50 días de Paro Nacional en Colombia

Por Izcuauhtli Paz

Después de 50 días de masivas protestas en Colombia, de diálogos sin resultados y no poder llegar a un consenso con el Gobierno represor y antipopular para firmar un preacuerdo de garantía a la protesta, el Comité Nacional de Paro, indicó el pasado martes 15 de junio, la suspensión de las manifestaciones concurrentes que se organizaban cada miércoles en el país como parte del paro nacional. Por otro lado, los más de 350 comités locales y más de 30 sectores sociales, consensuaron internamente para definir nuevas acciones en asambleas, encuentros, foros, conversatorios, actividades pedagógicas, lúdicas, culturales, es decir continuarán los diálogos regionales para construir proyectos de ley con los que se conformar el pliego de emergencia.


Son varios los sectores que han aceptado poner un freno temporal a las movilizaciones especialmente por la situación epidemiológica del coronavirus, las cifras van en aumento reportándose récord de muertes a inicio de semana con datos de 588 defunciones, a punto de llegar a las 100,000 muertes y son 24 mil 376 nuevos casos por la pandemia en el país, la interrupción temporal no va a frenar a la lucha, el Comité Nacional de Paro indica que las causas que generaron este movimiento se mantienen vigentes y no cejará hasta que haya solución a las peticiones de los colombianos.

La Central Unitaria de Trabajadores también anuncio la convocatoria a un concierto nacional para el 20 de julio del 2021, como conmemoración al primer año en que el Comité entregó al Gobierno Central el pliego de peticiones que motivaron a las manifestaciones desde finales de 2019, para la misma fecha se presentaran proyectos de ley al Congreso atendiendo las peticiones, además de realizar una convocatoria “Por vida, paz, democracia y contra las políticas neoliberales del gobierno de Duque”.

El 13 de este mes fue develado un monumento a la Resistencia Popular en Cali, una de las ciudades que mayor represión y violencia ha vivido tras la actual movilización, donde más muertos, heridos y desaparecidos se han reportado. A la fecha los grandes abusos del poder en esta movilización desde el 28 de abril, ha dejado a más de 60 muertos, más 5 mil personas afectadas por la violencia policial, heridos, violencia física, violencia sexual, violencia de género, lesiones oculares, auditivas y físicas en general, más de 1 mil 600 detenciones arbitrarias, todas estas atrocidades por la policía a cargo del gobierno colombiano encabezado por Iván Duque títere de Uribe y por supuesto de Estados Unidos.

El Paro Nacional en Colombia ha logrado frenar la reforma Tributaria, la reforma de Salud, renuncias del ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla, de la canciller Claudia Blum, del comandante de la Policía de Cali el General Juan Carlos Rodríguez, además de no ser prioritario el fútbol y no realizarse la copa América en el país.

También quedó claro a nivel nacional e internacional que en Colombia es prioritaria una renovación democrática, reformar la policía, la desmilitarización, impedir la impunidad y su sujeción al Imperio Yanki. Es necesario que se fortalezca la organización de los colombianos desde la base, desde el pueblo, hombres y mujeres, trabajadores, estudiantes, maestros, amas de casa, que se tiene que priorizar la educación, salud, trabajo, paz, respeto, autonomía y soberanía, para triunfar y dejar a un lado los intereses de los capitales y la tiranía.