• Mexteki

No a la minería en Veracruz 

Por Izcuauhtli Paz 


La minería desencadena una serie de impactos negativos sobre el ambiente, la sociedad y su cultura. A lo largo de decenas de años se han desarrollado una gran cantidad de desastres, causa de malas prácticas llevadas a cabo durante esta actividad misma que genera destrucción de la corteza terrestre principalmente por la minería a cielo abierto, contaminación de aguas, afectación de flora y fauna, efectos negativos en la salud humana, pérdida de minerales nacionales, enriquecimiento económico de pequeños grupos a cargo de grandes corporaciones a costa de la afectación de muchos, esta actividad ha registrado una serie de casos alarmantes en todo el mundo. Las afectaciones son desde la exploración, el desarrollo, la explotación y hasta el tratamiento de los minerales obtenidos. 



En nuestro país el 13% de la superficie está concesionada a mineras transnacionales principalmente de Canadá, Estados Unidos y Europa. En el caso de Veracruz el 3% del territorio tiene proyectos concesionados focalizados en cuatro regiones. 


En el sur, regiones de Los Tuxtlas y la Sierra de Santa Marta, en la zona costera central en Actopan y Alto Lucero, río El Bobos, así como la ribera del Actopan en los municipios de Las Minas y Tatatila y la sierra norte de Veracruz, en Huayacocotla. Concesiones emitidas desde hace más de 15 años con permisos de hasta 50 años. En caballo blanco hoy La Paila y El Cobre, el pueblo veracruzano pide fin a la minería y a la violencia ejercida contra defensores de los derechos y del territorio, particularmente en casos de asesinato, así como otorgar garantías de seguridad. 


En el periodo de 2012 a 2016 la concesión de territorio veracruzano para la extracción de metales y minerales del subsuelo aumentó con el registro de 90 a 103 títulos de concesiones mineras y con la ampliación de la superficie concedida en favor de las empresas que operan hasta con un permiso de 48 años. 


En el territorio Veracruzano el gobernador Cuitláhuac García Jiménez y el presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, han indicado estar en contra de la minería y a favor de la preservación del medio ambiente. Las administraciones pasadas por decenas de años se dedicaron a concesionar y favorecer a la actividad minera en el pasado y para el futuro. 


El pueblo organizado demanda al gobierno mexicano “No a la mina, sí a la vida”, un Veracruz libre de minería, el 10 de octubre organizaciones encabezadas por la Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (LAVIDA),  en la Plaza Lerdo de Xalapa manifestaron el rechazo a los proyectos mineros que devastan el medio ambiente y ponen el peligro a las generaciones futuras, que dan riqueza económica a un pequeño grupo de personas. El pueblo pide la preservación de las tierras. Se espera una acción clara para el cierre de la actividad minera. 


Emilio y Guillermo Rodríguez integrantes de LAVIDA, han destacado la importancia de que sea emitido un Decreto que estipula que Veracruz es libre de miner