top of page

Declaración del Movimiento Nacional por la Libertad y la Igualdad de los Haitianos por la Fraternidad


TML Monthly núm 16. 5 de marzo de 2024

MOLEGHAF, el Movimiento Nacional por la Libertad y la Igualdad de los Haitianos por la Fraternidad (Mouvement National pour la Liberté et L'égalité des Haïtiens pour la Fraternité), en su reciente análisis de la situación en Haití, insta al pueblo haitiano a movilizarse por la soberanía popular y rechaza los incesantes llamamientos a la intervención militar y la ocupación de Haití.


Desde que el grupo de asesinos conocido como el "PHTK" [Nota del editor: El Partido Haitiano Tèt Kale (en francés: Parti Haïtien Tèt Kale, criollo haitiano: Pati Ayisyen Tèt Kale, PHTK)] tomó el control del poder político, hace unos 13 años, el pueblo haitiano se ha enfrentado a una situación calamitosa, una situación asfixiante, donde las condiciones sociales y económicas se deterioran cada día más. Claramente, Ariel Henry, el presidente de facto, quien fue nombrado primer ministro antes del asesinato de Jovenel Moïse el 7 de julio de 2021, es un criminal que continúa el proyecto de muerte imperialista estadounidense en el país. Su sanguinario gobierno ha establecido pandillas para controlar todos los espacios donde el pueblo suele organizar su vida.


En el contexto político de los últimos tiempos, ha habido una alianza de grupos armados, políticos y burgueses, todos colaborando para aplastar cualquier forma de resistencia popular en el país. Mientras tanto, el costo de vida se dispara, la inseguridad se extiende y la vida pierde todo sentido; No hay refugio, las escuelas están destruidas. El país se hunde en el caos con violencia y delincuencia, lo que impide que la mayoría de la población, especialmente las mujeres y los campesinos, se trasladen a otros departamentos en busca de suministros. El comercio está paralizado y los bandidos se apoderan de la gente o la violan, matando a los pobres y vulnerables. Casi toda la población carece de acceso a las necesidades básicas. Esta situación nos ayuda a entender, a un nivel superior, cómo el sistema imperialista utiliza la guerra de pandillas para atacar sistemáticamente los proyectos de bienestar colectivo.


En un momento en que las masas populares buscan formas de organizarse, la agenda política criminal busca simultáneamente formas de renovar su poder, con el presidente de facto Ariel Henry recibiendo diversos tipos de apoyo por la celebración de elecciones fraudulentas en el país.


Estas consideraciones no solo se dirigen a los políticos, también podemos extenderlas a las organizaciones sindicales y a los centros obreros que siguen cavando sus propias tumbas bajo el liderazgo de potencias extranjeras. Cuando asistimos al despido de trabajadores de "Apparel Premium S.A" sin salario, beneficios sociales ni compensación, y estos trabajadores regresan a sus hogares para tomar préstamos para satisfacer las necesidades de sus familias, no podemos permanecer indiferentes. Además, en el siglo XXI, somos testigos de cómo los inversores multinacionales se confabulan con el gobierno para confiscar tierras a los campesinos en PLENN MARIBAWOU, robando sus tierras para construir la fábrica CODEVI. Los campesinos que antes eran trabajadores agrícolas ahora se han convertido en trabajadores textiles.


Además, en 2023, durante la movilización de los trabajadores para exigir mejores condiciones de vida y de trabajo, los dueños de las fábricas enviaron grupos armados para dispararles, lo que resultó en muertes y ataques con machete. Otros desaparecen. Es una tragedia.


Los imperialistas estadounidenses y sus aliados usan la guerra para continuar explotando a las masas oprimidas. Todos los días, individuos de estas masas son víctimas de la violencia de las pandillas, pandillas que están bajo el control de la embajada estadounidense. Esto impide que las masas encuentren caminos alternativos para romper el sistema actual. Los grupos armados bajo la dirección de Guy Phillipe y otros a nivel internacional, como el CORE GROUP, y a nivel nacional, el gobierno y la burguesía, afirman abiertamente que están apoyando a las mismas masas que masacraron en 2018, 2019 y 2021 para sus propios intereses. Los imperialistas norteamericanos saben claramente que el objetivo es organizar elecciones para renovar sus satélites políticos en el poder, para proteger mejor sus intereses económicos sumergiéndose aún más en la política neoliberal que oprime a las masas.


