El Presupuesto 2022 y la deuda (para discusión)



Promotora Nacional por la suspensión del Pago de la Deuda





1.- Las perspectivas económicas del Presupuesto 2022.

Los Criterios Económicos para 2021 establecen que el PIB crecerá en 6.3%, para 2022 en 4.1%, para 2023 en 3.4% y en 2024 del 2.8%. Con esas proyecciones el PIB en 2024 será un 7% mayor que el de 2018 (un crecimiento promedio anual del 1%). Pero en términos de PIB per cápita estaríamos peor: solo 1% más que en 2018. Esas proyecciones de crecimiento económico no son las que requiere nuestro país. México necesita crecer a tasas mucho mayores para combatir la pobreza que se agravó con la pandemia y la crisis, para poder recuperar el medio millón de empleos perdidos, para proporcionar un millón de empleos anuales a las nuevas generaciones y para abatir el empleo informal que ocupa a más de la mitad de la fuerza de trabajo y que carece de prestaciones sociales.


Definitivamente se requiere un presupuesto de gastos que sea realmente detonante e impulsor del crecimiento económico y del empleo, además que recupere el poder adquisitivo del salario contractual que sigue deprimido (en 2019 crece en 1.71%, en 2020 en 0.99% y al mes de agosto de este año tiene crecimiento negativo de 0.21%). Con salarios deprimidos no se incrementa el consumo interno y en consecuencia tampoco la producción nacional. Se requiere de un programa emergente de gran estímulo al gasto público, sobre todo al gasto social en salud y educación y a la inversión productiva.





El Presupuesto 2022 de la SHCP se basa en el contexto internacional y establece, como lo dice el FMI, que la economía mundial crecerá en 6% porque se han aplicado las vacunas y porque se recuperan las economías. Pero lo cierto es que ello ocurre en buena medida porque los países ricos han impulsado políticas cuantiosas de gasto público, más del 10% del PIB lo han utilizado para reactivar sus economías e incluso aplicando impuestos a los ricos como es el caso de Biden en Estados Unidos. Pero en los países pobres y en los llamados emergentes la situación no es así y la recuperación no es igual a la de los países ricos. El paquete de Derechos Especiales de Giro que asignó el FMI en apoyo a la economía mundial sirve de poco a los países pobres y empobrecidos como México. Buena parte de la recuperación de México es por el crecimiento de las exportaciones manufactureras que demanda el mercado estadounidense en el marco del TEMEC y el empleo en esas grandes industrias de exportación ya se recuperó, pero en otros sectores del mercado interno sobre todo en los servicios y el comercio no hay visos de recuperación sostenida ni tampoco en la pequeña y mediana empresa que no exportan.

2.- Presupuesto austero y con déficit.

El gasto para 2022 será de 7 billones 48 mil 206 millones de pesos, un aumento real del 9% con respecto al presupuesto aprobado en 2021; pero con respecto al gasto estimado en 2021 el crecimiento real del gasto es de apenas del 1.5%. El gasto tiene un limitado crecimiento real y es insuficiente para acelerar con fuerza la recuperación del país. Y ello obedece a que las finanzas públicas se mantienen débiles, no hay ninguna política para fortalecerlas como sería el aumento de los impuestos a los que más tienen. Los ingresos para 2022 suman 6 billones 173 mil millones de pesos (el 21.9% del PIB, cuando en 2016 fue de 24.1%) y para compensar el gasto del 2022 el gobierno plantea un déficit de 876 mil millones de pesos (el 3.5% del PIB) y un límite de endeudamiento interno y externo por 1 billón 12 mil millones de pesos. Dado que los ingresos no cubrirán el gasto presupuestado el gobierno incurrirá en déficit y, en consecuencia, en contratar deuda. Los ingresos públicos deben ser fortalecidos mediante una reforma fiscal progresiva.


3.- El Costo Financiero de la deuda aumenta.

