Barbados se declara república

Renewal Up Date -N°70- 30 de noviembre 2021


¡Sí! ¡Se puede hacer!

Hoy, 30 de noviembre, Barbados se convirtió en una República. La República de Barbados fue declarada en una ceremonia a última hora de la noche del 29 de noviembre en la Plaza de los Héroes Nacionales en la capital, Bridgetown, para coincidir con el aniversario de la independencia formal de Barbados de Gran Bretaña, hace 55 años.


Con esta acción, Barbados se ha convertido en la cuarta de las colonias anteriores de Gran Bretaña en el Caribe en convertirse en una república, después de Guyana, Trinidad y Tobago y Dominica, que ya habían tomado este camino hacia adelante.

En este día, la Reina de Inglaterra deja de ser la jefa de Estado de Barbados; la palabra "royal" se eliminará de los nombres de las instituciones y ya no llevarán la insignia de la reina británica; la nueva jefa de Estado es la recién elegida presidenta, Dame Sandra Mason.

El Partido Marxista-Leninista de Canadá felicita al pueblo de Barbados por este logro en su larga lucha en curso para afirmar su derecho a ser y ajustar cuentas con los 400 años de historia colonial que comenzaron con la toma de la isla por los propietarios de esclavos ingleses en 1627, la introducción del brutal sistema de esclavitud para administrar las plantaciones de azúcar, independencia formal hace 55 años y ahora la declaración de su República. Todavía no se han tratado los arreglos constitucionales heredados de los británicos cuando se declaró la independencia formal hace 55 años por ley del propio parlamento británico.

La transición

A finales de mayo, el gobierno de Barbados anunció que había establecido un Comité Asesor de Transición de La Condición Republicana (RSTAC), especificó su mandato y le dio poco más de cuatro semanas para producir un informe a mediano plazo y un informe final para fines de septiembre. Este proceso fue consistente con los arreglos constitucionales actuales impuestos en la isla por la Ley de Independencia de Barbados y la Orden de Independencia de Barbados de 1966, ambas aprobadas en el parlamento británico. Estos instrumentos jurídicos representan la base jurídica sobre la que se basa la independencia del país. Refuerzan el sistema de Westminster que consagra un marco político dentro del cual se aplica el despojo y la falta de poder de la mayoría. Bajo este sistema, la población afrodescendiente fue esclavizada durante 200 años, seguido de otros 100 años de guetos coloniales, empobrecimiento y marginación. A pesar del logro del sufragio universal en 1951 como resultado de la lucha popular por el empoderamiento, la estructura constitucional y legal sigue siendo la establecida para facilitar el control de Barbados por la oligarquía financiera neoliberal y sus instituciones y bajo la tutela de potencias extranjeras, especialmente los imperialistas estadounidenses y sus aliados. Esto es algo que el movimiento popular por el empoderamiento en el Caribe y el movimiento por las reparaciones está seriamente impugnando, desafiando y esforzándose por poner fin.

El vicerrector de la Universidad de las Indias Occidentales, el historiador de Barbados y presidente de la Comisión de Reparaciones de la Comunidad del Caribe (CARICOM), el profesor Sir Hilary Beckles, dijo que la declaración de la República marca un momento histórico para Barbados, el Caribe y todas las sociedades poscoloniales. "Este es el final de la historia de la explotación colonial de la mente y el cuerpo", dijo. "El pueblo de esta isla ha luchado, no solo por la libertad y la justicia, sino para alejarse de la tiranía de la autoridad imperial y colonial", agregó. Destacó que Barbados era "el sitio colonial de Gran Bretaña de la primera 'sociedad de esclavos negros', la sociedad más sistémicamente violenta, brutal y racialmente inhumana de la modernidad".

Entre 1627 y 1833, se estima que 600.000 africanos esclavizados fueron brutal e inhumanamente transportados a Barbados, siendo puestos a trabajar en las plantaciones de azúcar y ganando fabulosas fortunas mal habidas para los propietarios ingleses. Esta es una proporción considerable de los más de 10 millones de seres humanos de África que, si sobrevivieron al brutal viaje, entre los siglos 15 y 19, terminaron golpeados y trabajando en las plantaciones.

