CENTRO DE DES-ATENCIÓN TELCEL

Ismael Casas

Tuve que hacer una visita obligada a las instalaciones del Centro de Atención a Clientes Telcel, Plaza Parque Delta en la colonia Narvarte.

A la entrada una amable señorita del Centro de Atención nos dio un boleto con la hora 5:22 con el número de atención al cliente GV114. Al interior había puntos azules en el piso señalando el lugar donde el cliente debe estar de pie esperando a ser atendido.


Contamos 57 ventanillas de atención al público, pero ¡sorpresa!, de las 57 ventanillas sólo había personal atendiendo en 7 de ellas. El turno estaba en 3 cuando llegamos. Había que esperar 111 turnos adelante del nuestro. Cuando por fin llegó nuestro turno, el 114 ya habían pasado 58 minutos y nuestra paciencia estaba en cero. ¿Creen que había donde sentarse en esa hora de espera? ¡No, nada!, ni una sola silla, ni una banca, o al menos un banco, ¡nada! ¿Creen que había Internet como en los restaurantes donde uno va a consumir? Pues NO. En el negocio del Internet no le dan Internet de cortesía a sus clientes, aunque uno vaya ahí a consumir. En casa del herrero azadón de palo.

Los clientes tienen que usar sus datos para hacer más rico a uno de los hombres más ricos del mundo. Ah, pero con módulos de exhibición de sus productos a la venta por todos lados, pero, encadenados a una alarma, por si a uno se le ocurre robarlos, como si uno fuera el ladrón. Slim da a sus clientes el mismo trato que los hacendados daban a sus peones.

Se les olvida que la estafa de la privatización de Telmex la hicieron ellos, los dueños de Telmex, de donde salió Telcel, no nosotros los clientes. "El león cree que todos son de su condición". Telmex era de la nación y Carlos Salinas, del PRI, la privatizó de manera fraudulenta y prácticamente se la regaló a su prestanombres Carlos Slim quien se convirtió en el hombre más rico del mundo.

De una pasada, en esta visita al Centro de Desatención, nos enteramos de que Telcel acaba de reducir los días de duración de sus paquetes en detrimento de sus clientes.

¿Qué le pasa a este señor? ¿Estará enfermo de capitalismo? ¿Para qué diantres quiere más dinero?, pero, además, dinero de los mexicanos. Para colmo se jacta de ser parte de la comunidad libanesa. Habiendo hecho lo que ha hecho y siendo como es, ¿esta comunidad lo tiene en alta estima? ¿No ha perdido su respetabilidad? ¡INCREIBLE!

Vean, 57 ventanillas y solo 7 con atención al público en plena pandemia, poniendo en alto riego a sus clientes durante dos horas, que fue lo que duró nuestra estancia en este Centro de Mala Atención Telcel. Pudiendo darle empleo a más mexicanos, hace lo contrario, lo restringe al máximo para hacerse más rico. Le carga abusivamente a sus clientes su avaricia ya que ellos tienen que esperar una hora para que el señor no tenga que gastar en más sueldos de personal. Esta es la solidaridad de este mexicano con su patria, porque supongo que este señor es y se siente mexicano ¿o me equivoco? Probablemente este sea el problema de fondo. No lo dudaría. Esto está para pensarse.

La probable tranza de las líneas Telcel.

Compré un celular con número Telcel incluido, la línea resultó pésima por lo que decidí, con portabilidad para mantener mi mismo número, cambiarme a AT&T. Con los gringos ¡salió peor! Mi idea fue entonces regresar a Telcel con mi mismo número. Hablé entonces al *264 y le expliqué todo al operador. Me dijo que cargándole $50 pesos se reactivaría mi línea. Le pregunté al operador que si estaba seguro, a lo que me dijo que sí, que si por casualidad no se reactivaba con $50 pesos, me aseguraba que si le cargaba $100, se reactivaría 100% seguro.

Todo esto se lo dije a la señorita del Centro de Mal Servicio Telcel. Solo me dijo que pusiera un reporte con el nombre del operador. También me dijo que probablemente mi número ya había sido ocupado por “alguien” entre comillas (sin nombre). Entonces ¿Telcel vende líneas sin nombre y sin datos a cualquiera, pero quieren los datos biométricos de todo mundo?

Resultado: tuve que comprar a Telcel otro chip nuevo con otro número nuevo.

Lo que puede estar pasando es que ellos (Telcel) quieren tener muchos números “activos” entre comillas, para hacer parecer a Telcel como una gran compañía, muy exitosa con una gran cartera de clientes, lo que les permite, a sabiendas, cotizar más alto el nombre de Telcel en el mercado bursátil, pretendiendo ser lo que no son, ¡claro!, si esta hipótesis fuera cierta y se repitiera con un gran número de clientes, ¿estarían defraudando al mercado bursátil?

Sabiendo como son los propietarios, ustedes ¿Qué creen que esté pasando?

Tranza tras tranza, tacañería tras tacañería, irresponsabilidad tras irresponsabilidad, resultado: el peor servicio al público de esta empresa llamada Telcel.

En una simple visita a uno de estos negocios se da uno cuenta de la calidad profesional y moral de este holding de negocios.

¿Pero que creen? Carlos Slim, aumentó su fortuna en medio de la pandemia de COVID-19 en más de 20% en un año. El dueño de América Móvil y Grupo Carso, tenía 52 mil 100 millones de dólares hace un año, hoy acumula 62 mil 800 millones de dólares. Ganó 10 mil 900 millones de dólares en 12 meses en medio de la crisis. Con esta forma de pensar y de actuar ya sabemos por qué aumentó tanto su fortuna. Empresarios así son despreciables y no los queremos en el México del futuro.