top of page

Cómo Israel intenta silenciar a las organizaciones feministas y de derechos humanos en Palestina

ANNE PAQ | BASTA MEDIA

14 DE MARZO DE 2023 VIENTO SUR


En su lógica represiva ,Israel apunta particularmente a la sociedad civil palestina. Seis organizaciones de derechos humanos o feministas han sido declaradas “terroristas”, pero no abdican. Contamos sus combates.


Por lo general, muy afable, Shawan Jabarin aparece serio durante la conferencia de prensa improvisada, horas después de la incursión militarisraelí contra las oficinas de la ONG que dirige, la organización palestina de derechos humanos, Al-Haq. Shawan Jabarin ha recibido numerosos premios internacionales por su acción, también es el secretario general de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH). Es una referencia imprescindible para cualquiera que trabaje o milite a favor de los derechos humanos. El 21 de agosto de 2022, justo antes del amanecer, las fuerzas militaresisraelíes llevaron a cabo ataques contra las seis ONG que Israel declaró “terroristas” un año antes. Al-Haq se encontraba entre los objetivos, así como otras organizaciones de la sociedad civil1. Las oficinas de otra organización, el Health Work Committees (HWC) también han sido registradas.


Las puertas de la sede de Al-Haq, así como de otras ONG, están selladas. En ellas se muestra una orden militar que indica que las organizaciones son ilegales y deben ser cerradas. En vano, la placa de metal que sella la puerta de Al-Haq se retira unas horas después, y ahora se encuentra en una exposición en la fundación cultural Al-Qattan en Ramala.


Ninguna de las ONG incriminadas porIsraelha detenido su trabajo. Por el contrario, tras su designación como “terroristas”, hicieron frente común y lanzaron la campaña “Stand by the 6” (“Apoyemos a las 6”), difundida por muchas organizaciones internacionales. Investigaciones independientes desmontan las llamadas pruebas aportadas porIsrael. “Esta decisión escandalosa e injusta es un ataque del gobiernoisraelí contra el movimiento internacional de derechos humanos [...] Es una escalada alarmante que amenaza con poner fin al trabajo de las organizaciones de la sociedad civil más importantes de Palestina. La incapacidad de la comunidad internacional durante décadas para desafiar las graves violaciones de los derechos humanos por parte deIsraele imponerle sanciones significativas ha animado a las autoridadesisraelíes a actuar de esta manera descarada ”, protestan conjuntamente Amnistía Internacional y Human Rights Watch.


Años de intimidación y represión


Sin embargo, este calificativo de “terrorista” no ha dejado de tener consecuencias. Al-Haq, que emplea a 45 personas, ha perdido la financiación de la Comisión Europea durante varios meses, lo que ha implicado retrasos en los salarios. Sin embargo,Israelha fracasado diplomáticamente. Numerosas delegaciones internacionales acudieron a las conferencias de prensa organizadas por las seis ONG “terroristas”. Nueve estados europeos, entre ellos Alemania y Francia, dijeron que continuarían su trabajo con las ONGs, ya queIsraelno proporcionó “información sustancial” para demostrar el fundamento del calificativo. La Comisión de Investigación de las Naciones Unidas sobre la situación en los territorios ocupados también celebró audiencias públicas el 7 de noviembre de 2022 en las que estas ONG fueron invitadas a hablar. Sin embargo, más allá de las declaraciones de apoyo, Shawan Jabarin pide acción y sanciones: “No puedo comparar a víctimas con víctimas. Pero al mismo tiempo, veo las reacciones de Europa y Estados Unidos hacia Ucrania. Pueden actuar en 5 minutos si tienen la voluntad política. La pregunta es: ¿por qué hay una voluntad política de actuar allí, pero no aquí? Hace décadas que reclamamos sanciones contraIsrael. Es hora de actuar”.