Los imperialistas estadounidenses y sus aliados debilitaron todas las estrategias políticas disponibles para los oprimidos. Inicialmente, colaboraron con el movimiento socialdemócrata, alineándose con una parte significativa de los "socialistas" haitianos para continuar manteniendo a las masas bajo la dictadura burguesa. Luego denigraron todos los símbolos de soberanía, socavando todos los medios para la vida nacional. Esta es una de las razones por las que, hasta hoy, no hay ningún partido político capaz de desafiar a Ariel Henry al frente del país. Es una forma de poder totalitario, donde las masas pobres son subyugadas bajo las garras del PHTK. Incluso las palabras democráticas han perdido su valor.


El 7 de febrero de 1986, las masas se levantaron para dar una respuesta definitiva y derrocar a la dictadura de Duvalier, y trataron de establecer una constitución que explicara el verdadero significado histórico de la democracia. Sin embargo, en la misma fecha, los imperialistas estadounidenses y los políticos títeres la pisotearon, haciendo que la fecha cayera directamente en la banalidad. Es importante que las masas consoliden sus victorias democráticas. Es por eso que las masas no deben permitir que ningún grupo enemigo mate la dimensión política y simbólica del 7 de febrero.


El 7 de febrero es para las masas; Las masas deben reclamarlo. A QUEMARROPA.


Después de todas estas consideraciones, nosotros en MOLEGHAF nunca dejaremos de buscar voces y medios para unir a las masas por un verdadero LEVE KANPE (LEVANTAMIENTO) contra Ariel Henry y por el proyecto de muerte imperialista estadounidense para acabar con nosotros en nuestro país. Nunca dejaremos de denunciar las intrigas del CORE GROUP, BINUH, OEA, UE, dentro de la política del país. La situación actual exige una verdadera alianza de clases para arrancar de raíz la tercera versión de la banda del PHTK.


Masas populares, ¿DÓNDE ESTÁN?


Agricultores, obreros, poetas, cantantes, choferes, mecánicos, profesores, pequeños comerciantes en general ¿DÓNDE ESTAMOS?


Gente de Fort National, Gente de Solino, Gente de Belair, Gente de Carrefour, Gente de Martissant, Gente de Cité Soleil, Gente de Pernier, Gente de Martissant, Gente de Canaran, Gente de Artibonite, ¿DÓNDE ESTÁS?


Ha llegado el momento de que nos reunamos, de volcar este caldero que se cierne sobre nosotros desde hace demasiado tiempo y que ha descendido sobre nosotros en nombre de la chupasangre de la burguesía.


Nuestro país es para nosotros; Debemos ser capaces de vivir en paz en ella. ¡Viva Haití! ¡Viva la resistencia de las masas populares!


David Oxygène, Secretario General de MOLEGHAFDomini Resain, Coordinador de MovilizaciónJelin Esaü Jules, Coordinador de Comunicación


(Organización Caribeña para el Empoderamiento de los Pueblos)

Jemima Pierre PhD

Si su conocimiento de Haití se deriva enteramente de las historias producidas por los medios de comunicación occidentales, se le podría perdonar por creer que las siguientes afirmaciones son ciertas:

Haití, un "Estado fallido" invadido por la "violencia de las pandillas", solo puede volver a la estabilidad a través de la invasión de una fuerza militar extranjera. Haití tiene un gobierno soberano con la autoridad legal para solicitar una invasión militar del país para "combatir a las pandillas". Estados Unidos, al presionar para que Kenia y las naciones de la CARICOM [Comunidad del Caribe] lideren una invasión armada extranjera de Haití, está actuando con las mejores intenciones en Haití y está comprometido a garantizar la paz y la estabilidad en Haití y la región del Caribe. La CARICOM actúa en solidaridad con el pueblo haitiano y apoya la soberanía haitiana.


