top of page

El eurocentrismo y las concepciones racistas sustentan las mentiras y la desinformación de la OTAN

– Margarita Villamizar –TML Monthly No. 3 – marzo 6 de 2022

(Foto: G. Giannopoulos)


En su prisa por condenar a Rusia y ocultar su propio papel en provocar la guerra en Ucrania, después de la votación celebrada el 2 de marzo en la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la resolución "deplorando la agresión de Rusia contra Ucrania", los círculos oficiales en los Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea declararon que el mundo entero está de acuerdo con los Estados Unidos y la OTAN en que Rusia lanzó un ataque "no provocado" y es el único responsable de los trágicos eventos en Ucrania. La concepción de "el mundo" y la "comunidad internacional" que defienden, para descartar cualquier oposición a su narrativa, no solo es egoísta, sino excluyente y racista hasta la médula.

"El Mundo" ha hablado

Hablando sobre el resultado de la votación sobre la resolución presentada por su país, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, declaró que "el mundo había hablado con una voz clara y unida". Dijo esto a pesar del hecho de que 52 países, incluidas las dos naciones más pobladas de la tierra, además de la Federación Rusa, no respaldaron la resolución. Muchos de los que lo hicieron seguramente fueron sometidos a serios ataques de mano dura por parte de los Estados Unidos y sus socios de la OTAN. Un miembro de la delegación canadiense tuiteó durante el debate: "He estado trabajando duro para que los países voten Sí con nosotros. Con Ucrania".

Otro que habló en términos de cómo "el mundo" ve las cosas fue el primer ministro Justin Trudeau. Dijo: "Occidente y, de hecho, los países de todo el mundo están unidos para defender a Ucrania, no solo por Ucrania, sino por los principios de la democracia y el estado de derecho que [han] llevado a una tremenda prosperidad y estabilidad en nuestro mundo en los últimos 75 años".

El primer ministro no puede ocultar su profundo anticomunismo con su referencia a la "prosperidad y estabilidad en nuestro mundo" desde la Segunda Guerra Mundial. Dejando a un lado sus afirmaciones sobre los principios de la democracia y el estado de derecho, parece que el mundo del Primer Ministro excluye no solo a los 52 países que no votaron a favor de la resolución antirrusa, sino a toda una franja de la humanidad que no disfruta ni de la prosperidad ni de la estabilidad que, según él, la democracia liberal ha otorgado a "nuestro mundo".


Los pronunciamientos de quienes representaban a las potencias de la vieja Europa eran igual de vergonzosos y tenían su propio giro. El representante de la Unión Europea (UE) ante la ONU dijo que la votación fue histórica y "muestra claramente el aislamiento de la Federación Rusa del resto de la comunidad internacional". El español Josep Borrell, Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, dijo: "El mundo ha emitido una condena rotunda de los ataques ilegales y no provocados contra un estado soberano".

"Valores europeos"

El eurocentrismo racista de la vieja Europa también impregnó el discurso que Ursula von der Leyen, presidenta alemana de la Comisión Europea, pronunció ante el Parlamento de la UE el 1 de marzo. Habló después de que el presidente Volodymyr Zelensky apareciera en video suplicando que Ucrania fuera aceptada en la UE. Von der Leyen dijo que la lucha de Ucrania contra Rusia se trataba de la defensa de los "valores europeos", a los que también se refirió como "valores universales". Dijo que era un "choque entre el estado de derecho y el estado de las armas; la lucha entre democracias y autocracias; entre un orden basado en reglas y un mundo de agresión desnuda". Refiriéndose al discurso de Zelensky, dijo: "Nadie en este hemiciclo puede dudar de que un pueblo que defiende tan valientemente nuestros valores europeos pertenece a nuestra familia europea".

