top of page

Un momento decisivo aún en ciernes



Partido Comunista de Canadá (Marxista-Leninista) 7 de noviembre de 2023


El 7 de noviembre se cumple el 106º aniversario de la Gran Revolución Socialista de Octubre de 1917 en Rusia. En "diez días que estremecieron al mundo", se creó el primer estado obrero socialista de la historia. El arquitecto de esa revolución, el gran V.I. Lenin, habló de su significado diciendo que esta revolución emprendió la tarea de completar la revolución democrática que se puso en marcha en Inglaterra en la década de 1660. Las viejas formas de gobierno basadas en la democracia liberal y en una sociedad civil burguesa fueron reemplazadas por otras nuevas. Esto creó una sociedad civil socialista con pleno empleo, educación gratuita, atención médica y vivienda para todos y sin impuestos. Establecía igualdad política ante la ley, plena democracia para elegir y ser elegido, sin privilegios de clase ni clases explotadoras. Afirmó que la paz, la prosperidad, la libertad y la unidad fraterna de los pueblos no son sólo una utopía, una quimera. Son alcanzables y la necesidad de nuestro tiempo.


Hoy, la escoria de las clases dominantes depuestas de entonces está consumida por un fantasma del comunismo que las persigue cada vez que se involucran en prácticas que van en contra de los intereses del pueblo. Han creado un estereotipo del socialismo que es producto de su imaginación desquiciada, dominada por la preocupación mórbida por su propia desaparición.


Tal es el caso de Estados Unidos durante el desarrollo de la campaña para las elecciones presidenciales de 2024 con el candidato y expresidente Donald Trump, quien enfrenta varios cargos federales, alegando que el presidente estadounidense Joe Biden, "junto con una banda de sus matones más cercanos, inadaptados y marxistas, intentaron destruir la democracia estadounidense". Y agregó: "Si los comunistas se salen con la suya, no se detendrá conmigo". Además, en numerosos correos electrónicos de campaña y publicaciones en las redes sociales en los últimos meses, a Trump le gusta afirmar que bajo la administración Biden, Estados Unidos se convertirá en un "régimen marxista del tercer mundo" o en una "nación marxista tiránica".


De la misma manera, Biden refuta las acusaciones de Trump, y lo hace de una manera que también denigra al socialismo. Al defender varios esquemas de pagar a los ricos que otros acusan de ser socialistas, dice cosas como: "Y, por cierto, soy capitalista. No soy socialista". En otra ocasión, se refirió a quienes hacen tales acusaciones en su contra como "idiotas".


Tal es también el caso de la propaganda imperialista difamatoria contra países como China o Rusia que luchan por su derecho a ser, a los que se les llama regímenes autoritarios a los que hay que someter siguiendo el orden constitucional propugnado en Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá y otros países. Este orden constitucional es una democracia al estilo de Westminster basada en la Tesis del Pacto del siglo XVII, a la que dio lugar después de la Guerra Civil Inglesa en la década de 1660. Aunque anticuado y no está en sintonía con las necesidades del siglo XXI, se dice que el gobierno a través de prerrogativas ministeriales es el paradigma de la democracia. El llamado orden internacional basado en reglas que defienden estas potencias es, de hecho, el paradigma del gobierno autoritario. Sin embargo, se lanzan acusaciones contra quienes son vistos como rivales por el control de las fuentes de recursos baratos, la mano de obra, los mercados para la exportación de capitales y las zonas de influencia. Todo ello se utiliza para desviar la atención de los trabajadores y los pueblos del mundo de cómo se lleva a cabo la toma de decisiones y cómo crear un sistema que sea capaz de canalizar eficazmente todos los recursos humanos y materiales de sus países de una manera que los favorezca. Esto es algo que no se puede hacer imponiendo gobiernos de poderes policiales como lo están haciendo los imperialistas yanquis y sus aliados, incluido Canadá.


Al celebrar los logros de la Gran Revolución de Octubre, es importante apreciar cómo los revolucionarios dirigidos por V.I. Lenin resolvieron el problema de conferir el poder de decisión a la clase obrera y a las masas trabajadoras. Hay que reconocer dónde reside el poder de decisión si se quiere idear un sistema que lo ponga en manos del pueblo. Es importante estudiar los logros de la Unión Soviética y de las democracias populares en este frente, incluidas las dificultades a las que se enfrentaron, su causa y los medios utilizados para hacerles frente. Lenin, en su tiempo y en las condiciones que prevalecían en ese momento, emprendió un trabajo crucial para completar la revolución democrática que se había iniciado después de la guerra civil inglesa en la década de 1660. El leninismo proporcionó la base teórica y las definiciones modernas de la democracia que constituyeron el poder soviético.