Ninguna de estas afirmaciones es cierta. Y, de hecho, tales declaraciones ayudan a oscurecer no solo las motivaciones detrás de los recientes llamados a la intervención extranjera en Haití, sino también la naturaleza de la actual realidad político-económica de Haití y la historia de cómo Haití llegó a este momento. Sin embargo, la repetición y la sobresaturación de tales afirmaciones en los medios de comunicación, incluso en la región del Caribe, ha engañado a gran parte del mundo para que aplauda una intervención militar extranjera en Haití. La verdad es que, con el pretexto de ayudar a Haití, la soberanía y la independencia de Haití se están extinguiendo.


Entonces, ¿qué está pasando en Haití? ¿Por qué Estados Unidos está impulsando otra invasión militar extranjera de Haití? ¿Por qué están ayudando los países de la CARICOM? Y lo que es más importante, ¿por qué Haití recibe tanta atención por parte de Estados Unidos?


Entender lo que está pasando en Haití es entender cuán consistente ha sido y sigue siendo el asalto imperial occidental contra el pueblo haitiano y la soberanía haitiana. Este asalto se refleja en la realidad de que Haití se encuentra actualmente bajo ocupación extranjera y lo ha estado durante veinte años. Esto no es una exageración.


La única solución a la crisis actual en Haití es el fin de la actual ocupación extranjera.


En 2004, Haití celebró el bicentenario de su independencia. Ese mismo año, la independencia de Haití fue frustrada por potencias extranjeras. Un año antes, Francia, Canadá y Estados Unidos tramaron un complot durante las reuniones de la "Iniciativa de Ottawa sobre Haití" para derrocar al gobierno electo de Haití. En la madrugada del 29 de febrero de 2004, la trama se desarrolló. Esa mañana, el presidente Jean-Bertrand Aristide fue secuestrado por marines estadounidenses y enviado a una base militar en la República Centroafricana. Ese día, George W. Bush anunció que enviaría fuerzas estadounidenses a Haití para "ayudar a estabilizar el país", y por la noche dos mil soldados estadounidenses, franceses y canadienses ya estaban en el terreno en Haití. La CARICOM, bajo el liderazgo del Primer Ministro de Jamaica, P. J. Patterson, protestó enérgicamente contra el golpe de Estado.


La fuerza de invasión franco-estadounidense-canadiense atacó y mató a los partidarios de Aristide, supervisó la instalación de un primer ministro títere y permitió la formación de una fuerza paramilitar que estableció escuadrones de la muerte anti-Aristide. El golpe fue luego ordenado por las Naciones Unidas que, bajo el liderazgo de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, Estados Unidos y Francia, votaron a favor de enviar una misión de "mantenimiento de la paz" a Haití. La misión se desplegó bajo un mandato del "capítulo 7" que permite a los soldados extranjeros usar toda la fuerza contra la población. La ONU tomó el relevo de las fuerzas estadounidenses y estableció la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (o MINUSTAH) para las tareas de ocupación militar con el pretexto de establecer la paz y la seguridad.


La MINUSTAH, una operación multimillonaria, tenía, en un momento dado, entre 6.000 y 12.000 soldados y policías estacionados en Haití, junto con miles de personal civil. El ala militar de la misión de la MINUSTAH estaba dirigida por Brasil, que aportó la mayor parte de los soldados. Sin embargo, esta fuerza militar multinacional de ocupación también contenía soldados de varios países del Caribe, América del Sur y África, incluidos Argentina, Chile, Colombia, Jamaica, Granada, Benín, Burkina Faso, Egipto, Costa de Marfil, Nigeria, Ruanda, Senegal, Guinea, Camerún, Níger y Malí.


La ocupación de la ONU bajo la MINUSTAH estuvo marcada por su brutalidad hacia el pueblo haitiano. Los civiles fueron atacados y asesinados. Las "fuerzas de paz" cometieron delitos sexuales. Los soldados de la ONU arrojaron desechos humanos a los ríos utilizados para el agua potable, desatando una epidemia de cólera que mató a entre 10.000 y 40.000 personas. La ONU nunca ha rendido cuentas por estos crímenes contra el pueblo haitiano.


