top of page

Comunidades devastadas tras 16 años de huelga en tres minas de Larrea

Jared Laureles. La Jornada 31 de julio 2023


Las autoridades laborales nos han abandonado, afirman. En la imagen, protesta frente a Palacio Nacional. Foto Yazmín Ortega Cortés


A 16 años de que estallaron las huelgas en las minas de Cananea, Sombrerete y Taxco, los trabajadores siguen en resistencia “con una enorme dignidad”, pese a las agresiones sistemáticas que Grupo México, en complicidad con los gobiernos de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, puso en marcha para acabar con esos movimientos, sin tener éxito.


En entrevista, los dirigentes de las secciones 65, 201 y 17 del Sindicato Minero en que se afilian los huelguistas, consideraron “grave y una vergüenza” para las autoridades laborales mexicanas que Estados Unidos haya tenido que intervenir, a través del Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida del T-MEC, para exigir al segundo hombre más rico de México, Germán Larrea, que respete los derechos de los mineros de San Martín Sombrerete.


En esa localidad de Zacatecas se llevará a cabo hoy un foro nacional minero en el que se tomarán decisiones para resolver en definitiva las tres huelgas que se han convertido en las más largas en la historia sindical del país.


Las graves fallas en materia de seguridad e higiene, las violaciones a sus contratos colectivos de trabajo y a su sindicato son las principales razones que llevaron a los mineros a estallar los movimientos de manera simultánea el 30 de julio de 2007.



“Los hechos demuestran que en las tres huelgas Larrea ha recurrido a todo tipo de actos de corrupción para violentar abiertamente la Constitución, los tratados internacionales, la ley laboral y los derechos de los trabajadores en cada uno de los casos”, apuntó Óscar Alzaga, asesor jurídico del sindicato minero, que encabeza el senador Napoleón Gómez Urrutia.


En los pueblos donde están asentadas las minas, prácticamente la economía se fue a pique, muchos pobladores emigraron y cerraron los negocios relacionados con la actividad minera.


“Han sido años muy difíciles para todos, hasta a nuestros familiares los tenemos en contra porque Grupo México los colocó en listas negras y donde quiera que piden trabajo los rechazan porque los señalan como parientes de los huelguistas”, manifestó José Núñez Velázquez, secretario general de la sección 201 de Sombrerete.


Durante poco más de tres lustros, los trabajadores han sido objeto de agresiones por “grupos de choque y porros”, por ejemplo en Sombrerete, donde siguen sin ser desalojados por la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, pese a su resolución de ratificar la huelga.


“Las autoridades laborales definitivamente nos han abandonado, y ahora mediante el mecanismo del T-MEC tenían que decirles de afuera que había que poner orden, es una vergüenza que sigan solapando a ese empresario que ha violentado el estado de derecho”, opinó el dirigente sindical.


Los mineros también han sido víctimas de la represión de las fuerzas policiacas, como el desa­lojo violento que sufrieron en Cananea en junio de 2010, que “constituyó una afrenta al derecho de huelga”, recordó Nabor Duarte, líder de la sección 65 en Sonora.


En la mina de Taxco, Guerrero, Grupo México y el gobierno de Felipe Calderón desistieron de desa­lojar a los mineros, gracias el apoyo y solidaridad de organizaciones sociales y sindicales asentadas en la región, mencionó Roberto Hernández Mojica, secretario general de la sección 17 del gremio.


Comentó que 388 obreros iniciaron la huelga y a la fecha siguen en resistencia 123; 11 han muerto durante estos 16 años de lucha y la mayoría terminó por aceptar “la infame liquidación que ofreció la empresa aprovechándose de las necesidades de los compañeros”.


Los dirigentes sindicales reclamaron que hasta hoy ninguna autoridad ha obligado al empresario a negociar, continúa en “la cerrazón”. En tanto, destacaron la unidad de todas las secciones del Sindicato Minero, quienes no han cejado en su apoyo moral y material a los huelguistas, que han seguido adelante pese al sufrimiento de ellos y sus familias.

Comments


bottom of page