Shawan Jabarin ya se ha enfrentado a la intimidación y la represiónisraelíes. Él mismo estuvo encarcelado durante varios años en las cárcelesisraelíes, en las que fue torturado. Una vez que se convirtió en director de Al-Haq en 2006,Israelle prohibió viajar durante varios años. También fue amenazado de muerte. “La libertad, la dignidad y los derechos humanos se merecen a cualquier precio, y estoy preparado para ello”, dice cuando se le pregunta si teme volver a estar en la cárcel. Al-Haq tuvo que enfrentarse a múltiples obstáculos: oficina registrada en 2002; campaña de difamación dirigida a sus donantes; amenazas de muerte contra, en particular, la empleada de Al-Haq en los Países Bajos, sede de la Corte Penal Internacional (CPI); teléfono hackeado por el software espía Pegasus. “Espero todo deIsraelno porque estemos haciendo algo mal, sino porque estamos haciendo algo bien”, continúa.


Al día siguiente de la incursión, Shawan Jabarin recibió una llamada telefónica de la Agencia de Seguridad deIsrael(ISA o Shin Bet), ordenándole que se dirigiera a la base militarisraelí de Ofer, y amenazándolo con ser arrestado. Se niega y solo irá si recibe una convocatoria según las vías oficiales. Otros representantes de la sociedad civil aceptan ir allí, como Tahreer Jaber, la directora de la organización feminista UPWC (Unión de Comités de Mujeres Palestinas). Llamada a las cinco de la mañana mientras las fuerzasisraelíes invaden las oficinas de la asociación, inicialmente se niega. Luego se siente obligada a ir a la citación cuando la inteligenciaisraelí llama al teléfono de su hija de 14 años... Ellos y ellas sufren presión e intimidación.


Israelquiere silenciarnos y cerrarnos


Al-Haq es una de las ONG de derechos humanos más antiguas del mundo árabe: fue fundada en 1979 por abogados. Su principal actividad: documentar las violaciones de los derechos humanos cometidas porIsrael. Los “corresponsales” locales (fieldworkers) se establecen en cada zona de Cisjordania, en Jerusalén y en la Franja de Gaza. Tienen la misión de recopilar pruebas y testimonios.


Su campo de acción también se extiende a los abusos cometidos por la Autoridad palestina. Sus abogadas y abogados pueden llevar a cabo acciones legales en los tribunales palestinos o israelíes (a veces a través de abogados y abogadas israelíes). Al-Haq también es una de las ONG que tiene una representación ante la CPI de La Haya. Sin olvidar su trabajo de defensa, publicación de informes o contenidos multimedia. El video sobre el asesinato de una periodista de Al-Jazeera, Shireen Abu Akleh, por un soldado israelí mientras llevaba su chaqueta de prensa y hacía un reportaje en Jenin, fue producido por Al-Haq con la organización londinense Forensic Architecture.


Este trabajo para poner de relieve los crímenes de guerra cometidos por Israel perturba a la potencia colonial, que intenta mejorar su imagen internacional. El ministro que declaró a las seis ONG, incluida Al-Haq, como “terroristas” no es otro que Benny Gantz, responsable de Defensa y responsable militar de la operación militar “Borde protector” en la Franja de Gaza, en el verano de 2014. Más de 2000 palestinos fueron asesinados, de los cuales al menos dos tercios eran civiles, incluidos 500 niños. Por lo tanto, Benny Gantz es potencialmente responsable de crímenes de guerra, documentados y llevados ante la CPI, que ha abierto una investigación. La tenacidad de Al-Haq le atrae así la ira del gobierno israelí. “Sin responsabilizar a los delincuentes de sus crímenes, cometerán sus crímenes una y otra vez. Hemos estudiado profundamente la ocupación desde un punto de vista legal y jurídico. Nuestra conclusión es que no se trata de una ocupación ordinaria ”, explica Shawan Jabarin. “Contiene fuertes elementos de apartheid y colonialismo. Estos términos han sido adoptados por organizaciones internacionales y cambian la forma en que se califica la situación aquí. También estamos trabajando para cuestionar a las empresas cómplices en la ocupación, especialmente en las colonias. Por todas estas razones,Israelquiere silenciarnos y cerrarnos. No vamos a rendirnos ni retroceder”.


