top of page

ELECCIONES: TRANSFORMACIÓN NECESARIA

Congreso de la Soberanía


Se necesita una reforma electoral a fondo que abra camino a la renovación democrática. En primer lugar, financiar el proceso electoral, no a los partidos políticos, para que el dinero se canalice hacia la organización de la voluntad del elector. Por otra parte, no hay elección democrática sin selección democrática. Las elecciones deben ser equitativas, con igual acceso a medios de comunicación para que los candidatos presenten propuestas, cerrar las puertas a las campañas de dinero, a la guerra sucia, a la compra de votantes. Los representantes electos deben cumplir lo acordado en campaña con los electores, sus propuestas, una vez aprobadas por el elector, deben ser un mandato obligatorio. Y por último debe existir un mecanismo de revocación de mandato.


La Constitución nos da el derecho a votar y a ser votados. lo que lleva implícita la participación en la selección de candidatos. Pero hoy solamente podemos hacerlo por las limitadas opciones que se nos presentan ya registradas por los partidos, algunas muy presentables y otras que defienden intereses antipopulares. En la actual legislación herencia del viejo régimen, las leyes secundarias le otorgan a las cúpulas partidarias el monopolio de la selección de los candidatos. Una mexicana o mexicano puede ser competente, honrado, trabajador y con propuestas, pero no será electo representante popular si ningún partido lo nombra candidato aunque tenga apoyo ciudadano. Un partido puede tener los mejores militantes pero la cúpula puede postular al peor de los perfiles, de manera discrecional. Así es la política electoral que heredamos del neoliberalismo y el PRIAN. Vamos a transformarlo para abrir paso a la democracia. La selección de candidatos debe realizarse por los electores en lugares de vivienda, trabajo, estudio, en los que escojan a personas conocidas, probadas, de confianza.


De nuestros impuestos se financia a varios de los partidos que gobiernan para servir a los grandes corporativos y golpean al pueblo. El INE aprobó el financiamiento para el ejercicio del 2023, por 6 mil 233 millones 510 mil 798 pesos. Parte de este dinero engordará a una “oposición” corrupta, y opuesta a toda transformación positiva.


Las elecciones debieran ser de análisis y propuestas para la solución de problemas. Actualmente son campañas de propaganda, de venta de imagen, guerra sucia, compra de votantes, y desinformación por los medios y redes sociales.


Las elecciones son inequitativas porque las campañas dependen en gran medida del dinero que pueden invertir los candidatos. Los medios de comunicación aparentan que la competencia es transparente y que a través de “encuestas” se conocen las tendencias de los electores. Pero éstas son manejadas al gusto del cliente y los medios tradicionales impulsan libremente y con gran fuerza su agenda.



En vez de analizar las propuestas de los candidatos y discutirlas, de dar a conocer los problemas, sus soluciones y diversas alternativas, se llenan las calles de anuncios con publicidad y muchos nombres y fotos que no dicen nada y sólo producen basura y contaminación visual. Además de polarizar al extremo para descalificar sin pruebas, toda medida que afecte a los intereses de los poderosos.


Los representantes una vez electos no están mandatados y mientras ofrecen una cosa en campaña, en el poder hacen todo lo contrario. En 2009 todos los candidatos a diputados afirmaron que no iban a incrementar los impuestos y lo primero que hicieron fue aumentar el IVA al 16 por ciento. Felipe Calderón nunca habló de emprender una guerra, Peña dijo que iba a disminuir el precio de gas y gasolina y no hizo más que subirlo.


Lo que hacen los presidentes en el poder nunca lo dicen en campaña: Carlos Salinas de Gortari jamás habló del Tratado de Libre Comercio de América del Norte; Ernesto Zedillo nunca mencionó privatizar ferrocarriles o rescatar con Fobaproa a bancos privados; y Vicente Fox en absoluto propuso integrar energéticos y seguridad con EU y Canadá, y más tarde en 2005 nos lo impuso a través de la Alianza para la Seguridad y la Prosperidad de América del Norte.


En la elección se firma un cheque en blanco para que en el poder hagan lo que les venga en gana, para bien o para mal, y muchas vecesa quienes sirven son a las grandes corporaciones extranjeras y sus gobiernos imperialistas). En 2012 Calderón y el Senado aprobaron pagarle 175 mil millones de pesos al FMI….¡para rescatar a Europa!


Hoy ha llegado el momento de conquistar la plena independencia y soberanía, y esta lucha va íntimamente ligada al triunfo de la democracia. Urgen profundas transformaciones. Vienen tiempos de cambio, de renovación del sistema político y electoral para que sea el pueblo quien ejerza su soberanía, las decisiones favorezcan los intereses de la mayoría y el desarrollo y bienestar en México. Para ello es imprescindible la renovación democrática. Es una tarea pendiente que exige solución.

bottom of page