La ocupación se consolidó mediante la creación y puesta en marcha del Grupo Básico. El Core Group es un grupo no electo de extranjeros de Brasil, Canadá, Francia, España, Estados Unidos y Alemania que se autodesignó como árbitro de la política haitiana. Ni neutral ni pasivo, el Grupo Central desempeña un papel activo e intervencionista en los asuntos políticos cotidianos de Haití. Ha trabajado para ampliar y proteger los intereses económicos extranjeros en Haití. Y ha intervenido sistemáticamente en los asuntos políticos soberanos de Haití, a menudo sin la colaboración o el consentimiento del gobierno haitiano.


Se afirma que esta ocupación terminó oficialmente en 2017 con la retirada formal de la misión de la MINUSTAH. Sin embargo, la ONU ha permanecido en Haití a través de una nueva oficina con un nuevo acrónimo: BINUH, la Oficina Integrada de las Naciones Unidas en Haití. En la actualidad, Haití está dirigido por un grupo de extranjeros no haitianos, el Grupo Central y la oficina de la BINUH, los mismos responsables de la destrucción de su democracia.


La ocupación del Grupo Central es la fuente de la situación actual del país. Las fuerzas de ocupación han supervisado el colapso total del Estado haitiano al tiempo que han permitido que un grupo de extranjeros deshonestos -países y corporaciones, y organizaciones no gubernamentales y multinacionales- se apoderen de los fragmentos rotos de la economía política de Haití, en gran medida para servir a intereses extranjeros. De hecho, es bajo esta ocupación que Estados Unidos y sus aliados, Francia y Canadá, instalaron al neoduvalierista Michel Martelly en 2011 en las difíciles secuelas del terremoto de 2010; el sucesor de Martelly, Jovenel Moïse en 2016; y el actual  primer ministro de facto no electo, Ariel Henry, tras el asesinato de Moïse en 2021.


Bajo la ocupación del Grupo Central, la vida del haitiano promedio se ha deteriorado. Sin embargo, también debemos ser claros: el pueblo haitiano no se ha tomado la ocupación a la ligera. Uno de los aspectos menos denunciados de la actual "crisis" en Haití es la continua protesta del pueblo haitiano contra la ocupación y a favor de la autodeterminación. Cientos de miles de personas protestaron en 2004 tras la destitución de Aristide por Estados Unidos, Francia y Canadá. Protestaron por la imposición de otro presidente ilegítimo, Jovenel Moïse, en 2015 y 2016. En 2018 y 2019 protestaron contra la corrupción del partido político impuesto por Estados Unidos de Martelly y Moïse, PHTK. Y han estado protestando contra el actual primer ministro no electo e instalado de facto en Estados Unidos, Ariel Henry.


Desde hace más de dos años, Estados Unidos ha estado presionando para que se aumente la presencia militar en Haití para proteger al gobierno títere del impopular e inelecto Ariel Henry. Quiere proteger a este gobierno para seguir controlando Haití. De hecho, los gobiernos títeres de Haití han servido bien a Estados Unidos. Por ejemplo, fue Ariel Henry quien hizo cumplir la eliminación respaldada por el FMI de los subsidios a los combustibles para el pueblo, que Estados Unidos ha estado impulsando durante años, y que ha empujado al pueblo haitiano a una pobreza más profunda.


Ahora, Estados Unidos necesita mantener su control de Haití, ya que el país es estratégicamente importante para sus objetivos geopolíticos: una mayor militarización de la región del Caribe y América Latina en preparación para su confrontación con China y para implementar la Ley de Fragilidad Global. Sin embargo, Estados Unidos no está dispuesto a poner sus propias botas en el terreno, sino que se dirige primero a Canadá, luego a Brasil, luego a la CELAC y a los países de la CARICOM, todos los cuales son reacios a liderar la misión, incluso si apoyaron el llamado a la intervención militar. El gobierno keniano de William Ruto aprovechó la oportunidad de liderar la intervención, comprado con una bolsa de plata y una palmadita de aprobación en la cabeza de sus neoliberales. Haití ahora será invadido por Estados Unidos, pero con la cara negra de Kenia y los países de la CARICOM como tapadera.


