“Estamos viendo en Yunior la creación y la actuación de un contrarrevolucionario”

Panorama Mundial. Boletín Especial. 2 de noviembre de 2021.

“Yunior está buscando la confrontación con las fuerzas armadas, con el MININT”, así define el agente Fernando los planes del líder de la plataforma Archipiélago, de igual forma añade que “estamos viendo en Yunior la creación y la actuación de un contrarrevolucionario”. Un material estrenado por Razones de Cuba revela la identidad del agente Fernando, de los Órganos de la Seguridad del Estado, quien participó junto a Yunior García Aguilera en un taller sobre “El papel de las fuerzas armadas en un proceso de transición”, auspiciado por la universidad norteamericana Saint Louis, en su filial en Madrid.


Carlos Leonardo Vázquez González, médico, especialista en primer grado en medicina general integral y especialista en Oncología fue durante 25 años el agente Fernando “soy un cubano, un revolucionario, un martiano, y lo más grande un fidelista. Estoy sentado hoy para hacer esta denuncia pública al pueblo de Cuba para que no se dejen engañar de líderes creados por manuales, porque Cuba nunca será intervenida por el gran enemigo del norte”.

El pasado martes 12 de octubre, el Consejo de la Administración de La Habana Vieja denegó la solicitud del ciudadano Yunior García Aguilera sobre la realización de una marcha con supuestos fines pacíficos programada para noviembre próximo. Utilizando como fachada una iniciativa cívica, concebida de manera simultánea para todo el país, sustentaba dicha petición en el artículo 56 de la Constitución de la República de Cuba.

Este artículo establece que “Los derechos de reunión, manifestación y asociación, con fines lícitos y pacíficos, se reconocen por el Estado siempre que se ejerzan con respeto al orden público y el acatamiento a las preceptivas establecidas por la ley”. Pero obvian que el texto constitucional explicita en su artículo 45 que “El ejercicio de los derechos de las personas solo está limitado por los derechos de los demás, la seguridad colectiva, el bienestar general, el respeto al orden público, a la Constitución y a las leyes”.

En el material de Las Razones de Cuba se explica que “La marcha por el cambio”, como autodenominan a esta acción ilícita y contrarrevolucionaria constituye un intento por generar un clima de inseguridad, desestabilización e ingobernabilidad, justo el día en el que el país abre sus fronteras internacionales y más de 1 600 000 educandos retornan a las escuelas.

A inicios de 2018, Yunior viajó a Argentina para participar en un evento coordinando por el proyecto “Tiempo de cambios y el nuevo rol de las fuerzas armadas en Cuba”. En la web de la Universidad Torcuato Di Tella, centro rector del curso, están plasmados los objetivos, entre ellos: “Dar continuidad al estudio de las FAR, tanto por medio de entrevistas, análisis de la información circulante, contactos por mail para poder transmitir adecuadamente a los activistas posibles escenarios y supuestos aliados a futuro”, decía.

De acuerdo con la página web, otro de los objetivos es “cooperar con actores cubanos para que ellos puedan generar actividades que les permitan vincularse con miembros de las FAR abiertos a los procesos de cambio”. Otra de las finalidades de curso era “incentivar a actores de la sociedad civil para que difundan conocimientos y actividades sobre las FAR”. BOLETIN ESPECIAL La Habana, 2 de noviembre del 2021/Año 63 de la Revolución/RNPS2442

Según Razones de Cuba, en este encuentro el líder de Archipiélago intercambió con las académicas Ruth Diamint y Laura Tedesco, artífices del proyecto “Diálogo sobre Cuba”. “La puesta en escena” que desarrolla García Aguilera comenzó mucho antes de lo que el dramaturgo quiere admitir. El doctor Carlos Leonardo Vázquez González tiene evidencias “en septiembre de 2019 participamos en un evento del papel de las fuerzas armadas en un proceso de transición”, dijo. Los participantes todos éramos cubanos -relata Vázquez González-de diferentes sectores, médicos, periodistas, historiadores. “Allí en ese taller se encontraba Yunior García Aguilera (…) En este taller donde yo participé, obedece a un proyecto que está llevado a cabo por expertos de diferentes lugares del mundo. Existen muchas organizaciones que son financiadas por los Estados Unidos como la NED, Instituto por la Libertad (IPL), People In Need, CADAL que tiene como objetivo derrocar la Revolución Cubana” En el curso Richard Youngs, experto del fondo Carnegie para la paz internacional con sede en Washington ofreció una conferencia sobre las nuevas formas de activismo cívico “lo cual se traduce en la instauración de un capitalismo fundamentalista y privatizador”, expone el material.

