1º de agosto: juicio a expresidentes

Pablo Moctezuma Barragán

Nadie debe ser intocable. Crímenes de lesa humanidad, traición a la patria, corrupción y saqueo de recursos públicos no pueden quedar impunes. Los asesinatos, la tortura, la migración forzosa, los desplazados, el ataque generalizado contra los pueblos deben ser castigados.

Un ejemplo de impunidad es el de Luis Echeverría, quien orquestó las masacres del 2 de octubre de 1968 y del 10 de junio de 1971 e inició la guerra sucia, está documentado que fue agente de la CIA con el seudónimo Litempo 8, nos endeudó y ató a México a los designios del Fondo Monetario Internacional, lo que abriría las puertas al deterioro salarial, el alza de impuestos y el inicio del neoliberalismo una década después. Pero vivió siempre impune.


En la consulta del 1º de agosto se incluyen los presidentes que impulsaron el neoliberalismo desde Salinas hasta Peña Nieto. En el caso de Salinas, él fue quien sometió a México a los designios de Washington, privatizó la banca, teléfonos de México, la banca e impulsó el Tratado de Libre Comercio con EU y Canadá, poniendo a México a competir con economías 15 veces mayor (EU) y el doble (Canadá). Este tratado destruyó la economía nacional abriendo puertas y ventanas a las corporaciones, acabó con la industria nacional, devastó el campo, impulsó el narcotráfico, provocó la migración. Salinas hizo aprobar en 1992 la Ley Nacional de Aguas para entregar este vital recurso a las más grandes empresas, además que modificó el Artículo 27 para privatizar el ejido y desde luego en la minería entregó nuestras riquezas minerales a intereses extranjeros. Se desató una ola de asesinatos contra los militantes sociales del PRD y de diversos políticos. Sin hablar que operó el fraude por el cual llegó a la presidencia en 1988 pisoteando la voluntad popular. Tras el asesinato de Colosio hizo llegar a la presidencia a Ernesto Zedillo.

Ernesto Zedillo Ponce de León, privatizó la deuda de los magnates y en el robo del siglo, los rescató por medio del FOBAPROA en el que el Estado compró la deuda de la banca privada, y nos hizo pagar a los contribuyentes. Por 556 mil millones de pesos pagamos casi un millón y seguiremos pagando hasta 2070. Privatizó Ferrocarriles Nacionales que compró la Union Pacific, empresa que lo contrató posteriormente. Con él se comenzó a disparar la deuda interna. Durante su gobierno se perpetraron masacres como la de Acteal Chiapas donde fueron asesinados 49 tzotziles, el Charco, Guerrero donde ejecutaron a 11 na savi.

Con Zedillo nació el PRIAN, que había gestado Salinas. Vicente Fox llegó como candidato del PAN a la presidencia, prometiendo un “cambio” que fue cambio en reversa. Atacó ferozmente a los huelguistas de la siderúrgica Lázaro Cárdenas Las Truchas en Michoacán donde murieron dos obreros y hubo 45 heridos, encubrió el crimen de Pasta de Conchos, en que murieron 65 mineros, asaltó Atenco en asesinando a dos jóvenes y abusando de 26 mujeres. Reprimió salvajemente en Oaxaca a la APPO en 2006 que cobró 26 vidas. Liquidó la línea aérea Mexicana de Aviación despidiendo a 8500 trabajadores. Cobijó fraudes y despilfarros como los del programa educativo Enciclomedia y los negocios de sus hijastros, como el de Oceanografía con PEMEX. Además, orquestó el fraude electoral del 2006.

Fox firmó el ASPAN con Bush en el que comenzó la anexión de México por EU, integrando Seguridad y Energía con EU, así como Canadá y comenzando la integración de México al Comando Norte bajo el mando del Pentágono.

Felipe Calderón ganó con un fraude en 2006, desatando la guerra en México por órdenes de Karen Tandy administradora general de la DEA que se reunió en octubre de 2006 con Medina Mora y García Luna. Su guerra causó cientos de miles de muertos y decenas de miles de desaparecidos, en 2011 se tenía un registro de más de 200 mil muertos. Genaro García Luna, estaba coludido con el Cártel de Sinaloa, situación por la que hoy es juzgado en EU. Con el gobierno de Calderón, prosiguió la integración militar con EU a través de la Iniciativa Mérida y actuaron agentes armados de EU en México, se integró la Armada a ejercicios navales, hubo injerencia del ejército de EU, el sobrevuelo de drones sobre nuestro cielo y la ulterior incorporación al Comando Norte. Entregó millones de hectáreas a las mineras, solapó los crímenes de la Guardería ABC y el de las 6 trabajadoras de COPPEL en Culiacán, culminando con una contrarreforma laboral que negó todos los derechos laborales.

Desde el 2006 la empresa Odebrecht llegó a México de la mano de Felipe Calderón, haciendo negocios sucios al amparo del poder, entre ellas la operación Etileno XXI firmando contratos leoninos a favor de las corporaciones que llevó a un quebranto de 15 mil millones de pesos, por subsidio en venta de gas etano a bajo precio, dañando petroquímicas de Pajaritos, en Coatzacoalcos, Veracruz.

