top of page

Desde Pakistán hasta Perú, EEUU intenta derrocar gobiernos

Hispantv. 13 de agosto de 2023


“La santidad de la papeleta y la santidad de las elecciones”. Estas frases son muy comunes en Estados Unidos. Votar se considera el deber sacrosanto de todo ciudadano, una responsabilidad que a menudo se encuentra con fuertes críticas cuando uno decide no participar en la elección del presidente que puede bombardear al último enemigo designado por el Estado.


Las elecciones en Estados Unidos son importantes, no porque les den a los ciudadanos un control real del destino de su país, sino porque refuerzan la ilusión de que existe una democracia funcional.


En realidad, es un paso de antorcha sobre qué candidato llega a liderar la misión del imperialismo.


Cuando aparece un elemento inestable como Donald Trump, como lo hizo en las elecciones de 2016, la clase política junto al complejo militar-industrial entra en pánico. Preferirían el orden y los negocios como de costumbre, a pesar de que el megalómano expresidente lleva a cabo las mismas misiones imperialistas que sus predecesores.


Sea como sea, un elemento inestable no es una buena imagen para Washington. Provoca pánico público. Y lo que es peor, provoca un cambio en la conciencia pública.


Trump era el mismo político corrupto y belicista que los que le precedieron, simplemente fue abierto al respecto. Trump fue el rostro de la política estadounidense expuesto a la vista de todos.


La élite política tuvo que difamarlo, para que pareciera que era un forastero, que esto no podía ser América. Y así nació “Russiagate” (el caso de la supuesta interferencia de Rusia en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016).


La clase de los medios estadounidenses, que son esencialmente taquígrafos para el establecimiento gobernante, se aseguró de que los titulares cubrieran exclusivamente la “interferencia rusa”. Se convirtió en una especie de espectáculo político.


¿Cómo se atreve Rusia a interferir en las elecciones estadounidenses?, ¿los rusos financiaron a Trump?, ¿cómo se entrometieron en las elecciones? Estas fueron las preguntas que dominaron los medios estadounidenses durante un tiempo.


Si los estadounidenses quieren saber cómo se siente que se subviertan sus elecciones y procesos democráticos, tal vez deberían preguntarle a Irán. O Perú. O Pakistán. Tal vez puedan lanzar un dardo a cualquier país de América Latina y preguntarles sobre la injerencia electoral. También deberían preguntar quién fue el culpable.


La respuesta sería unánime: Estados Unidos. Ningún otro país en la historia registrada ha subvertido las elecciones para asegurar un resultado favorable. De hecho, es la forma preferida de EE.UU. de ejercer su influencia y expandir su hegemonía: instalar regímenes títeres para hacer su trabajo sucio.


Pero, no es suficiente que Estados Unidos subvierta las elecciones. En última instancia, debe eliminar cualquier figura o movimiento político que perciba como una amenaza o incluso un riesgo potencial.


Se acaba de revelar que los funcionarios estadounidenses presionaron a los funcionarios paquistaníes para que expulsaran al ex primer ministro de Pakistán, Imran Jan, mientras que estaba en el cargo. Jan, un jugador de críquet convertido en político, se encuentra entre los líderes más populares de su generación en el país del sur de Asia. Después de llegar al poder, exigió la soberanía absoluta para Pakistán, de mayoría musulmana, un camino para labrarse su propio futuro.


Durante demasiado tiempo, Pakistán permaneció subordinado a EE.UU., desde actuar como una cuña de la Guerra Fría contra La India, amiga de los soviéticos, hasta servir como base de operaciones para la invasión estadounidense de Afganistán.


Jan, durante un discurso público, preguntó audazmente: “¿Somos sus esclavos?”, refiriéndose a la orientación negativa de Estados Unidos hacia la política independiente de Pakistán. Bajo Jan, Pakistán buscó la neutralidad, acercándose a Rusia, China e Irán, los principales adversarios de Estados Unidos.



Esto fue en forma de objetivos de política exterior y asociaciones económicas. Jan también enfatizó particularmente la neutralidad y la paz entre Rusia y Ucrania. Pero, EE.UU. quería lealtad.


Los halcones de Washington respondieron a la pregunta de Jan. En marzo de 2022, presionaron a los funcionarios paquistaníes para que destituyeran a Jan. En abril, estaba fuera. Fue precisamente la comodidad de Jan con Rusia a lo que Estados Unidos se opuso.


