top of page

El pueblo palestino decidirá por sí mismo los próximos pasos



Pauline Easton –TML Monthly núm. 16. marzo 5 de 2024

Estados Unidos, Israel y otros siguen declarando sus condiciones para la formación de un estado palestino. No importa lo que hagan o digan, sin que los palestinos decidan el objetivo de su Estado y sus modalidades y proceso democrático, nada se va a resolver. Sucumbir a la presión de Estados Unidos para decidir quién puede y quién no puede formar un gobierno de un Estado palestino sería una repetición de los Acuerdos de Oslo, con su premisa fundamental de que la Autoridad Palestina sólo podía operar sobre la base de permitir la ocupación israelí. Poner fin a la ocupación israelí es la condición sine qua non de la resistencia, una condición esencial absolutamente necesaria.


Hay que poner fin a la ocupación y los palestinos decidirán por sí mismos los próximos pasos. La presión sobre ellos es para permitir que sus intereses nacionales sean definidos por Estados Unidos e Israel. No se les permite cuestionar la autoridad de Estados Unidos e Israel en este asunto porque hacerlo es ser etiquetados como terroristas, irrazonables y antidemocráticos. La verdad del asunto es que si el pueblo palestino, en sus condiciones de vida, aceptara esta forma de autoridad y dijera que ejerce un poder legítimo, impediría nuevamente su justa lucha por la libre determinación. Esto es lo que revela la impunidad actual: la falta de poder político del pueblo palestino. Estados Unidos, Canadá y todo el discurso que están generando sobre el futuro del pueblo palestino tienen la intención de desinformar a la resistencia y a la opinión pública mundial. En este sentido, los pueblos del mundo tienen el deber de rechazar la injerencia extranjera en los asuntos internos del pueblo palestino. Tienen el deber de respetar el derecho de los palestinos a decidir.


En noticias relacionadas, el primer ministro de la Autoridad Palestina (AP), Mohammad Shtayyeh, dijo el 26 de febrero que había presentado oficialmente la renuncia de su gobierno al presidente Mahmoud Abbas. "Presenté la renuncia del gobierno al presidente Mahmoud Abbas el 20 de febrero de 2024, y hoy la presento por escrito", dijo Shtayyeh en un comunicado. Este acontecimiento se produce en el contexto de las demandas y amenazas de Estados Unidos de imponer su propia alternativa a Palestina, por parte de un gobierno elegido por Estados Unidos para Cisjordania y Gaza, y de poner fin a los movimientos de resistencia popular a la ocupación y el genocidio israelíes. Shtayyeh dijo: "Veo que la próxima etapa y sus desafíos requieren nuevos arreglos gubernamentales y políticos que tengan en cuenta la realidad emergente en la Franja de Gaza, las conversaciones de unidad nacional y la necesidad urgente de un consenso interpalestino basado en una base nacional, una amplia participación, la unidad de filas y la extensión de la soberanía de la Autoridad Palestina sobre toda la tierra de Palestina".


Según se informa, la declaración de Shtayyeh se produjo en un momento en que aumenta la presión de Estados Unidos sobre el presidente palestino Mahmoud Abbas para que se someta a la reestructuración de la Autoridad Palestina y cree las condiciones para gobernar un futuro Estado palestino después de la guerra.


Un nuevo gobierno en Palestina debe asumir "toda la responsabilidad y acción" tanto en Cisjordania como en la Franja de Gaza, dijo el ministro de Relaciones Exteriores palestino, Riyad Al-Maliki, el 28 de febrero, informa la Agencia Anadolu. Al-Maliki dijo que ahora "no es para el gobierno donde Hamas sería parte de él porque, en este caso, entonces será boicoteado por varios países como sucedió antes". "No queremos estar en una situación como esa. Queremos ser aceptados y comprometernos plenamente con la comunidad internacional. Queremos conseguir contribuciones que nos ayuden a poder proporcionar, en primer lugar, los servicios necesarios a nuestra gente, servicios de emergencia, y luego hablar de cómo podemos reconstruir Gaza después de una destrucción tan devastadora". Más adelante, dijo, cuando la situación sea la adecuada, podremos contemplar esa opción. El canciller dijo que cree que la idea es establecer hoy "un gobierno tecnocrático" que se base en expertos, personas que tengan todo el derecho a tomar las riendas y la responsabilidad de este período. Elecciones, dijo, podrían considerarse "después de la guerra".Con respecto a la renuncia del gobierno de Shtayyeh, Osama Hamdan, alto funcionario de Hamás, dijo: "Creo que esta renuncia puede haber llegado en un momento inapropiado, porque se produjo a la luz de las conversaciones sobre una autoridad renovada, y espero que no se produzca en respuesta a las demandas de Estados Unidos. Insisto en que la demanda palestina es formar un gobierno de consenso por parte de las facciones palestinas cuyo deber es ocuparse de la ayuda y la reconstrucción de Gaza y organizar elecciones nacionales palestinas generales".¿Se supone que la posición expresada por el gobierno de Shtayyeh, que dimitió, y por el ministro de Asuntos Exteriores de la Autoridad Palestina, que niega la naturaleza de la bestia, es una posición "realista", "pragmática" y "factible"? ¿Cuándo, cabría preguntarse, Israel o Estados Unidos reconocieron alguna vez el derecho a ser del pueblo palestino o su derecho al retorno?


Israel presenta el "extremo" de una ocupación militar de Gaza, Estados Unidos parece entonces "razonable" al aceptar el gobierno de la Autoridad Palestina sobre Gaza, y la resistencia se considera "irrazonable". La pretensión de ser "realistas" parece ser lo que subyace a todo tipo de propuestas sobre lo que el pueblo palestino y sus organizaciones de resistencia deben y no deben hacer en este momento. Todo tipo de maniobras para detener un alto el fuego, no permitir el libre flujo de ayuda humanitaria y demoler la Agencia de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en los territorios palestinos y los países vecinos van más allá de causar la hambruna de la población y permitir los crímenes de genocidio que Israel está cometiendo con el respaldo de Estados Unidos, Canadá y otros países. Estas maniobras tienen el propósito de establecer un Estado palestino basado en la aceptación de la ocupación israelí, negociar los derechos del pueblo palestino y detener la resistencia y el apoyo mundial a la misma.


¡No pasará! Estados Unidos, Israel y sus apaciguadores, como Canadá, tendrán que reconocer los crímenes que están cometiendo en nombre de la democracia y los derechos humanos, y las concepciones imperialistas de la "responsabilidad de proteger" y un "orden internacional basado en reglas", que no son más que impunidad y autoritarismo.


Todos listos para la Marcha Nacional en Ottawa el 9 de marzo. ¡Pedimos un alto el fuego ya! Pedimos que se ponga fin a la ocupación y que no se interfiera extranjeramente en los asuntos internos palestinos.

Comments


bottom of page