Enrique Peña Nieto usó recursos ilícitos en su campaña presidencial y compró millones de votos, con la complicidad del IFE, hoy INE. Entregó nuestro petróleo con la Reforma Energética, Peña usó 164 millones de pesos para sobornar a ex legisladores para que éstos aprobaran la reforma energética en 2013. Realizó fraudes como la compra “chatarra” de Agronitrogenados.

Peña fue cómplice de los responsables en el caso de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, así como en la masacre de Nochixtlan y de crímenes como el de Tlalaya.

Y muchas corruptelas, por ejemplo, el abogado de Peña Nieto, Juan Collado, envió 46 millones de dólares a través de empresas ligadas con el Cártel de Sinaloa. En medio de la pandemia descubrimos que dejaron 317 hospitales en obra negra: Fox, Calderón, Peña.

¿Cómo calificar estos crímenes? ¿traición a la patria? La misma es entendida como un problema de seguridad nacional cuando se vulnera la seguridad del estado cuando una acción atenta contra la estabilidad de los intereses nacionales.

Es traición a la patria cuando se realizan actos contra la independencia, soberanía o integridad de la Nación Mexicana para someterla al extranjero, cuando se coloca a las fuerzas armadas a las órdenes de un Estado extranjero. Afecte límites del territorio nacional, playas y fronteras y facilite la ocupación extranjera de nuestro territorio. Se subordine a aparatos de inteligencia de gobiernos extranjeros, les proporcionen información vital sobre nuestra seguridad y colaboren con sus planes de anexión, o subordinación de México. Se entregue sectores estratégicos y/o enajene territorio nacional para beneficio del extranjero. ¿Han cometido estos crímenes de traición a la patria ex mandatarios mexicanos?

¿Qué ha significado el endeudamiento acelerado que vulneró nuestra soberanía nacional, la privatización de sectores estratégicos de la economía, el saqueo de bienes públicos? ¿El desvío de recursos hacia corporaciones extranjeras y las corruptelas realizadas?

Contra viento y marea avanza la Consulta sobre si juzgar o no a los ex presidentes. De entrada, hay que reconocer que la aplicación de la ley no se consulta, los crímenes se castigan, la impunidad se combate. Sin embargo, la consulta da pie a recuperar memoria histórica y socializar la información sobre el catálogo innumerable de crímenes cometidos por los Jefes de Estado mexicanos. En todo el mundo y en América Latina también tenemos muchos ex presidentes encarcelados, desde Guatemala hasta Argentina. Solo en México han gozado de total impunidad, incluso aunque cometieran delitos que se pueden calificar como traición a la patria, y desde luego, corrupción y delitos electorales, no se les investiga, ni se les exige que regresen lo robado.

El llegar a esta consulta significó un esfuerzo significativo, en pocos días se juntaron 2.5 millones de firmas, a su vez el presidente solicitó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación que decidiera sobre la constitucionalidad de la consulta sobre si se debe juzgar o no a los expresidentes. La pregunta debería ser: Estas de acuerdo que los ex presidentes, Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quezada, Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, Enrique Peña Nieto, si se les comprueba algún delito pueden ser juzgados y condenados, sí o no. Pero la Suprema Corte de Justicia de la Nación, aunque la aprobó el 1º de octubre, determinó plantear la pregunta de la siguiente manera: “¿Estás de acuerdo o no en que se llevan a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos encaminados a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?". Esta fórmula es muy ambigua y general y les quita filo a las preguntas. Pero hay que recordar que la mayoría de los ministros ha sido nombrada por el PRI o el PAN o han militado o estado cerca de alguno de estos partidos.

La Suprema Corte giró el turno para su aprobación al senado de la República que le dio su aval por mayoría el 8 de octubre y procedió a mandarla a la cámara de diputados que el 22 de octubre determinó que la consulta se realice el 21 de agosto de 2021 como publicó el Diario Oficial de la Federación. Para que la consulta sea vinculante el porcentaje debe ser del 40%, o sea de 38 millones de personas, lo que explica que el INE realice sabotajes para que no se alcance el objetivo.

El INE se ve obligado a realizar la consulta, aunque dice que no tiene recursos. Su presupuesto de 2021, de 21 mil millones de pesos si le permiten gastar 520 millones de pesos para realizar la consulta. Además, sabemos que cuenta con tiempo oficial en radio y televisión, además de sus recursos para publicidad. Pero para bajar la participación no ha realizado gran difusión y sólo instalará 57 mil casillas, cuando para el 6 de junio se planteó la instalación de 163 mil casillas.

Para finalizar, surge la pregunta: ¡¿Habrá que investigar y juzgar a los expresidentes!? Vamos a votar en la consulta del 1º de agosto. Yo digo que sí. Participemos e impulsemos la consulta. ¿No cree?