Semillas transgénicas y glifosato de Bayer ponen en riesgo la soberanía y seguridad alimentaria.

Por Izcuauhtli Paz


Monsanto adquirido por Bayer comercializa uno de los herbicidas más vendidos en todo el mundo el Roundup, cuyo principio activo es el glifosato, (N-fosfometil-glicina) este producto organofosforado, sistémico, no selectivo de amplio espectro, se utiliza para eliminar hierbas en los cultivos, al tener contacto con las hojas de las plantas les produce un estrés oxidante que las lleva a la muerte celular. En la agricultura se utiliza también para la erradicación de cultivos ilícitos, desecación de granos y por vía aérea como madurante en la caña de azúcar.

Bayer tiene más de 125 000 denuncias acumuladas desde el 2018, por el efecto cancerígeno y linfoma no Hodgkin, por exposición al glifosato, de las cuales 42 700 son de Estados Unidos. Sin embargo, la compañía solo ha reconocido formalmente como casos archivados y atendidos alrededor de 52,500 hasta abril de este año. Indican acuerdos verbales para resolver de entre 50,000 y 80,000 demandas en su contra. Estos acuerdos aún no se han firmado, se dice que son parte de un plan Bayer de 10,000 millones de dólares para poner fin a la batalla legal de demandas en proceso. Aunque hay demandas que tienen multas impuestas por jueces de más de 250 millones de dólares. Aun así, el glifosato sigue en circulación en casi todo el mundo, sin advertencia de los efectos colaterales.



La pandemia por Coronavirus que se vive actualmente ha dejado al descubierto un panorama critico en México y todo el mundo, abriendo un abanico lleno de incertidumbre en el sector salud, económico, social, político, ambiental y por supuesto la disposición de la comida.


Monstruos agropecuarios como Monsanto desarrollan variedades genéticamente modificadas las cuales son resistentes al glifosato, de esta manera comercializa las semillas transgénicas y el herbicida-glifosato, aumentando la venta de agrotóxicos. Poniendo en riesgo la soberanía y seguridad alimentaria, con esas irresponsables prácticas.


El glifosato tiene efectos negativos contra la salud de los humanos, es altamente cancerígeno, toxico para la dermis, los ojos y vías respiratorias. Se ha reportado aumento de presión sanguínea y reacciones alérgicas, tras el transporte, manejo o aplicación del mismo. Se ha reportado que los síntomas de envenenamiento agudo pueden incluir dolor gastrointestinal, pérdida masiva de líquido gastrointestinal, vómito, exceso de fluido en los pulmones, congestión o disfunción pulmonar, neumonía, pérdida de conciencia y destrucción de glóbulos rojos, electrocardiogramas anormales, baja presión sanguínea y daño o falla renal. La exposición a largo plazo causa toxicidad crónica, efectos reproductivos, acción cancerígena, acción mutagénica. En algunos países esta entre los primeros plaguicidas causantes de envenenamiento en humanos.


También hay afectación al ambiente, las aspersiones con glifosato han generado, un impacto radical a la población de abejas responsables de la polinización del 70 % de las plantas que consumimos. Las dosis que son arrastradas por el viento dañan los cultivos que no son modificados genéticamente, como las plantas silvestres. Al ser un herbicida de alto espectro, pone en riesgo a las plantas en peligro de extinción, y afecta a árboles y arbustos cercanos. Hay contaminación en las capas superiores del suelo, aguas, en alimentos se ha encontrado en cosechas como moras azules, fresas, lechugas, zanahoria y cebada. Efectos sub letales en peces. En las aves es moderadamente toxico, pero al perderse los cultivos silvestres afecta a las aves que se alimentan de estos. Toxico en pequeños roedores. Afecta el desarrollo de lombrices de tierra. El incremento en el uso de herbicidas genera dependencia a estos, la toxicidad del glifosato a organismos benéficos del suelo, a artrópodos predadores y su capacidad de incrementar la susceptibilidad de los cultivos a enfermedades, significa que su uso lleva a los agricultores a incrementar el uso de insecticidas y fungicidas.

Las semillas genéticamente modificadas o transgénicas contribuyen a desplazar la producción local, al patrimonio genético, al ser más resistentes devastan los cultivos autóctonos, en el caso de maíz está en riesgo de desaparecer debido al usos de maíz transgénico, siendo México la cuna de la producción del maíz se ha convertido en un país importador. Ponen riesgo a la diversidad genética de un país megadiverso como lo es México, un centro de origen de muchas especies cultivables, de semillas nativas, criollas, semillas campesinas. Los transgénicos favorecen el aumento exponencial del uso de agroquímicos como el glifosato. Crean dependencia de los productores a empresas transnacionales, perdiendo soberanía, autonomía y modificando las prácticas ancestrales, destruyendo la agrobiodiversidad y el patrimonio natural y cultural, que son la base fundamental para un verdadero desarrollo sostenible. Coloca los intereses corporativos por encima del beneficio nacional, dejando a un lado las alternativas sustentables. Incrementa el costo de producción ya que se paga por su uso.


Es necesario implementar soluciones alternativas y sostenibles a los problemas mundiales y ambientales. En nuestro país se deben impulsar políticas que prohíban prácticas que afecten la soberanía y seguridad alimentaria, como el uso de semillas transgénicas y glifosato. México puede desarrollar la suficiente producción y abastecimiento de los alimentos necesarios para una adecuada nutrición en toda la población, libre de transgénicos y agrotóxicos. Contar con soberanía alimentaria, con propias políticas agropecuarias, producción local sin dependencia de alimento de otros países. Garantizar que los alimentos estén libres de sustancias tóxicas, y que sean adecuados para una alimentación saludable.


En algunos países en el mundo se adoptan acciones ecológicas de sistemas de producción funcionales, sostenibles e integrales. En Cuba, con el bloqueo histórico, se tiene claro que no se puede depender de la importación de alimentos, en la isla se ha formado una estrategia territorial de producción de alimentos que prioriza la agricultura como principal fuente y garantiza el autoabastecimiento local.


En Paraguay se habilitó un canal donde se localiza a las familias más vulnerables y se les instala una huerta familiar con la finalidad de que tengan acceso directo a comida propia para afrontar los efectos de la cuarentena.



Suscríbete a nuestro boletín

  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com