Suscríbete a nuestro boletín

  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com

  • Mexteki

XLI Marcha del Orgullo LGBTTTIQ+ en la Ciudad de México

María Teresa Campos Lobo


Imagen @MarchaLGBTCDMX

El pasado sábado 29 de junio se llevó a cabo la XLI Marcha del Orgullo LGBTTTIQ+ (Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Transgénero, Travesti, Intersexual, Queer y más) las cifras de los participantes en la misma fluctúan

de los setenta mil cifra brindada por la Secretaría de Seguridad Ciudadana hasta alrededor de un millón de personas según lo informado por el Comité incluyente T; algo que es importante resaltar es que cada año se suman más aliados. Este año en particular destacaron la presencia de muchas más marcas, que en ediciones pasadas, de lo cual se puede tener varias lecturas, desde quienes están a favor y ven su presencia como parte de la visibilización e inclusión necesaria de la comunidad LGBTTTIQ+ a la vida cotidiana, y hay detractores de esa idea que consideran que las marcas explotan y manipulan a la comunidad para tener une ventaja que se traduzca en un beneficio económico para las mismas.

Independientemente de lo anterior, es fundamental no olvidar de dónde nace la marcha, así como el Día del orgullo gay (28 de junio), misma que tiene sus antecedentes en los disturbios acontecidos en el bar neoyorquino “Stonewall Inn” donde las redadas policiales eran frecuentes, y el acceso al mismo –para seguridad de sus visitantes- era ser reconocido a través de una mirilla, aunado a que al interior se mantenía la pista de baile sin luces, siendo el encendido de las mismas una señal para que dejaran de bailar y comenzar a “comportarse” porque la policía se encontraba ahí.

El 28 de junio de 1968 las personas que se encontraban al interior, simplemente no resistieron más los abusos de la policía, las mujeres transgénero se cansaron de tener que usar por lo menos tres prendas masculinas para no ser detenidas, se cansaron de tener que entrar al baño a mostrar sus genitales para ver si correspondían con su apariencia, porque de lo contrario eran detenidas; lo que sucedió ese 28 de junio fue el cúmulo de frustración, enojo, ira y represión al que fueron sometidas, y a partir de ahí se vinieron desencadenando una serie de sucesos que enmarcan “El Día Del Orgullo Gay”.

En México no nos quedamos atrás con la discriminación y persecución a la comunidad LGBTTTIQ+, muestra de ello es “El baile de los 41”, por haber detenido a 41 personas (siempre se especuló que el número real de detenidos era 42, presumiendo que la persona a la que no se detuvo era el yerno de Porfirio Díaz) durante una redada que se llevó a cabo en la madrugada del 18 de noviembre de 1901, donde la policía a pesar de ser un evento privado irrumpió y detuvo –en palabra de la prensa- a "maricones, travestidos y sodomitas", evento que inspiró a Reyna Pelcastre Reyes a crear el cartel de esta XLI Marcha del Orgullo LGBTTTIQ+, mediante la cual se sigue pugnando por la visibilidad, el acceso de toda la comunidad al ejercicio de sus derechos en todo el territorio mexicano, que se termine con la discriminación que se vive de manera cotidiana y tal como lo contempla el lema de este año “Orgullo 41: Ser es resistir”.