Las últimas medidas tomadas porIsraelcontra Al-Haq también afectan a las personas empleadas por la organización. “Nuestros empleados no son héroes ni heroínas. Son personas comunes que hacen su trabajo, que creen en ese trabajo. Al mismo tiempo, es normal tener preocupaciones por la familia, la vida personal, el futuro.Israeltambién quiere difundir el miedo entre todas las personas que defienden los derechos humanos palestinos”.


Documentar un crimen de guerra: método


A veces no nos sentimos lo suficientemente seguros como para circular y decir que somos parte de Al-Haq”, nos confía Amani * (el nombre ha sido cambiado). Amani es uno de los trabajadores de campo de la ONG. Él y otro corresponsal de campo, Ahmad*, viajan ese día al pueblo de Nabi Saleh, en el centro de Cisjordania. Allí recoge testimonios sobre las circunstancias de la muerte de Qusai Tamimi, un joven estudiante de 19 años asesinado por disparos realizados por soldadosisraelíes la noche del 24 de octubre. Según un testigo directo, algunos jóvenes del pueblo se dirigieron a la torre militar, a la entrada del pueblo, para protestar contra una incursión militarisraelí en Nablus. Colocados a varias decenas de metros de distancia, lanzan piedras hacia el puesto del ejército de ocupación y reciben gas lacrimógeno a cambio. Cuando se pone a salvo, ve a Qusai caer y dejar de moverse.



“Intentamos con una camiseta hacer que la sangre no fluyera, pero ya era demasiado tarde. Qusai tuvo espasmos, y luego se quedó inmóvil ”, dice el joven testigo directo. Su muerte se certificó en el hospital cercano. Los empleados de Al-Haq deben obtener el informe del médico forense. Y gracias a un mensaje enviado al teléfono de un residente por su esposa que asistió a la confrontación desde lejos, se puede establecer la hora de la muerte. Amani y Ahmad tendrán que regresar al pueblo para escuchar a otros testigos, verificar las versiones y posiblemente encontrar casquillos cerca de la torre de guardiaisraelí. Será difícil: “Antes podíamos ir al lugar de una exacción para investigar y, si venían los soldados, podíamos mostrar nuestra tarjeta de empleado de Al-Haq. Allí ya no es posible, es demasiado peligroso”, confiesa Ahmad.


El joven estudiante asesinado debajo de la torre del ejércitoisraelí se suma al escalofriante recuento del número de palestinos asesinados por el ejércitoisraelí o los colonos desde principios de 20222: 139 muertos en Cisjordania, incluidos 34 niños, lo que lo convierte en el año más mortífero desde 2005. “Es difícil. Acabo de conocer a la familia de Rayan, un niño de 7 años que murió a causa de los soldadosisraelíes. No dejo de verlo en una pesadilla. Afortunadamente tengo un seguimiento psicológico”, dice Amani, saliendo del pueblo de Nabi Saleh.


También a veces se enfrenta a la frustración de las familias, que se debaten con un contexto que se está deteriorando. “Algunas familias no aceptan reunirse con nosotros porque dependen de un permiso de trabajo para trabajar enIsrael, o porque no creen que nuestras investigaciones cambien nada. Se han rendido. Así que tengo que intentar convencerlas. Entiendo su frustración y a veces tengo que decir que no encuentro las palabras para responderles”, suspira.


Entre los múltiples puntos de controlisraelíes, una única carretera degradada para conectar el norte y el sur de Cisjordania y los atascos, el viaje de regreso es largo. “No conocerás a un palestino o una palestina que no haya pagado el precio de esta ocupación. No tengo hijos, pero tengo sobrinos y sobrinas. Les deseo una vida mejor, con dignidad. Por eso continúo este trabajo, aunque sea arriesgado”, confiesa Amani.