"Barbados bajo el dominio colonial inglés se convirtió en el laboratorio de las sociedades de plantaciones en el Caribe", dijo Richard Drayton, profesor de historia imperial y global en el King's College de Londres, que vivió en Barbados cuando era niño. "Se convierte en el laboratorio de la sociedad esclavista, que luego se exporta a Jamaica y las Carolinas y Georgia después de eso".

Escribiendo en Open Democracy, el periodista de Barbados Today Kareem Smith dijo: "Muchos de mis compañeros jóvenes barbadenses ven el 30 de noviembre como el comienzo de un nuevo viaje nacional. De hecho, muchos de nosotros no estamos contentos con el simple simbolismo de tener un jefe de estado de Barbados. En cambio, vemos la necesidad de pasar de un orden centenario que confirió un tremendo poder a un concepto de soberanía hereditaria que nunca fue consistente con nuestra identidad. Como soberano, el monarca británico posee todas las tierras estatales, edificios, equipos, empresas estatales, los derechos de autor de las publicaciones gubernamentales y emplea a todo el personal del gobierno".

Lalu Hanuman, del Movimiento 13 de junio de 1980, dijo: "Mucha gente no se da cuenta de los vínculos entre la Familia Real y la esclavitud. Sus manos están atrapadas en él. Y una cantidad sustancial de su riqueza provino de ella. El Palacio de Kensington fue construido directamente a partir del comercio de esclavos por el rey Guillermo III. Antes de eso, Isabel I concedió una carta real a Sir John Hawkins y le proporcionó barcos para el comercio de esclavos. También le dio su propio escudo de armas, que representaba a una persona africana encadenada". Un barco inglés reclamó Barbados para el rey Jacobo I en 1625.

Ahora, 55 años después de que Barbados declarara su independencia, su pueblo finalmente ha destituido a la reina Isabel II como jefa de Estado y ha proclamado a Barbados una república. Las manifestaciones que exigían una disculpa y reparaciones de la realeza y el gobierno del "Reino Unido" se reunieron con el príncipe Carlos a su llegada a Barbados el 29 de noviembre. Las reparaciones adeudadas se cuentan con cientos de millones de libras. La lucha de los pueblos de Barbados, el Caribe, los Estados Unidos y toda África y Asia por la reparación de los daños causados por la esclavitud está tomando un nuevo impulso.

Los canadienses aprenden mucho de la lucha del pueblo de Barbados por el empoderamiento y el logro de su República. Sobre todo, ¡muestra que se puede hacer! Una antigua colonia británica puede lograr no solo la independencia, sino también romper los límites impuestos por las leyes del parlamento británico. Tales leyes imponen los arreglos constitucionales que son supervisados y mantenidos en vigor por la persona incorporada del monarca que se sienta en el trono inglés como jefe de estado. A pesar de que el heredero degenerado al Trono Inglés estuvo presente durante las ceremonias de declaración de la nueva República de Barbados, esta declaración es un movimiento oportuno. El pueblo de Barbados no tendrá que sufrir las imposiciones que exige el Acta de Sucesión inglesa medieval una vez que el actual monarca en funciones sea reemplazado por otro como si esto fuera lo que quieren sus "súbditos". Muestra que los intentos son en vano por los cuales la clase dominante les dice a los canadienses y quebequenses que solo bajo las "antiguas" instituciones británicas y los arreglos constitucionales, con el permiso del monarca sentado en el Trono Inglés, se pueden establecer nuevos arreglos sobre la base de poderes prerrogativos egoístas.

¡Un jefe de Estado electo es posible! ¡Se puede hacer! ¡Hay que hacerlo! ¡Que el pueblo decida y constituya Canadá sobre una base moderna, como mejor le parezca!

