7 DE ABRIL DE 1858, BENITO JUÁREZ DESIGNA GENERAL EN JEFE A SANTOS DEGOLLADO

Valentina Galeana

El presidente Benito Juárez partió al Estado de Colima, y decidió que Santos Degollado permaneciera en ese estado para reorganizar el ejército liberal que tenía a su mando, por lo que el 7 de abril expidió un decreto, concediéndole amplias facultades en materia hacendaria y militar. El mandato se transcribe textualmente;


1. Queda nombrado General en jefe el Exmo. Sr Don Santos Degollado, facultado ampliamente en su ramo de guerra para hacer cuando estime. Necesario al restablecimiento de la paz y al sostenimiento de las instituciones.

2. Queda así mismo ampliamente facultado en el ramo de hacienda

3. Queda igualmente facultado en los de Ramos por solo lo estrictamente relativo al buen desempeño de los ramos principales que le encomienden

Santos Degollado participó con Melchor Ocampo en los enfrentamientos contra los centralistas de Santa Anna, en 1854, se unió al levantamiento militar que promovió el Plan de Ayutla, su actuar durante la guerra de reforma fue muy relevante, por la nobleza de sus sentimientos se le llamó “el santo de la reforma”.

En junio de 1861, al conocer la noticia de la ejecución de Melchor Ocampo, solicitó perseguir a los asesinos y se lanzó contra las fuerzas de los generales Félix Zuloaga y Leonardo Márquez, pero fue sorprendido y el 16 de junio de 1861, fue fusilado en el monte de las cruces se le sepultó en Huixquilucan, Estado de México.

El 5 de julio de 1862, sus restos fueron trasladados al panteón británico de la Ciudad de México y finalmente, el 15 de junio de 1963, sus restos fueron inhumados en la rotonda de los hombres ilustres de la nación.

El congreso de la unión dispuso que su nombre se inscribiera en letras doradas en su recinto de sesiones.