top of page

Asamblea de los Pueblos del Caribe publica importante carta abierta sobre Haití



Workers Forum 2 de octubre de 2023

Una Carta Abierta a los Jefes de Gobierno de la Comunidad del Caribe (CARICOM) fue emitida por la Asamblea de los Pueblos del Caribe el 5 de septiembre sobre la situación en Haití. Aborda claramente los peligros de que los miembros del llamado Grupo Central sobre Haití, Estados Unidos, Canadá y Francia envíen una fuerza policial keniana, de 1.000 o más efectivos, para intervenir como su representante en Haití. Las fuerzas policiales de Kenia fueron entrenadas por los británicos durante el dominio colonial en Kenia para reprimir violentamente a su propio pueblo en rebelión contra el dominio colonial y neocolonial. Son conocidos por su brutalidad. Que el Grupo Central reclute a la policía de Kenia y obtenga la aquiescencia de Jamaica y las Bahamas es un mal augurio para el pueblo de Haití y no es un buen augurio para el pueblo de todo el Caribe. Trae más vergüenza a Canadá, cuyo papel en Haití ha sido despreciable desde que se unió a Estados Unidos y Francia para llevar a cabo un golpe de Estado en 2004 y mantener fuerzas títeres en su lugar desde entonces.

La situación exige que los canadienses protesten en voz alta por lo que Canadá está haciendo contra Haití. El papel de Canadá en la facilitación de una guerra de poder de Estados Unidos en Haití fomentará aún más la violencia de las bandas políticas y criminales que están haciendo de la vida del pueblo haitiano un infierno, ya que junto con los Estados Unidos y Francia organizaron el golpe de estado contra el presidente electo Jean-Bertrand Artistide. El Grupo Central ha impuesto los regímenes títeres corruptos uno tras otro desde entonces, mientras que la gente vive en la miseria forzada. El pueblo haitiano tiene la tradición más larga de luchar por sus derechos de cualquier país desde que derrocó al brutal régimen de esclavos francés en 1804. Desde entonces, Francia, Estados Unidos y ahora Canadá se están vengando para controlar la isla estratégicamente ubicada, rica en recursos codiciados, que han convertido en una fábrica de explotación.

La Carta Abierta emitida por la Asamblea de los Pueblos del Caribe a la CARICOM fue enviada en vísperas de una reunión especial de Jefes de Estado que se celebrará virtualmente y será convocada por el actual Presidente de la CARICOM, el Honorable Roosevelt Skeritt, Primer Ministro de Dominica. Dice así: "Una vez más nos vemos obligados a comunicarnos con usted sobre la situación en Haití y a expresar nuestra grave preocupación por la posición que CARICOM puede estar contemplando con respecto a su intervención". Y continúa: "Estamos profundamente preocupados por las posiciones adoptadas por dos estados miembros de CARICOM, Jamaica y las Bahamas, para apoyar una intervención militar en forma de 1.000 policías de Kenia. Estos dos Estados miembros adoptaron esta posición antes del informe y las recomendaciones del Equipo de Personas Eminentes y en ausencia de una decisión de la CARICOM. Esto es inaceptable, ya que demuestra una total falta de respeto por las Personas Eminentes, una de las cuales es un ex Primer Ministro de Jamaica y otra es un ex Primer Ministro de las Bahamas. Además, la posición de Jamaica y las Bahamas en ausencia de una posición colectiva de la CARICOM demuestra una vez más que algunos gobiernos están dispuestos a saltar a la melodía de países y fuerzas externas a la CARICOM.

"No debe haber ninguna intervención militar o cuasi militar extranjera en Haití. Esto incluye a los 1.000 o el número que sea de agentes de policía de Kenia. Creemos que, especialmente dada la larga y muy dolorosa experiencia de Haití de intervención militar extranjera, cualquier intervención de este tipo no sólo no tendrá éxito, sino que bien puede exacerbar la crisis: política y violencia/pandillas. Está claro para nosotros que Kenia está siendo promovida como un representante ya que los países del Grupo Básico, Estados Unidos, Canadá y Francia, reconocen que el resentimiento dentro de Haití a su intervención militar sería inmenso. CARICOM no debe ser visto también como un representante del Grupo Básico, que es en gran parte responsable de la crisis de Haití".

Con respecto al régimen de Ariel Henry, la carta señala: "Fue la decisión del Grupo Central la que resultó en que Henry se convirtiera en Primer Ministro, ya que había y sigue habiendo, no hay Parlamento". La carta continúa: "Ariel Henry no es y no puede ser parte de la solución a la crisis de Haití. La presencia de Ariel Henry en cualquier gobierno de transición o el establecimiento por él de un gobierno de transición será un obstáculo importante para el proceso de control de las pandillas y para facilitar elecciones libres y justas. Ariel Henry carece de legitimidad y cualquier legitimidad que pueda haber tenido se está evaporando dada su incapacidad para abordar cualquiera de los problemas de la gente. Muchos creen que Henry está estrechamente alineado con las pandillas y, por lo tanto, contribuye a la violencia y los actos criminales de las pandillas". [...]

"Henry y cualquier sucesor de él establecido a través de un proceso electoral que no es ni libre ni justo simplemente permitirá a las élites mantener su control del poder, para satisfacción del Grupo Central. Por lo tanto, la CARICOM debería adoptar una posición audaz e incluso sin precedentes y pedir a Henry que se haga a un lado en interés de la paz y del pueblo haitiano. [...]

"Para comenzar el camino hacia la buena gobernanza, es necesario que haya un gobierno de transición, como proponen muchas organizaciones cívicas en Haití, que estaría compuesto por una muestra representativa de organizaciones de buena fe de la sociedad civil, o sus nominados deberían tener el mandato de nombrar la Comisión Electoral constituida de conformidad con la Constitución del país y establecer el proceso para elecciones libres y justas al Parlamento y a la Presidencia. El gobierno de transición tendrá la legitimidad para obtener el apoyo y la asistencia de la CARICOM con respecto a la reconstrucción y/o el fortalecimiento institucional, inicialmente para permitir las elecciones y en otras áreas según se solicite".

Según la Asamblea de los Pueblos del Caribe, "hay una fuerte opinión dentro de Haití de que la PNH (Policía Nacional de Haití) puede hacer frente a las pandillas y controlar la violencia. Que no hayan podido hacerlo se debe al apoyo político a las pandillas. Si se elimina eso, la PNH estará en una posición más fuerte. La PNH, sin embargo, necesita apoyo material: drones, vehículos y otros materiales de inteligencia y seguridad. También puede ser necesaria alguna capacitación adicional. Aquí es donde la CARICOM y otros países pueden ayudar. La PNH, con el apoyo de un gobierno de transición adecuado y del propio pueblo haitiano, puede hacer frente a las pandillas. Ya hay evidencia de que la colaboración entre la PNH y la comunidad ha tenido éxito en contrarrestar a las pandillas. Esto ha sido esporádico, sin embargo, con las condiciones adecuadas puede ser un modelo que funcione".

La carta concluye: "CARICOM ha tomado posiciones firmes y de principios sobre Haití en el pasado, como su firme oposición a los golpes de Estado de 1991 y 2004. Esas posiciones contribuyeron a las luchas democráticas del pueblo haitiano. Este es otro momento clave en la historia de Haití. Una vez más, la CARICOM tiene que tomar el terreno ético y moral. Esperamos con interés sus decisiones derivadas de su reunión".

(Con archivos de la Organización Caribeña para el Empoderamiento de los Pueblos)

Commentaires


bottom of page