Suscríbete a nuestro boletín

  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com

  • Mexteki

Los megaproyectos mineros están acabando con los humedales.

Por Izcuauhtli Paz


La historia de los humedales comenzó hace millones de años, son sitios de gran importancia dentro del ciclo del agua, elemento vital para la vida. Estos albergan una gran biodiversidad, purifican el agua y evitan las inundaciones. Son un dulce tesoro. En la actualidad sufren un gran deterioro debido a los megaproyectos mineros que desde 1990 a la fecha han devastado más del 60% de estos cuerpos de agua.




Desde el año 1971, el 2 de febrero se celebra el día mundial de los humedales, nuestro país cuenta con 142 sitios Ramsar, humedales de importancia internacional, estos han sido reconocidos internacionalmente al dar designación de acuerdo a los criterios establecidos por la “Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional Especialmente como Hábitat de miles de Aves Acuáticas locales y migratorias” además de ser un suministro de agua dulce, alimentos, materiales de construcción, biodiversidad, recarga de aguas subterráneas, por lo tanto mitigan el cambio climático.


Suman una superficie de 8 millones 657 mil 57 hectáreas, la sobre explotación de estos sitios radica en que de ellos se obtienen materiales mineros y hasta la fecha no hay un freno rotundo a las concesiones, el 15% de la superficie catalogada como sitio Ramsar se encuentra concesionada para actividades mineras por otro lado  el 49% de los manglares también catalogados como Ramsar, tienen título de asignación minera. Es decir 16 mil 856 hectáreas de manglares se encuentran concesionadas a la minería, y otras 372 mil 169 hectáreas cuentan con título de asignación minera.


Esta sobre explotación pone en riesgo estos ecosistemas, y a todos los hábitats que se relacionan con ellos como pantanos, llanuras de inundación, ríos y lagos,  áreas costeras tales como marismas, estanques piscícolas, arrozales, salinas, manglares, praderas de pastos marinos, arrecifes de coral y otras áreas marinas de baja profundidad.


Los humedales del norte del país, zonas áridas, son las que se encuentran en mayor riesgo, como Cuatro Ciénegas, Coahuila; pero también corren peligro muchos ubicados en las costas. Se estima que más de la mitad de los estados que actualmente conservan dichos ecosistemas los han perdido. Los más afectados son Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Baja California, Sonora y Tabasco.


Los humedales y manglares peligran debido a la sobre explotación minera. Mientras los grandes megaproyectos mineros se apropian y destruyen los recursos naturales, se benefician a costa de la destrucción de la corteza terrestre, contaminan las aguas, afectan a la flora y fauna del entorno próximo, traen efectos negativos a la salud. Es imprescindible frenar los avances empresarios, quitar rotundamente las concesiones mineras, la apropiación de los recursos naturales. El cambio climático cada vez afecta más a los ecosistemas, el capitalismo seguido por las concesiones y los grandes beneficios a los monopolios terminaran devastándonos.


En México, la regulación de los recursos naturales está dirigida a preservar a las especies o ecosistemas, pero no a regular el uso de suelo donde se encuentran las mismas, así que en una zona en la que se encuentran humedales de gran importancia ambiental puede estar autorizada la agricultura o la minería, es absurdo.