En este mismo taller, auspiciado por la universidad norteamericana Saint Louis, con una subsede en Madrid, los participantes compartieron con Felipe González Márquez, quien fue presidente de España de 1982 a 1996, líder del Partido Socialista Obrero español. En 1983, creó los grupos antiterroristas de liberación responsables de secuestros, torturas y asesinatos. Otro de los convocados fue el contrarrevolucionario Manuel Cuesta Morúa, quien desde 2014 trabaja para la NED. Cuesta Morúa orquestó los planes provocadores contra las cumbres de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños en La Habana, la Cumbre de las Américas en Panamá, en 2015. Carlos Leonardo Vázquez recuerda que durante el taller Yunior le refirió a Cuesta que “admiraba su figura de disidente político y que se podrían en contacto en algún momento para abordar algunos temas”.

“El protagonismo de Yunior García Aguilera comenzó en la universidad de Saint Louis, donde emocionado él manifestó que a su llegada a Cuba se iba a consagrar a la contrarrevolución”, declaró el doctor Carlos en el material de Razones de Cuba. Yunior García Aguilera junto al agente Fernando en el taller sobre “El papel de las fuerzas armadas en un proceso de transición”, auspiciado por la universidad norteamericana Saint Louis, en su filial en Madrid. En la noche del 26 de noviembre del 2020, el líder de Archipiélago publicó en su muro de Facebook, “Cuba, ¿y qué hacemos ahora?”, frase que tiene analogía con las palabras pronunciadas por el teatrólogo Václav Havel, defensor de los propósitos hegemónicos de los Estados Unidos quien dijo “Algo hay que hacer”.

Al día siguiente se presentó frente al Ministerio de Cultura para detrás de un supuesto posicionamiento artístico “convocar a creadores e intelectuales inconformes con la gestión de las instituciones del sector a irrespetar la ley” En el contexto de los actos del 11 de julio, Yunior García acudió al Instituto Cubano de Radio y Televisión para hacer una intervención pública de 15 minutos, cumpliendo los manuales de guerra no convencional aplicados en Venezuela, Nicaragua y Yugoslavia.

Otro de los elementos típicos de los llamados golpes suaves es la afiliación y el activismo de personas de la cultura. Los medios de comunicación son también pieza clave en su entramado, pues fomentan el descontento y la desconfianza en el gobierno y sus políticas, además de fortalecer la moral de los insurgentes. ¿Qué es una revolución de colores? “Provocar el caos, la desobediencia de la sociedad, además provocar que organizaciones internacionales lleven sanciones que puedan provocar la intervención militar y buscar la instauración de un gobierno alternativo”, puntualizó Vázquez González.

Uno de los actores de la actual retórica de agresiones contra de Cuba es Ramón Saúl Sánchez Rizo, connotado terrorista vinculado a organizaciones como Alpha 66, Omega 7, Coordinación de Organizaciones Revolucionarias Unidas (CORU) y el Frente Nacional de Liberación de Cuba. En 1982, fue acusado de participar en el atentado contra Raúl Roa Kourí, embajador de Cuba ante las Naciones Unidas. A principios de 1995, se integró a las flotillas navales de la organización Cuba independiente y democrática que han violado en múltiples ocasiones las aguas territoriales cubanas. En la actualidad es presidente del Movimiento Democracia. Aunque el líder de Archipiélago niega sus vínculos con organizaciones subversivas o agencias financiadas por el gobierno norteamericano, desde 2017, fue identificado por el Fondo Carnegie para la paz internacional un organizamos dirigido hasta marzo del 2021 por William Joseph Burns, actual director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA). Asimismo, reconocidas figuras de la extrema derecha como Marco Rubio, María Elvira Salazar y Orlando Gutiérrez Boronat respaldan la marcha.

El propio 12 de octubre, Yunior García reconoció ante teleSUR su relación con Timothy Zúñiga Brown, encargado de negocios de la Embajada de Washington en La Habana, pero omitió los nexos con Alexander Augustine Marceil, funcionario de Asuntos cubanos del Departamento de Estado norteamericano quien ha cumplido misiones temporales en países en conflicto como Sudán del Sur, Kenya y México. Ha visitado Cuba en tres ocasiones entre los años 2019 y 2021, a su llegada a La Habana ha tenido encuentros con miembros de la contrarrevolución interna.

Por su parte, Saily González Velázquez, vocera de la plataforma Archipiélago en Villa Clara reconoce el apoyo ofrecido por la Fundación Nacional CubanoAmericana. En una entrevista a ADN Cuba dijo que “lo que estoy haciendo es informándome con personas como Omar López, otras personas que nos están asesorando con el tema de la resistencia pacífica y de la lucha no violenta”. Cabe destacar que Omar López Montenegro es el director de derechos humanos de dicha fundación, protectora de los terroristas Luis Posada Carriles y Orlando Bosh Ávila, autores de la voladura del avión de cubana de aviación donde perdieron la vida 73 pasajeros, entre ellos el equipo juvenil de esgrima. “Está convocando a una marcha que dice él que es pacífica, pero él sabe que no lo es. Porque en el taller paramilitar donde participamos estaban dos generales. Yunior García Aguilera lo que está buscando es el enfrentamiento de las Fuerzas Armadas con el pueblo y eso no lo permitiremos”, indicó el doctor Carlos.