyd fue asesinado por la policía. La resistencia amplia y persistente, la lucha por bloquear la violencia policial racista y la justicia, la igualdad y la rendición de cuentas han planteado un profundo cuestionamiento del sistema de justicia existente, o como muchos lo llaman, el sistema de injusticia. Hay un amplio reconocimiento de que la policía existente, los tribunales y el encarcelamiento masivo son racistas hasta la médula, son desiguales e incapaces de responsabilizar a las agencias policiales, ya sea a nivel local, estatal o federal. Las demandas no se limitan a conseguir el despido de unos pocos policías, sino que se necesita un cambio mucho más significativo, por el control de la gente como elemento central. Ya se están produciendo reuniones y debates para repensar la seguridad y aspectos de la seguridad que incluyen cuestiones como la pobreza y los derechos a la vivienda, la atención sanitaria y el empleo, especialmente en las condiciones COVID-19. Hay esfuerzos de organización centrados en analizar los presupuestos y darle voz a la gente en el cómo se gastan los fondos públicos, ya sea para la policía, la militarización, el encarcelamiento, las guerras, la atención sanitaria y la vivienda. 

La gente no se engaña con la idea de que las elecciones sean una vía para el cambio. Los bloqueos a la participación en las elecciones revelan que no es la gente la que elige a quien es llevado al cargo. Los bloqueos a la participación incluyen tener que registrarse para votar, con un gran número de personas cualificadas que no pueden hacerlo. Los afroamericanos han sido especialmente objeto de exclusión sobre esta base durante mucho tiempo. Cada estado tiene diferentes requisitos para registrarse, diferentes requisitos para postularse para el cargo, diferentes requisitos para registrar un partido político, etc. Todo el proceso es antidemocrático y desigual. Aun así, cuando las condiciones lo permiten, los candidatos antibélicos o los candidatos de terceros se postulan para el cargo para dar expresión al impulso del pueblo por su empoderamiento.

La cobertura de los medios de comunicación se centra en las encuestas de opinión y la especulación sobre quién va a ganar las elecciones o poniéndolo de otra manera, ¿por quién votará el pueblo? Podemos decir con certeza que la clase dominante ganará las elecciones. También podemos decir que el pueblo seguirá organizándose y luchando, encontrando los caminos y los medios para contrarrestar la presión para guardar silencio sobre cuestiones como la impunidad policial, la injusticia, el empobrecimiento, la desigualdad, el medio ambiente y la guerra y la paz. Continuarán hablando en su propio nombre; expresando sus preocupaciones y demandas.

El heroico movimiento de resistencia ha seguido adelante sin aflojar a pesar de la violencia de las fuerzas federales, estatales y municipales enfrentadas contra el pueblo, que se ven impávidos a pesar de la criminalización y la criminalización de sus diversas formas de participación en los asuntos de la política. La batalla de "Dos Américas" no está entre la visión de Biden y la visión de Trump, ambos son esencialmente los mismos. Es entre la visión del pueblo y la visión de los gobernantes. Estas son las "Dos Américas" en pugna hoy.

Uno es el de los ricos y su economía de guerra y su gobierno de guerra con su violencia y brutalidad, y el otro es la visión de las personas que defienden los derechos de todos en todos los frentes mientras se oponen a la desigualdad, la violencia policial y la impunidad.

En la discusión sobre las elecciones de EE. UU. las cuestiones planteadas por los medios corporativos constituyen desviaciones, destinadas a dividir a la gente y alinearlas detrás de una facción de los gobernantes u otra. En cambio, se necesita investigación y debate sobre cómo sería una democracia moderna que empodere al pueblo. ¿Cómo se logra la equidad de todos los miembros en la política? ¿Cómo podemos tener relaciones que pongan a la par lo individual y lo colectivo? Estas son algunas de las preguntas que requieren respuestas hoy en día para cumplir con el esfuerzo del movimiento del pueblo por su empoderamiento.

Suscríbete a nuestro boletín

Este espacio fue creado para la libre expresión y publicación de artículos de diversos autores quienes son responsables de los mismos. ExpressArte Internacional y/o Expre Interna y sus representados no se responsabilizan por las opiniones vertidas y/o publicaciones desde la creación de su página, cuenta o portal de Facebook, estas son responsabilidad de quién las escribe exclusivamente, no de quién las publica.

  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com