Las activistas feministas especialmente puestas en el punto de mira


Defender los derechos de las mujeres también es complicado. “Desde la incursión militar, no nos sentimos seguras en nuestras oficinas. Además, se lo han llevado todo: nuestros ordenadores, nuestros equipos. Así que trabajamos en varios cafés”, dice Tahreer Jaber, directora de la organización de derechos de las mujeres (Union of Palestinian Women’s Committees, UPWC), también declarada “terrorista” por el gobiernoisraelí. En los documentos incautados por el ejército figuran los testimonios recogidos durante las sesiones de apoyo psicológico de habitantes de Jerusalén Este víctimas de violencia intrafamiliar. Tahreer Jaber teme que el ejército utilice estos testimonios que deben ser confidenciales.


Una de las directoras de UPWC, Khitam Saafin, ya ha pasado 18 meses en detención enIsrael. Ocho empleadas fueron citadas recientemente para ser interrogadas, dos fueron informadas de que tenían prohibido viajar. La propia Tahreer Jaber fue rechazada en la frontera en octubre cuando tenía que viajar a Suecia para una reunión de trabajo. Y desde 2009, solo se ha reunido con sus colegas de la Franja de Gaza una vez, y en Egipto, debido al bloqueo impuesto porIsrael. “Utilizamos videoconferencias aunque obviamente no sea lo mismo”, explica -t-elle.


Según Tahreer Jaber, si el gobiernoisraelí se enfrenta a la organización feminista y a sus cien voluntarias, es por su discurso anticolonial y su acción a favor del advenimiento de una sociedad democrática y progresista. “Estamos en su punto de mira porque somos un obstáculo para su estrategia. Desde Trump, las autoridadesisraelíes han estado hablando de anexionar Cisjordania. Estamos trabajando precisamente para reforzar la capacidad de las mujeres palestinas en sus tierras en las zonas bajo controlisraelí (la “zona C” y Jerusalén Este). También luchamos por el derecho de las mujeres a vivir en un país independiente.


Sahar Francis dirige otra ONG también en el punto de mira deIsrael: Addameer Prisoner Support and Human Rights Association. Creada en 1991, Adameer (“conciencia” en árabe) defiende los derechos de las y los presos políticos. La asociación cuenta 4700 detenidos y detenidas políticas en las cárcelesisraelíes, incluidos 170 menores y 30 mujeres. Addameer ofrece apoyo jurídico y documenta los casos de tortura y malos tratos. Aproximadamente una de cada cinco personas detenidas lo es “administrativamente”, sin acusación ni juicio, y encarcelada sobre la base de expedientes de los servicios secretos a los que las y los abogados no tienen acceso. Y cuando son juzgadas, la mayoría de las veces es por un tribunal militar, fuera de las reglas de un juicio justo. Esto pone a Adameer ante un verdadero dilema: ¿debemos seguir defendiendo a los presos y presas ante tribunales que no respetan un mínimo de equidad? ¿O hay que boicotear estas audiencias? La respuesta no es obvia y es objeto de debate dentro de la asociación y en la sociedad civil.


El derecho internacional violado sistemáticamente


Un abogado de Addameer está encarcelado administrativamente desde marzo de 2022: el franco-palestino Salah Hamouri. Acaba de librar una huelga de hambre que le hizo perder 14 kilos según Francis. Su abogado no puede tener acceso al expediente de acusación. Incluso antes de su detención, el abogado fue objeto de persecución administrativa por parte de las autoridadesisraelíes. Su esposa no pudo obtener visado y, por lo tanto, no puede vivir con su esposo, a pesar de los hijos de esta pareja. El permiso de residencia de Hamuri fue revocado en 2021 porque habría roto el juramento de lealtad aIsrael. “El abogado de Addameer, que le visitó, informa de malas condiciones de detención: fue puesto en aislamiento durante su huelga de hambre, con la imposibilidad de ponerse en contacto con su familia o incluso de cambiarse de ropa.”