¿Han preguntado los ciudadanos de Kenia y de los países de la CARICOM a sus gobiernos por qué Estados Unidos, Canadá o Francia no envían a sus propios soldados a invadir y ocupar Haití esta vez? ¿Han considerado los ciudadanos de estos países que el  "Primer Ministro" de facto  no electo, Ariel Henry, no tiene fundamentos legales para pedir una invasión extranjera de Haití? ¿Se han preguntado los ciudadanos de estos países por qué Estados Unidos o la ONU no están llamando a una invasión armada extranjera de un lugar como Ecuador, donde bandas brutales han sitiado el país, o Jamaica, con su estado de emergencia casi constante, o el propio Estados Unidos con sus tiroteos masivos diarios? ¿Se han preguntado los ciudadanos de estos países por qué Estados Unidos o la ONU no están llamando a la invasión armada extranjera de Israel mientras está cometiendo genocidio? ¿Por qué Haití?


Se nos dice que el interés de Estados Unidos en Haití es humanitario, que Estados Unidos quiere proteger al pueblo haitiano de las "bandas criminales". Sin embargo, las armas estadounidenses han inundado Haití, y Estados Unidos ha rechazado sistemáticamente los llamados a hacer cumplir efectivamente la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU para un embargo de armas contra la élite haitiana y estadounidense que importa armas al país. Además, cuando hablamos de "pandillas", debemos reconocer que las pandillas más poderosas del país son subsidiarias del propio Estados Unidos: la Oficina Integrada de las Naciones Unidas (BINUH) y el Core Group, las dos entidades coloniales que han gobernado efectivamente el país desde el golpe de Estado de 2004. Es esta pandilla, el Core Group y su primer ministro instalado, Henry, quienes, junto con la oficina de la ONU en Haití, están insistiendo en esta solución violenta a la crisis en el país, una crisis que ellos mismos ayudaron a crear.


A medida que Haití se enfrenta a otra invasión, esta vez nominalmente liderada por Kenia y los países de la CARICOM, me gustaría pedirle a la comunidad caribeña que piense en el vasto arsenal a disposición del imperio estadounidense para convencer al resto del mundo de que acepte con gusto otro ataque a la soberanía haitiana. También quisiera pedir a la comunidad caribeña que considere el hecho de que gran parte de lo que escuchamos hoy sobre Haití es una distorsión -- o una invención descarada -- de la realidad social y política de Haití. Gran parte de ella carece de contexto histórico, especialmente cuando se trata de la incesante intromisión de los agentes e instituciones extranjeras, para comprender la situación haitiana. Gran parte de ella se basa en un profundo racismo que presume que los negros son ingobernables, al tiempo que resiente las implicaciones del compromiso histórico de Haití con la libertad de los negros.


Al mismo tiempo, las continuas protestas de la comunidad haitiana contra las tropas extranjeras y la intromisión occidental son un testimonio de su inquebrantable coraje. Haití es el escenario de una de las luchas más largas del mundo tanto por la liberación negra como por la independencia anticolonial. Esto explica la constante embestida reaccionaria del imperio estadounidense contra el pueblo de Haití, castigando sus repetidos intentos de soberanía con décadas de inestabilidad diseñadas para asegurar y expandir la hegemonía estadounidense. Durante dos siglos, la contrainsurgencia imperial contra Haití ha tenido como objetivo poner fin al experimento revolucionario más ambicioso del mundo moderno. Las tácticas desplegadas para atacar la soberanía haitiana han sido consistentes y persistentes.


Con Linda Thomas-Greenfield, la embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas en Guyana el fin de semana pasado, supuestamente en parte para "continuar reuniendo apoyo global para la misión de Apoyo a la Seguridad Multinacional (MSS) en Haití", debemos preguntarnos por qué los líderes de CARICOM quieren participar en la destrucción de la soberanía y el pueblo haitianos. Y debemos recordar que la "crisis" en Haití ha sido creada y mantenida por Estados Unidos y sus aliados. Los países de la CARICOM deben oponerse a la ocupación extranjera de Haití y no prolongar la crisis.


Jemima Pierre, Ph.D., es profesora nacida en Haití en el Instituto de Justicia Social de la Universidad de Columbia Británica e investigadora asociada en el Centro para el Estudio de la Raza, el Género y la Clase de la Universidad de Johannesburgo.


(Organización Caribeña para el Empoderamiento de los Pueblos)

Comments


bottom of page