top of page

El mundo se está ahogando en deudas con los ricos

– K.C. Adams – Workers Forum 31 de julio 2023


Las Naciones Unidas han publicado un informe alarmante sobre el creciente endeudamiento de los gobiernos de todo el mundo. La deuda del gobierno general se ha quintuplicado desde 2000 a un récord de $ 92 billones (dólares estadounidenses) en 2022, superando el PIB mundial, que se triplicó durante el mismo período. El crecimiento del PIB se atribuye principalmente a la transformación en los países en desarrollo de la pequeña producción rural a la producción industrial en masa socializada urbana. El setenta por ciento de la deuda pública mundial se mantiene en los centros imperialistas, con Estados Unidos liderando con creces con 32,5 billones de dólares, alrededor de un tercio de la deuda total del gobierno mundial.


De especial preocupación con la deuda pública mundial es el rápido crecimiento de los pagos de intereses, superando otros gastos públicos. El informe de la ONU dice que un número creciente de países se encuentran atrapados en una situación en la que tanto su desarrollo como su capacidad para gestionar la deuda se ven comprometidos.


Algunos gobiernos se ven obligados a gastar más en el servicio de la deuda que en sectores críticos como la salud, la educación, otros programas sociales y la infraestructura necesaria. Al menos 19 países en desarrollo asignan más fondos públicos al pago de intereses que a la educación, y 45 dedican más a los intereses que al gasto en salud. Una colección de 48 países en desarrollo con 3.300 millones de personas, casi la mitad de toda la humanidad, sufren pagos anuales de intereses que superan los gastos en salud, educación u otras inversiones necesarias para el desarrollo.


Dentro de la situación, los países africanos pagan en promedio cuatro veces más por los préstamos que los Estados Unidos y ocho veces más que Alemania. La mitad de todos los países en desarrollo gastan un mínimo del 7,4% de sus ingresos brutos de exportación en el servicio de la deuda pública externa.


Privatización de préstamos y deuda

Los acreedores multilaterales como el FMI y el Banco Mundial son cada vez menos importantes como acreedores con cárteles privados que se apoderan de los préstamos mundiales. La creciente dependencia de prestamistas privados, como tenedores de bonos, bancos, cárteles de inversión y otros prestamistas privados, ha resultado en una deuda más cara, vencimientos más cortos y una reestructuración de deuda más complicada cuando se trata de una crisis de deuda.


En los últimos diez años, la proporción de la deuda pública externa contraída con acreedores privados ha aumentado en todas las regiones, representando el 62% de la deuda pública externa total de los países en desarrollo en 2021, frente al 47% de hace una década. El informe sugiere que la creciente proporción de deuda pública contraída con acreedores privados presenta dos desafíos: los préstamos de fuentes privadas son más caros que el financiamiento en condiciones concesionarias de fuentes multilaterales y bilaterales, y la creciente complejidad de la base de acreedores hace que sea más difícil completar con éxito una reestructuración de la deuda cuando sea necesario. Actualmente no existe ningún mecanismo para abordar cómo reestructurar la deuda entre las diferentes clases de prestamistas privados y multilaterales. Las demoras y las incertidumbres aumentan los costos de resolver las crisis de la deuda. El informe dice que un total de 52 países, casi el 40 por ciento del mundo en desarrollo, están en "serios problemas de deuda (deuda)".


¡Dejen de pagar a los ricos!


Secretario General de la ONU, Antonio Guterres

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, comentó sobre el informe: "La mitad de nuestro mundo se está hundiendo en un desastre de desarrollo, alimentado por una aplastante crisis de deuda". Tales niveles insostenibles de deuda son un "fracaso sistémico" resultante de la "desigualdad de la era colonial incorporada en nuestro anticuado sistema financiero global", explicó el jefe de la ONU. La deuda se ha convertido en "una trampa que simplemente genera más deuda", dijo.