Y ahora, hasta cierto punto, ha vuelto al statu quo. Aunque Pakistán ha dado algunos pasos a favor de una ruta independiente, supuestamente canceló su intento de construir un gasoducto con Irán —algo a lo que Islamabad está legalmente obligado— bajo la amenaza de sanciones de EE.UU.


Mientras tanto, recibe los mismos viejos pactos de seguridad y hardware de Washington por su lealtad.


Desde que fue expulsado, Jan ha enfrentado múltiples obstáculos legales. Ha sobrevivido a un intento de asesinato, múltiples allanamientos en su casa, gas lacrimógeno y ahora se enfrenta a prisión, y se le ha prohibido participar en política durante 5 años.


El golpe suave de Estados Unidos contra Jan tiene éxito. El Departamento de Estado de EE.UU. declaró que la expulsión forzosa de Jan era “un asunto interno de Pakistán” a pesar de la clara evidencia de que EE.UU. lo solicitó.


No hace falta investigar mucho para ver que este es el modus operandi de los golpes blandos. En diciembre del año pasado, Pedro Castillo, la cara del partido socialista peruano Perú Libre, también sufrió un golpe de Estado.


Washington se movió de inmediato para apoyar el régimen instalado por el golpe y avanzó hacia la reapertura de la privatización extranjera de las minas de cobre y litio de Perú, algo que Castillo buscaba nacionalizar.


Castillo obtuvo una victoria inimaginable contra Keiko Fujimori, la hija del exdictador peruano Alberto Fujimori. Su victoria fue apoyada por sindicatos, agricultores y maestros, un paraguas extremadamente amplio de la clase obrera peruana.


Ahora, Pedro Castillo se encuentra bajo la custodia del gobierno golpista por cargos de “rebelión y conspiración”.


Bolivia es la misma historia. El presidente Evo Morales se vio obligado a escapar del país cuando elementos fascistas respaldados por Estados Unidos dentro de los sectores militares lo derrocaron.


Aunque el golpe en Bolivia finalmente fracasó ya que el partido pro EE.UU. no pudo ganarse los corazones y las mentes de millones de bolivianos enfurecidos, la amenaza del derrocamiento del gobierno aún se cierne.


La clase dominante estadounidense admite su participación y aprobación en estos golpes. En respuesta a que su empresa se benefició del golpe en Bolivia, Elon Musk dijo: “Golpearemos a quien queramos. Encárenlo”.


Bolivia es rica en litio, que es lo que necesita la compañía Tesla de Musk para hacer funcionar sus autos eléctricos.


Estos son solo ejemplos recientes. Y sorprendentemente, un poco menos violento en comparación con otros. La CIA (Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos) tuvo su primer golpe en Irán cuando destituyó violentamente al primer ministro Mohamad Mosadeq por intentar nacionalizar la industria petrolera.


Salvador Allende de Chile y sus partidarios fueron asesinados cuando Estados Unidos instaló al dictador militar Augusto Pinochet para controlar el cambio del país hacia el comunismo durante la Guerra Fría.


Una historia demasiado común desde América Latina hasta el sureste asiático. La misma “santidad de las elecciones” que la clase mediática de EE.UU. y su élite política gritan, EE.UU. ha violado una y otra vez.


Es esencial para su política exterior.


Ya sea un golpe suave o una intervención “en nombre de la democracia”, EE.UU. en su forma actual seguirá entrometiéndose. Continuará intimidando a los gobiernos para que actúen en contra de los intereses de su propio pueblo.


El Departamento de Estado, los medios de comunicación corporativos y los comités del Senado pueden seguir fomentando el miedo y quejándose de la intromisión extranjera en las elecciones estadounidenses todo lo que quieran.


Mientras hacen eso, el Departamento de Estado está tramando su próximo golpe blando.


Para que el mundo, incluidos los estadounidenses, disfrute verdaderamente de las normas democráticas y de un sistema sin golpes ni interferencias, se debe abordar el problema principal: se debe responsabilizar al infractor principal.


La santidad de la democracia solo se puede “restaurar” cuando el propio EE.UU. elimine la intromisión extranjera de su propio libro de jugadas. A medida que el mundo cambia a un orden multipolar, en lugar de un orden unipolar liderado por Estados Unidos, se debe esperar por algunas jugadas desesperadas de Washington para aferrarse a su poder en declive.


Por Shabbir Rizvi, analista político con sede en Chicago, que se especializa en seguridad interna y política exterior de EE.UU.


Texto recogido del artículo en inglés publicado en Press TV

bottom of page