Comisión Internacional de Expertos recomienda investigar a EE. UU. por crímenes de lesa humanidad


Comisión Internacional de Expertos Legales recomienda investigar a EE. UU. por crímenes de lesa humanidad

TML Monthly Núm 5. mayo 9 2021

El 27 de abril, la Comisión Internacional de Investigación sobre la Violencia Sistemática de la Policía Racista en los Estados Unidos celebró una conferencia de prensa en la que dio a conocer el informe final de 188 páginas de sus investigaciones sobre los Estados Unidos por sus violaciones de los derechos humanos de sus ciudadanos y residentes de ascendencia africana, concluyendo que estos crímenes justifican el enjuiciamiento bajo el derecho internacional.



La Comisión Internacional de Investigación fue organizada por la Conferencia Nacional de Abogados Negros, la Asociación Internacional de Abogados Demócratas y el Sindicato Nacional de Abogados. La Comisión estaba compuesta por 12 expertos jurídicos de 11 países --Antigua y Barbuda, Barbados, Costa Rica, Francia, India, Jamaica, Japón, Nigeria, Pakistán, Sudáfrica, el Reino Unido-- y cuatro ponentes de los Estados Unidos.

El Resumen Ejecutivo del informe de la Comisión establece que su propósito es "examinar si la violencia racista generalizada y sistemática en la vigilancia policial contra personas de ascendencia africana en los Estados Unidos de América (EE. UU.) ha dado lugar a un patrón continuo de violaciones graves y confiablemente atestiguadas de los derechos humanos y las libertades fundamentales. Los Comisionados encuentran un patrón y una práctica de violencia policial racista en los Estados Unidos en el contexto de una historia de opresión que se remonta al exterminio de los pueblos de las Primeras Naciones, la esclavitud de los africanos, la militarización de la sociedad estadounidense y la continua perpetuación del racismo estructural."

La Comisión celebró audiencias públicas del 18 de enero al 6 de febrero de 2021. El Resumen Ejecutivo explica que "todos los casos seleccionados para las audiencias involucraban el asesinato o mutilación atroz e injustificado de individuos de ascendencia africana en los Estados Unidos, incluyendo: (1) el asesinato de individuos desarmados que no representaban ninguna amenaza de muerte o daño corporal grave; 2) el asesinato de personas que huían de la policía que no representaban una amenaza grave de muerte o daños corporales graves a los agentes que huían u otros; 3) el uso o amenaza de uso de intimidación física o psicológica para extraer confesiones; y (4) la mutilación de individuos que huyen de la policía y/o que no representaban una amenaza grave de muerte o daños corporales graves a los demás." De los 44 negros cuyos casos fueron revisados en las audiencias, todos menos uno fueron asesinados por la policía.

En el "Resumen de conclusiones y recomendaciones" del Resumen Ejecutivo, los Comisarios afirman que "encuentran violaciones de los derechos a: vida, seguridad, libertad de tortura, libertad de discriminación, salud mental, acceso a recursos por violaciones, juicio justo y presunción de inocencia, y ser tratados con humanidad y respeto. Los Comisarios consideran que las violaciones del deber del Estado de proporcionar atención médica a las personas detenidas; garantizar la investigación de ejecuciones extrajudiciales independientes, competentes, exhaustivas y eficaces; y para enjuiciar a los sospechosos y castigar a los perpetradores para garantizar que estos rindan cuentas. Los Comisionados consideran que las leyes y prácticas policiales estadounidenses no cumplen con las normas internacionales sobre el uso de la fuerza, que requieren base jurídica, objetivo legítimo, necesidad, precauciones, proporcionalidad, protección de la vida, no discriminación y rendición de cuentas."

