25 años del Movimiento Mexicano de Solidaridad con Cuba

Jesús Escamilla

Tamara Barra

La historia de la solidaridad del pueblo de México hacia Cuba es una historia larga, llena de profundos actos de amor. ¿Cómo no recordar la presencia en nuestra tierra de personajes de la historia política y cultural de Cuba que enriquecieron la vida nacional de nuestro país, como el Universal Apóstol de la lucha por la independencia de Cuba y de Nuestra América: José Martí, el poeta y profundo pensador José María Heredia, el joven revolucionario Julio Antonio Mella, ejemplo hasta nuestros días para la juventud por su congruencia y moral revolucionaria; y para el México contemporáneo ejemplo y huella indeleble de la presencia, en la tierra de Hidalgo, Juárez y Zapata, de los expedicionarios del Granma encabezados por el compañero y máximo estadista que ha producido Nuestra América: Fidel Castro.


Es en la Ciudad de México, en casa de María Antonia, en donde Fidel conoce al guerrillero heroico Ernesto Che Guevara; es aquí en donde junto a Raúl, Camilo y un grupo reducido de héroes, entre los que se encontraban los mexicanos Antonio del Conde “El Cuate”, estrecho colaborador de Fidel y Alfonso Guillén Zelaya, iniciaron con una de las epopeyas más grandes que hemos conocido en la historia de la liberación de los pueblos, la cual, no hubiese sido posible sin el apoyo de las heroicas mujeres cubanas como Celia Sánchez, Vilma Espín, Hayde Santamaría, y muchas otras que con su esfuerzo y sacrificio contribuyeron a lograr la liberación definitiva del pueblo cubano.

En este 25 aniversario es importante recordar algunos momentos de la historia de la solidaridad entre nuestros pueblos como aquel que nos legó el General Lázaro Cárdenas del Río al intentar ir a defender, junto al pueblo cubano, la soberanía cubana ante la agresión mercenaria de Playa Girón; o bien la solidaridad material de nuestro pueblo ante los diversos fenómenos naturales que han azotado el territorio cubano, o cuando apenas hace pocos años ante la irresponsable y servil pretensión del señor Fox de romper relaciones diplomáticas con Cuba el papel que jugó el Movimiento Mexicano de Solidaridad con Cuba, MMSC, se fue decisivo para impedir tal afrenta y quedó claro qué lo que une a los pueblos ningún pelele lo puede separar.

Estos veinticinco años no han sido fáciles, pero tampoco difíciles, como dicen nuestros hermanos cubanos, hemos logrado algo que va en contra de las tradiciones de la izquierda en México y el mundo: superamos la división y negamos la máxima que dice: pocos, pero sectarios.

En estos años no hemos estado exentos de errores, hemos superado provocaciones, decepciones, infiltraciones y siempre la madurez y la buena voluntad de las y los miembros del MMSC nos han sacado adelante. El MMSC es nacional, plural, tiene autoridad moral y es profundamente unitario.

Hay que decirlo: el enemigo no descansa lo bueno es que nosotros tampoco, y por ello dejamos claro que cualquier intento de las y los traidores vende patrias de engañar y confundir al pueblo de México tendrá una respuesta pacífica, enérgica y decidida del MMSC. Nuestra Patria jamás será tierra fértil para los enemigos de la soberanía y la autodeterminación de los pueblos.

El viento que nos mueve viene de lejos, tenemos historia, tenemos memoria, pero lo más importante tenemos esperanzas, futuro y certezas.

Hoy Cuba resiste y avanza y nosotros cumplimos los primeros 25 años de solidarios combativos alegres y amorosos. El presente es de lucha solidaria… el futuro es nuestro.

El Movimiento Mexicano de Solidaridad con Cuba ha tenido un trabajo permanente desde hace más de 25 años, incontables son las actividades de solidaridad que hemos realizado en todo el país. Hemos logrado la consolidación de comités de solidaridad con Cuba en casi todos los Estados de la República Mexicana reivindicando la unidad y el amor, como premisas básicas de nuestra militancia a favor de la Revolución cubana.

Jesús Escamilla. Primavera, 2020

El fallecimiento del compañero Jesús Escamilla a causa de Covid-19 el día 9 de junio del 2020, ha sido una irreparable y muy lamentable pérdida. Él con su congruencia, dirigencia, cultura, inteligencia y amor, nos enseñó la importancia de la solidaridad. El Movimiento Mexicano de Solidaridad con Cuba, día a día lucha por mantener su legado, realizando con mayor fuerza, entrega y entusiasmo cada acción, cada pronunciamiento, cada encuentro, pues como decía José Martí “la mejor forma de decir es hacer”, por lo que a pesar de los momentos complejos por los que ha pasado el mundo a causa de la pandemia que ha cambiado y trastocado la vida de mucha gente, en este 25 aniversario del MMSC nos sentimos fortalecidos y con la gran responsabilidad de continuar luchado y trabajado por lograr un mundo mejor, tal y como nos lo enseñó el comandante Fidel Castro.

Que nadie se confunda, seguiremos trabajando para fortalecer los lazos de amistad entre Cuba y México, vamos a continuar realizando las acciones necesarias para llevar a todos los rincones de nuestro país y del mundo nuestras fuerzas y energías necesarias para poner fin al bloqueo económico, financiero, cultural, que mantiene Estados Unidos en contra de Cuba desde hace más de 60 años, seguiremos luchando porque el gobierno estadounidense devuelva el territorio que mantiene ilegalmente ocupado en Guantánamo, Cuba, y por hacer cumplir al pie de la letra el derecho que tienen todos los países del mundo por su autonomía, libre autodeterminación.

Invitamos a todas las personas y organizaciones que así lo deseen a sumarse al MMSC, para que de manera coordinada y unitaria realicemos acciones de solidaridad a favor de Cuba y de su revolución.

¡Hasta la victoria siempre! ¡Patria o Muerte! ¡Venceremos!

Tamara Barra, primavera 2021