“El consulado de Francia le visitó varias veces. Nos dicen llevar el caso al más alto nivel, pero eso no es suficiente. Creemos que deberían hacer todo lo posible para lograr su liberación. Al menos se esperaba que, desde un punto de vista humanitario, Francia obtuviera que su esposa e hijos pudieran visitarle en la cárcel”, confiesa Sahar Francis3.


Para la activista, esta nueva escalada deIsraelcontra la sociedad civil palestina es “una prueba”. “La Autoridad Palestina es muy débil. El nuevo gobiernoisraelí sabe que la sociedad civil palestina es el último baluarte ante su proyecto de anexión de Cisjordania. Si esto funciona, es seguro que decenas de otras ONG palestinas serán atacadas”, analiza. “¿Cuánto tiempo más permitirá la comunidad internacional aIsraelviolar sistemáticamente el derecho internacional?”. Si bien todas las personas con las que nos hemos reunido que trabajan para esta sociedad civil expresan su determinación de continuar, existe el riesgo de que los obstáculos, amenazas y represiones a las que se enfrentan suban un nuevo peldaño. El nuevo gobiernoisraelí de Benyamin Netanyahu, que surgió de las elecciones parlamentarias del 1 de noviembre y reunió a derechas y extremas derechas, es considerado el gobierno más extremista que el país ha conocido.


28/11/2022


https://basta.media/comment-israel-tente-de-museler-les-organisations-feministes-et-de-defense-des-droits-en-Palestine


Traducción: Faustino Eguberri paravientosur


1. Addameer Prisoners Support and Human Rights Association que apoya a los presos políticos palestinos, Bisan Center for Research and Development, Defense for Children International – Palestine, la Palestine, l’Union of Agricultural Work Committees -Unión de Comités de Trabajo Agrícola (UAWC) y la Union of Palestinian Women’s Committees-Unión de Comités de Mujeres Palestinas (UPWC).


2. El presente artículo está fechado en noviembre de 2022. Según informa Europa Press el 2/02/2023, “el Ministerio de Sanidad palestino ha indicado en un informe que 224 palestinos cayeron "mártires" en 2022, antes de especificar que entre ellos hay 53 menores de edad. Así, ha apuntado que 171 personas murieron en Cisjordania y Jerusalén Este, mientras que 53 lo hicieron en la Franja de Gaza. Asimismo, ha indicado que más de 10.500 palestinos resultaron heridos, incluidos 2.027 que tuvieron que ser hospitalizados --1.644 en Cisjordania y Jerusalén Este y 383 en la Franja de Gaza”.https://www.europapress.es/internacional/noticia-autoridad-palestina-cifra-cerca-225-palestinos-muertos-2022-manos-fuerzas-israel-20230202152625.html


3. El 18 de diciembre de 2022 Salah Hamouri fue finalmente deportado y ese mismo día llegó a París. Según Diana Eltahawy, directora adjunta de Amnistía Internacional para Oriente Medio y Norte de África, “la deportación de Salah Hammouri demuestra el absoluto desprecio de las autoridadesisraelíes por el derecho internacional, e ilustra las discriminatorias leyes y políticas que componen el núcleo del sistema de apartheid. El suplicio que Salah Hammouri ha soportado durante el último año es algo a lo que ninguna persona judía deIsraelse verá jamás sometida: ha sido deportado y privado de su condición de residente en virtud de una ley creada a la medida para permitir la expulsión de palestinos y palestinas”. Ver https://www.amnesty.org/es/latest/news/2022/12/israel-opt-a-perfect-storm-of-apartheid-policies-led-to-salah-hammouris-deportation/

Comments


bottom of page