Las naciones más pobres dependen cada vez más de los acreedores privados que cobran tasas "altísimas" y se ven obligadas a pedir prestado más "para su supervivencia económica". Guterres lamentó la realidad de que la mitad de la humanidad vive en países que se ven obligados a gastar más en el servicio de su deuda que en "inversiones esenciales" como la salud, la educación y los "Objetivos de Desarrollo Sostenible o la transición energética", que es nada menos que un desastre de desarrollo. [...] Y, sin embargo, debido a que estas deudas insostenibles se concentran en los países pobres, no se considera que representen un riesgo sistémico para el sistema financiero mundial", agregó el Secretario General de la ONU.


El informe señala que los países en desarrollo están muy expuestos a las conmociones externas porque tienen que pagar el servicio de la deuda en monedas extranjeras, principalmente el dólar de los Estados Unidos. Dice que los países en desarrollo con una alta dependencia de la exportación de sus recursos naturales no pueden mantenerse al día con el aumento de los pagos de intereses. La proporción de la deuda pública externa en las exportaciones aumentó del 71 por ciento en 2010 al 112 por ciento en 2021. La mitad de todos los países en desarrollo gastan un mínimo del 7,4% de sus ingresos brutos de exportación en el servicio de la deuda pública externa, frente al 3,9% en una década. A modo de comparación, el Acuerdo de Londres de 1953 sobre la deuda de guerra de Alemania limitó la cantidad de ingresos brutos de exportación que podían gastarse en el servicio de la deuda externa (pública y privada) al 5% para evitar socavar la recuperación.


Actualmente, la mitad de los países en desarrollo dedican más del 1,5 por ciento de su PIB y el 6,9 por ciento de los ingresos del gobierno al pago de intereses, un fuerte aumento en la última década, según el informe. El aumento de los pagos de intereses es un problema generalizado e insostenible. El número de países en los que el gasto en intereses representa el 10% o más de los ingresos públicos aumentó de 29 países en 2010 a 55 en 2020.


Los pagos de intereses han crecido más rápido que el gasto público en salud, educación e infraestructura y otras inversiones necesarias en la última década. El rápido aumento de los pagos de intereses está reduciendo el gasto en estas áreas clave.


El aumento de la deuda en el mundo en desarrollo con los prestamistas mundiales se debe principalmente a la falta de acumulación interna de ingresos públicos y a la ausencia de financiación alternativa. La situación se ha visto agravada por la pandemia de COVID-19, la inflación de precios y los costos asociados con el cambio climático. En consecuencia, el número de países que enfrentan altos niveles de deuda ha aumentado considerablemente de solo 22 países en 2011 a 59 países en 2022. La deuda pública total de los países en desarrollo aumentó del 35% del PIB en 2010 al 60% en 2021. La deuda pública externa, la parte de la deuda pública contraída con acreedores extranjeros, aumentó durante el mismo período del 19 por ciento del PIB al 29 por ciento del PIB.


Los países en desarrollo enfrentan desafíos adicionales debido a los altos niveles de deuda pública externa en su mayoría en monedas estadounidenses u otras monedas imperialistas. Esto los hace más vulnerables a las conmociones externas. La comparación de los crecientes niveles de deuda de los países en desarrollo con su capacidad para generar divisas mediante las exportaciones revela la incapacidad de adquirir ingresos suficientes para atender sus obligaciones de deuda externa. Cuando las condiciones financieras mundiales cambian, como durante la crisis económica de 2008 o la reciente pandemia y la inflación de precios, los inversores internacionales se vuelven más "reacios al riesgo" y exigen términos más estrictos y mayores intereses. Del mismo modo, cuando la moneda de un país se devalua, los pagos de la deuda en moneda extranjera pueden dispararse, dejando aún menos dinero para programas sociales y el desarrollo necesario.


El "fracaso sistémico" de las relaciones económicas mundiales y la creciente crisis mundial de guerra y pobreza subrayan la necesidad de una nueva dirección para los asuntos económicos y políticos internacionales. El sueño de una humanidad que viva junta en el respeto mutuo y el desarrollo para el bien común puede y debe hacerse realidad.


(Para el informe completo de la ONU, véase: Un mundo de deuda | UNCTAD)

Commentaires


bottom of page