México un país petrolero

Daniel Santacruz

Los recursos suelen dividirse en dos categorías: renovables y no renovables. Los recursos renovables pueden volver a recuperarse en tiempos relativamente cortos, como ejemplo tenemos plantas y animales que nos proporcionan alimento, los árboles para madera y papel, la energía proveniente del agua, el viento y el sol. 



Por el contrario, los recursos no renovables siguen formándose en la Tierra, pero los procesos que los crean son tan lentos que tardan millones de años en acumular depósitos significativos. En lo que se refiere al ser humano, la Tierra contiene cantidades fijas de esas sustancias. Cuando se hayan extraído los suministros actuales de la Tierra, no habrá más. Son ejemplo los combustibles (carbón, petróleo, gas natural) y muchos metales importantes (hierro, uranio, cobre, oro).


El carbón, el petróleo y gas natural son los principales combustibles, de nuestra moderna economía industrial. Aunque no haya escases durante muchos años, las reservas que conocemos están disminuyendo. Pese a las nuevas exploraciones, incluso en regiones muy remotas y ambientes muy severos, las nuevas fuentes de petróleo no mantienen el ritmo de consumo.


El petróleo y el gas natural se encuentran en entornos similares y normalmente aparecen juntos. Los dos están formados con diversos compuestos de hidrocarburos (hidrógeno y carbono) mezclados entre sí. El petróleo y gas natural son productos biológicos que proceden de restos de plantas y animales de origen marino. 


La formación del petróleo y el gas natural se da con la acumulación de sedimentos en áreas oceánicas ricas en restos vegetales y animales. Estas acumulaciones deben aparecer ahí, donde la actividad biológica es elevada, como las áreas próximas a la costa. Sin embargo, la mayoría de los entornos marinos son ricos en oxígeno, lo que lleva a la descomposición de los restos orgánicos antes de que puedan ser enterrados por otros sedimentos. Por consiguiente, las acumulaciones de petróleo y de gas no están tan generalizadas como los entornos marinos que sustentan la abundante actividad biológica. A pesar de este factor limitante, grandes cantidades de materia orgánica se entierran y protegen de la oxidación en cuencas sedimentarias cerca de la costa. Al aumentar el enterramiento a lo largo de millones de años, las reacciones químicas transforman gradualmente parte de la materia orgánica original en los hidrocarburos líquidos y gaseosos que denominamos petróleo y gas natural. 

A lo largo de la historia el territorio mexicano ha contado con distintas cuencas petroleras, sin embargo, es a partir de la expropiación petrolera en el gobierno de Lázaro Cárdenas, que México en verdad administro los hidrocarburos dando como resultado Petróleos Mexicanos (PEMEX). Sin duda alguna estos acontecimientos fueron un gran avance para el pueblo de México y su soberanía.

Se han podido identificar distintas cuencas sedimentarias con potencial petrolero: Sabinas, Burgos, Tampico-Misantla, Veracruz, Del Sureste y Golfo de México Profundo.

El petróleo es una materia prima codiciada y la mayoría de la industria mundial y mexicana dependen de él. Sin embargo, es muy susceptible a eventos geopolíticos. La clave para entender el precio del petróleo es la relación entre la oferta y la demanda. 


Combinado con el hecho de que muchas de las reservas más grandes del mundo se encuentran en regiones inestables, sobre todo en Oriente Medio, África y partes de Sudamérica; se hace evidente que el precio del petróleo está en constante evolución.

Los precios aumentaran en consonancia con la demanda, en el supuesto de que la oferta permanezca estática y disminuirán a medida que la oferta aumente, en el supuesto de que la demanda permanezca estática. 


La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), está compuesta por 13 países que exportan petróleo, los cuales son: Angola, Arabia Saudita, Argelia, Emiratos Árabes Unidos, Gabón, Guinea Ecuatorial, Irán, Irak, Kuwait, Libia, Nigeria, República del Congo y Venezuela. Estos regulan el precio del petróleo mediante en control de la oferta. La OPEP ha hecho esto porque, aunque el petróleo es un recurso finito, muchos países tienen acceso a sus propios yacimientos petrolíferos y a sus medios de producción. Por tanto, la OPEP se formó para regular la producción de petróleo a través de cuotas, lo que garantiza a los miembros de obtención de un buen precio por su petróleo incluso si esto significa producir menos cantidad a corto plazo. 


Los eventos que la economía no puede controlar, tales como desastres naturales, guerras, pandemias o inestabilidad geopolítica pueden afectar el precio del petróleo.


Los principales conductores de la demanda del mercado del petróleo son los Estados Unidos, Europa y China. En conjunto, consumen alrededor de 45 millones de barriles de crudo por día. La fortaleza de sus economías y los acontecimientos económicos mundiales, pueden por tanto afectar el precio del petróleo de manera considerable. 


La OPEP tiene una cesta petrolera mucho más elevada que la de México, por ende, el petróleo de la OPEP es más caro que el de México, también la OPEP tiene un tope de producción del cual México lo triplica. Los amos del norte no les conviene un México que este en la OPEP, pues el barril del petróleo se dispararía, algo muy bueno para México, pero muy malo para las empresas norteamericanas.


Suscríbete a nuestro boletín

  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com