Hoy en día, también, se requiere trabajo teórico para proporcionar definiciones modernas de democracia, poder popular, gobierno de la mayoría, interés público y todos los demás asuntos relacionados, para asegurar que se cree un sistema de gobierno que otorgue el papel crucial a la clase trabajadora y al pueblo para resolver el problema que ellos y su sociedad enfrentan. Estas soluciones deben activar el factor humano/conciencia social para humanizar el entorno natural y social con el fin de proporcionar a la sociedad un objetivo que ponga al ser humano y a los derechos por el hecho de ser humanos en el centro de sus preocupaciones. En ausencia de este trabajo, los círculos gobernantes continuarán usurpando el poder político y ejerciéndolo en contra de los intereses de la clase trabajadora y el pueblo, causando daños masivos al entorno social y natural y el peligro de desastres mayores porque activan el factor antihumano/conciencia antisocial.


De hecho, cuanto más se profundiza la contrarrevolución lanzada desde la caída de la antigua Unión Soviética, más aumenta la importancia de la Gran Revolución de Octubre para la historia de la humanidad. Fue la restauración del capitalismo en la Unión Soviética lo que llevó a su colapso en el período 1989-91. No fue un fracaso del socialismo, sino del capitalismo. Desde entonces, las consecuencias de la brutal ofensiva neoliberal antisocial encabezada por Estados Unidos y las guerras que ha desatado para lograr un cambio de régimen y dominación siguen causando un daño tremendo a los pueblos del mundo y del planeta Tierra. Los crímenes que Estados Unidos y sus aliados, incluido Israel, están causando hoy no tienen precedentes y es solo el esfuerzo del pueblo por su propio empoderamiento lo que pondrá fin a este estado de cosas.


En las condiciones del retroceso de la revolución, el mundo está despertando para hacer un balance de lo que significa tener una sociedad como la que nació en 1917 cuando se estableció la Rusia soviética y el poder soviético creó una nueva sociedad en la que los trabajadores decidían todos los asuntos de una manera que favorecía sus intereses.


Las condiciones del presente obligan a todos los interesados a mirar los acontecimientos más importantes del pasado desde el punto de vista de las necesidades del presente, para ayudar a asegurar el futuro. En todo el mundo, los pueblos se esfuerzan por crear nuevas formas, basadas en principios democráticos que confieren al pueblo el poder soberano de decisión de una manera que sea coherente con las necesidades del siglo XXI.


La Revolución de Octubre llevó al poder a las fuerzas que dormían en el seno de la vieja sociedad. Los obreros, los campesinos, los intelectuales y otros trabajadores establecieron un poder que les favoreció por primera vez en la historia de la humanidad. La Revolución de Octubre no sólo llevó al poder a una clase completamente nueva, la clase obrera, sino que también inspiró a los trabajadores y oprimidos de todos los países a emprender el mismo camino.


La crisis creada a partir de la Primera Guerra Mundial se resolvió a favor del pueblo cuando la Revolución de Octubre puso fin a la guerra más sangrienta de la historia hasta ese momento, una guerra librada entre las potencias imperialistas por el reparto del mundo.


Esta fue la primera revolución que creó una sociedad completamente nueva. El socialismo apareció en la escena histórica mundial, como lo predijo Karl Marx. La práctica de la revolución proletaria marcó el comienzo de un período completamente nuevo, el período de poner fin a la explotación de las personas por las personas y de crear una sociedad basada en la clase obrera que constituye la nación y la construye a su propia imagen.


El fundador y líder del Partido Comunista de Canadá (marxista-leninista), Hardial Bains, enfatizó que durante todo el período que ha seguido a la Revolución de Octubre, "la gente ha estado profundamente imbuida de cambio. Todo apunta a que se está gestando una gran conmoción para la renovación de la sociedad en este momento. Los trabajadores no pueden sino llegar a la conclusión de que los prejuicios y los dogmas no sustituyen a una conciencia limpia y a un análisis científico, sobre la base de los cuales se puede superar la crisis en la esfera de las ideas y tener lugar el conocimiento a favor del pueblo, y que esta es la preparación ideológica necesaria para la renovación".[1]


"Este período de la historia está planteando cada vez más la necesidad de mirar todos los acontecimientos de la historia con una mente abierta, dependiendo del cuerpo de conocimiento y la experiencia de la vida misma para llegar a conclusiones pertinentes. Una comprensión del presente, un fuerte control de lo que está sucediendo frente a los ojos, se ha vuelto vital para evitar esa ceguera que presenta los eventos de la historia como el trabajo de algunas fuerzas del mal, en lugar de reconocerlos como hitos importantes en el camino de la civilización", agregó Hardial Bains.[2]


El Partido Comunista de Canadá (marxista-leninista) saluda la Gran Revolución de Octubre con un gran optimismo revolucionario, teniendo siempre presente que la misión histórica de la clase obrera es constituir la nación y conferir la soberanía al pueblo. La clase obrera y el pueblo trabajador deben decidir su futuro por sí mismos. Es su obstinada persistencia en lograr la renovación del mundo de hoy lo que refuerza la determinación del Partido de responder al llamado de la historia.

Notas

1. TML Daily, Vol. 22, No. 27, 7 de noviembre de 1992.

2. TML Weekly, Vol. 48, No. 38, 3 de noviembre de 2018.

Comments


bottom of page