El presupuesto de egresos plantea para 2022 un costo financiero de 791.5 mil millones de pesos, cuando el aprobado para 2021 fue de 724 mil millones de pesos. Hay un aumento real del 5% (con respecto al estimado de 2021 el aumento real es de 7%), pero un aumento nominal de 68 mil millones de pesos. En pesos de 2022 el costo financiero aumenta en 40 mil millones de pesos.




El costo financiero de la deuda interna y externa del gobierno federal es de 580.6 mil millones de pesos, el costo financiero de la deuda de PEMEX es por 142.5 mil millones de pesos, para CFE es de 29.6 mil millones de pesos y los que se destina para “Erogaciones para los programas de apoyo a ahorradores y deudores de la banca”, que es lo del FOBAPROA, es de 38.9 mil millones de pesos, cuando el presupuesto aprobado para 2021 era por 11 mil millones de pesos.

4.- Los programas sociales y proyectos prioritarios.

Los programas sociales prioritarios del gobierno suman 447 mil millones de pesos, 350 mil millones de pesos menos que el costo financiero de la deuda pública.



En los programas sociales prioritarios de 2022 no aparecen el apoyo a microempresas ni las tandas para el Bienestar. El aumento de poco más de 100 mil millones de pesos obedece al aumento de la pensión para adultos mayores.

Los Proyectos Prioritarios para 2022 suman 127,559 millones de pesos.


La suma del costo de los programas y proyectos prioritarios es de 574.6 mil millones de pesos, cifra menor que el costo financiero en más de 200 mil millones de pesos.



5.- El costo financiero y el presupuesto de varias Secretarías.


El costo financiero de la deuda supera con creces al presupuesto de educación o bienestar o salud que son las que tienen mayores recursos.


El presupuesto 2022 para el IMSS es de 1,011 mil millones de pesos (mmp), para ISSSTE de 397 mmp, PEMEX de 636 mmp y CFE 432 mmp. El costo financiero de la deuda supera a PEMEX, CFE y al ISSSTE, menos al IMSS, pero ya se le acerca.

6.- Más deuda en el presupuesto: el límite de endeudamiento para 2022.

El PEF 2022 propone un límite de deuda nueva de 1 billón 12 mil millones de pesos. Un aumento real del 11%, que es mayor al aumento del gasto público.

Para deuda interna el límite es de 850 mmp, para deuda externa es de 3.8 mil millones de dólares (77 mmp), para PEMEX son 27.2 mmp más 1.9 mil millones de dólares y para CFE 4.1 mmp más 796 millones de dólares. Todo ello suma 1 billón 12 mil millones de pesos. Si el país se endeuda con otro billón más la deuda pública total será de 13.5 billones de pesos para fines de 2022.

7.- Conclusiones:

El Presupuesto 2022 es insuficiente para las grandes necesidades de nuestro pueblo. Con ese presupuesto el crecimiento económico y la generación de empleos será muy limitado e insuficiente. Los países ricos van a crecer a un ritmo más rápido porque instrumentaron programas emergentes y de gran estímulo económico y elevaron impuestos a los ricos. En México no hay nada de eso porque si se aumentaran los impuestos a los que más tienen (impuestos a las grandes fortunas y a las transacciones financieras) y se suspendiera el pago del servicio de la deuda y reestructurarla habría recursos suficientes y finanzas sólidas para dar mayor dinamismo a nuestra economía. Los recursos que se utilizan en la deuda pública son tan cuantiosos que desangran a otros presupuestos vitales para el pueblo como la salud, la educación, el apoyo al campo, a las mujeres, dar empleo a jóvenes, apoyar a la micro, pequeña y mediana empresa y a la cultura. Mientras tanto la deuda crece, así como su monto que pagarán las siguientes generaciones que hipotecan su futuro para que los grandes capitalistas financieros, la oligarquía financiera, se sigan enriqueciendo y acumulando más capital para seguir produciendo crisis, miseria, desempleo, pérdida de soberanía y un futuro sombrío e incierto.