La trata de esclavos y el azúcar

El periodista de Barbados Today Kareem Smith escribe: "La mayoría de los barbadenses entre las edades de 18 y 35 años son conscientes de los detalles clave de la trata transatlántica de esclavos. Nuestros antepasados trabajaron después de ser secuestrados de sus hogares en África Occidental, despojados de su dignidad y obligados a trabajar en plantaciones de azúcar en condiciones agotadoras como propiedad de la burguesía de Gran Bretaña.

"Esta forma bárbara y brutal de trata de personas, asesinato, tortura y violación hizo ricos a los hombres de los perpetradores de estos crímenes atroces. Amasaron enormes fortunas, que sentaron las bases de la riqueza multigeneracional. Los jóvenes barbadenses ahora saben que, con el tiempo, esas fortunas mal habidas fueron consideradas tan gloriosas por los esclavistas que la isla fue comúnmente conocida como "Little England" y considerada como un modelo casi perfecto para el comercio.

"Ese fue solo el comienzo de un período de atrocidades tácitas, que duró más de 300 años. Continuó mucho más allá de la abolición de 1807 de la trata transatlántica de esclavos y la abolición formal de la esclavitud por las asambleas coloniales en el Caribe en 1838.

"El comercio de esclavos fue, por supuesto, respaldado por la familia real británica. Junto con otras familias británicas adineradas, la realeza británica desempeñó su papel en esta forma más despreciable de capitalismo. El Barbadian, un periódico de Bridgetown que se publicó de 1822 a 1861, informó de una proclamación de 1824 del rey Jorge IV, afirmando que la "población de esclavos ... no merecerán Nuestra Protección si no rinden toda sumisión a las Leyes, así como la obediencia obediente a sus amos".

"El legado de la esclavitud es el subdesarrollo y la dependencia. Esta dependencia era tan profunda que cuando Gran Bretaña respondió a los rendimientos decrecientes de su proyecto colonial con el "regalo" de la independencia, Barbados se vio obligado a aceptar al monarca británico como propio. También heredamos el sistema de gobierno de Westminster, el Consejo Privado Británico como el Tribunal de Apelación final y muchas leyes antiguas, incluida la criminalización de las relaciones entre personas del mismo sexo.

"Después de obtener la independencia, Barbados creó sistemas que podrían ayudar a elevar al ciudadano negro promedio, que invariablemente descendía de antepasados esclavos. Todos tenían acceso a la educación, la atención médica y las comidas escolares gratuitas. Se estableció un plan de seguridad social bajo el primer ministro, Errol Barrow.

Aun así, Barbados conservó cierta admiración por la familia real británica en los años inmediatamente posteriores a la independencia. Eso ahora ha disminuido, a medida que los jóvenes barbadenses aprenden sobre su historia y la de las Indias Occidentales. De hecho, muchos incluso han cuestionado la decisión de la Primera Ministra Mia Mottley de invitar al Príncipe Carlos a ser invitado de honor en las celebraciones de nuestra república. Un joven abogado tuiteó: "¿Viene con reparaciones?"

"Lo que representa la familia real británica es lo más importante en la mente de los jóvenes de Barbados cuando piensan en la autodeterminación real. Cincuenta años después de la independencia, una clase más educada y consciente de los barbadenses es capaz de identificar las evidentes deficiencias de una sociedad que sufrió 400 años de opresión.

"Hay una aceptación abrumadora de que ahora es el momento de comenzar un proceso de reforma social más profunda, de escribir una nueva constitución y consagrar un sistema de gobierno y orden social que refleje quiénes somos como pueblo y aborde las luchas históricas que nos definen.

"Es por eso que el plan de diez puntos esbozado por la Comisión de Reparaciones de CARICOM tiene sentido. Ofrece un "camino hacia la reconciliación, la verdad y la justicia" para las víctimas de la trata de esclavos, comenzando con una disculpa completa y formal de varios gobiernos europeos. También sugiere planes para la rehabilitación psicológica, la cancelación de la deuda, la erradicación del analfabetismo y la transferencia de tecnología de los antiguos amos de esclavos del Caribe".