Los Comisarios señalan el "uso desproporcionado de la fuerza excesiva por parte de la policía condujo a la muerte de los 43 negros en los casos que examinaron" mediante el uso de restricciones, armas de fuego y tasers, y que "de manera similar encuentran un patrón de fuerza ilegal y excesiva empleada contra las personas de ascendencia africana por estrangulamientos y asfixia por compresión, arrodillados o de pie sobre la víctima , esposando a la víctima boca abajo y aplicando presión en la cabeza y el cuello de la víctima."

Los Comisarios también destacaron "que el uso de la fuerza contra personas desarmadas de ascendencia africana durante las paradas de tráfico e investigación está impulsado por estereotipos y sesgos raciales que dan lugar a que las agencias policiales estadounidenses arremeten rutinariamente a personas de ascendencia africana para interrogar, arrestar y detener basándose en asociaciones racistas entre la negrura y la criminalidad". Del mismo modo, señalaron un patrón para "paradas callejeras basadas en la raza, también conocidas como 'stop-and-frisk', [...] una forma de vigilancia de "mantenimiento de órdenes" que impulsa no sólo las tasas racialmente dispares de arrestos, sino que también a menudo desencadena el uso de la fuerza mortal por parte de la policía. [...] El acoso continuo de los negros a través de stop-and-frisk recuerda a la práctica socialmente aceptada durante la era de las patrullas de esclavos, cuando cada persona blanca tenía derecho a controlar los movimientos y actividades de los negros". También destacaron cómo la policía lleva a cabo acciones erróneas con impunidad y con connivencia de otras partes del sistema legal que agrava la violación de derechos.

Sobre la base de sus investigaciones, "Los Comisionados encuentran un caso prima facie de Crímenes de Lesa humanidad que justifica una investigación de la Corte Penal Internacional (CPI). Los crímenes bajo el Estatuto de Roma incluyen: Asesinato, Privación Severa de Libertad Física, Tortura, Persecución de personas de ascendencia africana y otros Actos Inhumanos, que ocurrieron en el contexto de un ataque generalizado o sistemático dirigido contra la población civil del pueblo negro en los Estados Unidos."

La Comisión sigue pidiendo a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos que "apoye lo siguiente en su informe encargado por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (UNHRC) en su Resolución 43/1:

"a. Constitución por el ACNUDH de una Comisión de Investigación independiente encargada de llevar a cabo una investigación sobre los incidentes de violencia policial contra personas de ascendencia africana en los Estados Unidos y determinar, en particular, si el nivel de violencia constituye una violación grave de los derechos humanos y si los crímenes de derecho penal internacional han sido y siguen cometiendo;

"b. Con el fin de establecer un proceso continuo para monitorear la violencia policial racista sistémica en los Estados Unidos, el nombramiento por el ACNUDH de un experto independiente en violencia policial racista sistémica en los Estados Unidos;

"c. Piden la desmilitarización de las fuerzas del orden en todos los Estados Unidos; y

"d. Pedir el fin de la impunidad y la rendición de cuentas de los funcionarios policiales que recurren a la violencia racista y a la fuerza injustificada ante juntas de revisión civiles independientes y en procesos penales y civiles del sistema de justicia en los Estados Unidos."

Además, "los Comisarios piden a la Fiscalía de la Corte Penal Internacional, una vez recibido el informe de la Comisión de Investigación, que inicie una investigación sobre crímenes de lesa humanidad (artículo 7), de conformidad con sus facultades en virtud del Estatuto de Roma, artículo 15."

Dado que Estados Unidos se ha negado hasta ahora a ratificar el Estatuto de Roma para convertirse en parte de la CPI, para evitar ser considerado responsable de sus crímenes en el país y en el extranjero y proteger a sus fuerzas militares de la persecución, "los Comisionados piden al Poder Ejecutivo del Gobierno de los Estados Unidos que:

"a. Aceptar la jurisdicción de la CPI en relación con los Estados Unidos en virtud del Artículo 12 con respecto a todos y cada uno de los Crímenes de Lesa humanidad, tal como se define en el Estatuto de Roma;

