CANADÁ. Asuntos que preocupan a la sociedad ¿Por qué debería la pandemia cerrar la economía?

TML/CPCML.CA 17 de Mayo 

El cierre de muchos sectores de la economía ha desatado una terrible crisis económica. Más de dos millones de trabajadores han sido despedidos y millones más tienen un tiempo de trabajo reducido, uniéndose a los más de un millón que ya estaban desempleados. [1] La situación en los Estados Unidos ha empeorado en muchos aspectos. La pandemia mundial es una crisis de salud pública y no debería en sí misma resultar en una crisis económica tan severa. Muchas de las medidas que los gobiernos en varios niveles y empresas han tomado para contener el virus generan dificultades para las personas, además de las trágicas consecuencias de COVID-19, sino que también dañan la economía de maneras sin precedentes. Esto se debe a razones internas dentro de la organización de la economía, así como al objetivo de quienes tienen el control, que es y debe ser servir a intereses privados muy estrechos mientras se utilizan las necesidades de las personas como un conducto para hacerlo. La forma en que los gobiernos y las grandes empresas están interviniendo en la economía en este momento revela por qué una pandemia puede desencadenar daños devastadores más allá del efecto directo sobre la salud de las personas.


El mayor problema sigue siendo quién establece la agenda del país y decide qué políticas deben adoptarse. Las personas simplemente están en el extremo receptor de lo que se decida y no tienen voz en el establecimiento de sus condiciones de vida y de trabajo, ni en cómo pueden contribuir al bienestar de todos.


Hay muchos ejemplos de cómo la élite gobernante agrava la irracionalidad simplemente porque tienen el poder de hacerlo y privan a los trabajadores de su derecho a opinar y tomar decisiones que favorecen a las personas y la sociedad.


El ya dañado sistema de atención médica, que se ha visto privado de fondos durante décadas, se está desmovilizando aún más a medida que los hospitales y clínicas están etiquetados como zonas de virus y se les dice a las personas que se mantengan alejadas y pospongan el tratamiento. En lugar de encontrar formas de lidiar conscientemente con la pandemia sin empeorar la salud de las personas de otras maneras, miles de cirugías y otros tratamientos se han retrasado y las personas ocultan sus dolencias y no solicitan ayuda de los profesionales médicos como miedo a buscar tratamiento.


Aquellos que controlan el suministro de alimentos, especialmente los carteles mundiales dedicados a los agronegocios tienen trabajadores reunidos en condiciones inseguras en el mejor de los casos, que son un completo desastre en una pandemia.


Durante la pandemia, la élite gobernante insiste en reducir el transporte público en lugar de expandirlo con más autobuses y trenes que contengan menos pasajeros por unidad de servicio y con una limpieza constante y otros trabajadores movilizados para supervisar a los pasajeros sobre cómo usar el servicio de manera segura.


En lugar de movilizar a los maestros, otros trabajadores de educación y estudiantes para determinar cómo cuidarse de manera segura y continuar su educación en el espacio físico reorganizado y el tiempo durante la pandemia, la élite gobernante los ha excluido de cualquier toma de decisiones. Los maestros, otros trabajadores de la educación y los estudiantes han sido enviados a casa para defenderse con gran incertidumbre, sin ningún poder para enfrentar la situación de una manera coherente y racional que favorezca a las personas.


Mientras tanto, muchas grandes empresas cuyos trabajadores han sido desplegados para trabajar desde casa o que han despedido a sus trabajadores buscarán hacer que estos arreglos sean permanentes en un intento de "reducir costos".


Reorganizarse de manera segura se convierte para quienes tienen el control, una cuestión de pérdida de ganancias privadas, lo cual se niegan a hacer porque persisten en repetir que obtener ganancias para unos pocos es sinónimo de prosperidad para muchos, lo cual simplemente no es cierto. Que la élite gobernante haga que los propios trabajadores lideren la reorganización para combatir COVID-19 está completamente fuera de discusión. No obstante, las condiciones de pandemia han abierto una caja de Pandora, que expone a los oligarcas gobernantes como un obstáculo para resolver los problemas de la economía, como se puede ver en cómo los intentos de "reabrir la economía" se basan en una creencia irresponsable de que las cosas pueden continuar a la antigua usanza a pesar de las condiciones que ya no permiten que eso suceda. Un movimiento y conciencia que imagina un nuevo objetivo y dirección pro-social para la economía bajo el control de la clase trabajadora se está consolidando a medida que los colectivos de trabajadores toman medidas para enfrentar la pandemia de una manera que los favorezca. Cuanto más se expongan las acciones contra la gente cada vez más irracionales de la oligarquía imperialista, más personas presentarán las demandas que deben y tomarán medidas para asegurarse de que se cumplan.


Suscríbete a nuestro boletín

Este espacio fue creado para la libre expresión y publicación de artículos de diversos autores quienes son responsables de los mismos. ExpressArte Internacional y/o Expre Interna y sus representados no se responsabilizan por las opiniones vertidas y/o publicaciones desde la creación de su página, cuenta o portal de Facebook, estas son responsabilidad de quién las escribe exclusivamente, no de quién las publica.

  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com