top of page

Cuestiona Comité Eureka posición de Sedena para excusar a militares

Néstor Jiménez. La Jornada. 26 de junio de 2022.


Tras el arranque de las acciones de la Comisión para el Acceso a la Verdad y Justicia durante el periodo conocido como la guerra sucia, realizado el miércoles pasado, el Comité Eureka reprochó la “clara incomprensión” por parte de autoridades federales ante el dolor de las víctimas y cuestionaron la posición de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) con la que “se pretende excusar a todos los militares responsables de estos actos criminales aduciendo la obediencia debida”, así como de plasmar sus nombres en un muro de honor.

Frente a ese discurso, “los agravios recibidos de los gobiernos pasados volvieron a caer sobre nosotros estrepitosamente y con toda la fuerza con que los recibimos la primera”, además de que “no podemos seguir avalando de ninguna manera con nuestra presencia toda esta simulación”, sostuvo el Comité Eureka.

Al recalcar que los responsables de los crímenes de lesa humanidad y desaparición forzada en la reciente historia del país son quienes ocuparon el cargo de comandante supremo de las Fuerzas Armadas, en los que enlistaron a Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría Álvarez, José López Portillo, Miguel de la Madrid, Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, apuntaron que son igualmente “cómplices” sus respectivos Secretarios de Gobernación, Procuradores Generales de Justicia, Secretarios de Defensa Nacional y los que les siguen en la cadena de mando.

Fueron responsables por “actuación directa, encubrimiento u omisión, pues eligieron permanecer callados solapando esta terrorífica actividad criminal junto con las nefastas policías ilegales como la Dirección Federal de Seguridad y la Brigada Blanca y el Centro de Investigación y Seguridad Nacional”, agregó dicha agrupación de madres y familiares de desaparecidos, surgida a raíz de la persecución y detención ilegal de integrantes de movimientos políticos, armados y sociales opositores a dichos gobiernos.

Insistió que las fuerzas armadas aceptaron involucrarse en estas tareas delictivas, y "el obedecer órdenes contrarias a lo establecido por la Constitución, violatorias de los Derechos Humanos, como recluir a los detenidos civiles en campos militares y bases navales, sin las garantías que las leyes otorgan y someterlos a tratos crueles, inhumanos y degradantes nada tiene que ver con el establecimiento del Estado de derecho".

Por medio de un comunicado, el Comité Eureka - fundado en 1977 con el nombre de Comité Pro-Defensa de Presos Perseguidos, Desaparecidos y Exiliados Políticos de México por iniciativa de Rosario Ibarra de Piedra- explicó que fueron convocados para el acto protocolario del pasado miércoles en el campo militar número 1, bajo el anuncio de que se daría inicio a la apertura de campos militares y bases aéreas para la investigación, esto como parte de los trabajo de la Comisión para el Acceso a la Verdad, el Esclarecimiento Histórico y el Impulso a la Justicia de las Violaciones Graves a los Derechos Humanos cometidos de 1965 a 1990.


“Tan solo cruzar las puertas de ese tenebroso lugar, puertas que Rosario Ibarra traspasó subrepticiamente tantas veces buscando a su hijo, produjo un sobrecogimiento que hizo estremecer a víctimas y familiares. Con este acto nos quedó clara la incomprensión del Subsecretario Alejandro Encinas y el Director de Estrategias Félix Santana de la magnitud del daño causado por la represión de todos estos años pues con toda infamia omitieron decirnos que quienes asistieran estarían sentados al lado de algunos de los verdugos y perpetradores y de sus familias”, señaló.

Luego de aseverar que los familiares de víctimas de desaparición albergaron la esperanza de que en el actual sexenio hubiera justicia ante estos casos, y se conociera información sobre sus seres queridos, la respuesta ha sido un “efímero” decreto que sólo abarca los hechos hasta 1990 y que caduca en dos años.

El acto del miércoles, añadió la agrupación, los dejó “estupefactos y ofendidos” por la “falta de sensibilidad por el daño causado en la sociedad y en las familias y víctimas en todas estas décadas de represión, azorados de la ceguera que les ha nublado también la mente y no los deja ver que esa herida sigue sangrando y que los está salpicando”.

Destacaron que dentro de las Fuerzas Armadas hay buenas personas, honestos e incapaces de cometer abusos contra el pueblo, y como ejemplo expusieron el caso del teniente Miguel Orlando Muñoz, quien fue desaparecido.

No obstante, reiteraron que “los que transgrediendo todas las leyes dieron las órdenes y los que las obedecieron y se llevaron a los nuestros, cometiendo desapariciones forzadas, asesinatos y torturas, escudándose en un uniforme y en la institución a la que representan no deben ser honrados y ni siquiera ser comparados con todos nuestros jóvenes revolucionarios que revestidos de dignidad arriesgaron sus vidas y su libertad por una patria mejor”.

A la vez, consideraron que la Comisión para el esclarecimiento de la Verdad nació viciada de origen por lo que, concluyeron, “no esperamos nada” de dicha instancia.

Σχόλια


bottom of page