"b. Firmar el Estatuto de Roma de la CPI y transmitirlo al Senado de los Estados Unidos para su consentimiento para su ratificación;

"c. Eliminar el lenguaje no autoprocesable en la ratificación del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y/o aprobar la legislación plena de aplicación de este tratado, incluidas las disposiciones del artículo 20, que prohíbe la propaganda para la guerra y el habla que promueva el odio a grupos raciales o religiosos o incita a la discriminación o la violencia contra personas de grupos raciales o religiosos;

"d. Hacer cumplir plenamente la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial, y la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, que los Estados Unidos han ratificado;

"e. Ratificar todos los demás tratados internacionales de derechos humanos, así como los tratados regionales;

"f. Apoyar la legislación destinada a desinvertir los recursos federales del encarcelamiento y la policía, así como poner fin a los daños impulsados por el sistema jurídico penal que han criminalizado desproporcionadamente a las comunidades negras y marrones, a las personas LGBTQIA, a los pueblos indígenas y a las personas discapacitadas, y en su lugar, a utilizar iniciativas de financiamiento e invertir en nuevos enfoques no punitivos y no carcelarias para la seguridad de la comunidad;

"g. Crear un sistema eficaz y robusto de lucha contra el racismo institucionalizado en todos los organismos encargados de hacer cumplir la ley, que será supervisado por un organismo elegido independientemente, en consulta con organizaciones de la sociedad civil comprometidas con los principios de libertades civiles y no discriminación;

"h. Eliminar la inmunidad personal que protege a los agentes de policía individuales de las demandas civiles presentadas por miembros del público, e imponer un deber claro a los agentes de policía de des escalar todos los encuentros antes de que se utilice la fuerza; y

"i. Desarrollar políticas y apoyo a la legislación para desmilitarizar la policía en los Estados Unidos y lograr una revisión completa de las políticas y prácticas de capacitación actuales, incluyendo, pero no limitado a: (i) prohibir el uso de la fuerza, excepto de conformidad con la Orientación de las Naciones Unidas sobre armas menos letales en las fuerzas del orden durante el arresto, custodia y reunión basadas en: precaución, necesidad y proporcionalidad; (ii) prohibir los estrangulamientos y prohibir otras tácticas tenues que cortan la respiración o la circulación sanguínea; (iii) prohibir el uso excesivo de Tasers; (iv) prohibir las órdenes de no golpe; y (vi) prohibir el uso de la fuerza, excepto de conformidad con los Principios Básicos de las Naciones Unidas sobre el uso de la fuerza y las armas de fuego por parte de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley [...]"

En sus dos últimas recomendaciones, los Comisarios ponen de relieve la necesidad de que el gobierno de los Estados Unidos proporcione reparaciones por su papel en los crímenes históricos asociados con la esclavitud de los pueblos africanos:

"Los Comisarios recomiendan que los poderes ejecutivo y legislativo de los Estados Unidos reconozcan que el comercio transatlántico de africanos, la esclavitud, la colonización y el colonialismo fueron crímenes de lesa humanidad y se encuentran entre las principales fuentes y manifestaciones de racismo, discriminación racial, afrofobia, xenofobia e intolerancia conexa. Las injusticias y crímenes pasados contra personas de ascendencia africana en los Estados Unidos deben abordarse con justicia reparatoria.

"Los Comisionados también recomiendan que el Congreso de los Estados Unidos establezca una comisión para examinar la esclavitud y la discriminación racial en las colonias y los Estados Unidos desde 1619 hasta la actualidad y recomiende los remedios apropiados. Los Comisarios instan a los Estados Unidos a considerar la posibilidad de aplicar seriamente los elementos análogos contenidos en el Plan de Acción de Diez Puntos sobre Reparaciones de la Comunidad del Caribe, que incluye una disculpa formal, iniciativas de salud, oportunidades educativas, un programa de conocimientos africanos, rehabilitación psicológica, transferencia de tecnología, apoyo financiero y cancelación de deudas."