Doble rasero racista de la política de refugiados de la UE

Además de anunciar que la UE proporcionaría ayuda militar por valor de 500 millones de euros a Ucrania, von der Leyen prometió que para aquellos que huyan de Ucrania, "Europa estará allí para ellos, no solo en los primeros días, sino también en las próximas semanas y meses". Propuso que se active el mecanismo de protección temporal de la UE "para proporcionarles un estatus seguro y acceso a las escuelas, la atención médica y el trabajo. Se lo merecen. Tenemos que hacerlo ahora. Sabemos que esto es solo el comienzo. Más ucranianos necesitarán nuestra protección y solidaridad. Estamos y estaremos ahí para ellos".

Esto está muy lejos de cómo los solicitantes de asilo de países de Asia y África han sido tratados por la UE, muchos de ellos escapando de las guerras de destrucción de Estados Unidos y la OTAN que han devastado sus países de origen. ¿Quién puede olvidar a los miles que se ahogaron en el Mediterráneo o a los que se encontraron con cercas de alambre de púas y guardias armados para mantenerlos fuera de los países que se negaron a dejarlos entrar? ¿Cuántos afganos serán reasentados en Europa?

En 2016, en el apogeo de la crisis migratoria en Europa, una flotilla de la OTAN liderada por Alemania, con Canadá también contribuyendo con una fragata, se desplegó en el Mar Egeo entre Grecia y Turquía "para detener el tráfico ilegal y la migración ilegal en el Egeo". La operación tuvo lugar justo cuando decenas de miles de refugiados, principalmente sirios, pero también otros, arriesgaron sus vidas tratando de llegar a las costas de Europa, partiendo en botes y balsas abarrotados desde Turquía y Libia, muchos con la esperanza de llegar a Alemania.

Según el derecho internacional, a las personas vulnerables que huyen de los conflictos y la persecución no se les debe negar el acceso a la protección, y tienen derecho a que se tengan en cuenta sus solicitudes de asilo. Pero Turquía, miembro de la OTAN, fue pagada por la UE para mantener a los solicitantes de asilo y migrantes en su territorio y evitar que partieran hacia Europa. Cualquier refugiado recogido en un barrido de aguas mediterráneas se vio obligado a regresar a Turquía. Ursula von der Leyen era la ministra de Defensa de Alemania en ese momento. Según los informes, ha sido un jugador clave en el logro del acuerdo "sólido" de la UE con Turquía para mantener a los refugiados que llegan desde el sur fuera de Europa. ¿Cuántos murieron a causa de ese acuerdo, arriesgando desesperadamente a todos en rutas más peligrosas en un intento de llegar a las costas de Europa?

Todo dice mucho sobre los valores "europeos" y "universales" por los que el presidente de la UE dice que Ucrania está luchando hoy, en nombre de "todos nosotros". También muestra qué tipo de "estado de derecho" defienden los chovinistas europeos, como sus homólogos norteamericanos, mientras acumulan recriminaciones contra Rusia por amenazar el orden internacional en el que Estados Unidos puede hacer las reglas, decidir quién las está rompiendo e imponer castigos, mientras que Estados Unidos y la OTAN no rinden cuentas por sus violaciones en serie de la Carta de la ONU y el derecho internacional.

Lejos de aceptar este estado de cosas, la gente del mundo está harta del doble trato y el doble rasero del "orden basado en reglas" de los Estados Unidos y la OTAN; con los "valores europeos" de aquellos que se imaginan seres morales superiores; y nociones caprichosas y racistas de quién es y quién no es parte de la llamada comunidad internacional. Lo que las condiciones están pidiendo a gritos es el fin de todos los viejos arreglos y el uso egoísta del racismo estatal, el eurocentrismo y las mentiras que no tienen cabida en una sociedad moderna. También piden a las propias personas que pongan en marcha las nuevas disposiciones que les favorecen y permiten a la sociedad avanzar sobre la base de que todos los seres humanos tengan derechos en virtud de ser humanos. Uno de esos arreglos a los que apuntan los acontecimientos en Ucrania y el belicismo y la invasión cada vez mayor de las fronteras de Rusia por parte de los Estados Unidos y la OTAN es la necesidad de que los pueblos creen gobiernos contra la guerra.

Comments


bottom of page