top of page

FIDEL: el hombre que se atrevió a vencer

Pablo Moctezuma Barragán


Atraviesa el mundo una situación extremadamente crítica, en los últimos años hemos sufrido desastres y regresiones muy grandes. A nivel internacional se intensifica el saqueo de los recursos, la explotación de la gente, al haberse impuesto el neocolonialismo, más depredador aún que el propio colonialismo. Ante tal situación hay quien siente que el futuro se cierra y se acaban las alternativas y a su vez existe quien vislumbra grandes soluciones pero se le antojan como utopías inalcanzables.


En estas situaciones, para abrir la mente hacia el futuro y disponernos a la acción, nada mejor que el


ejemplo de Fidel Castro Ruz: el hombre que se atrevió a vencer para llenarnos de fuerza y esperanza y seguir su ejemplo de persistencia.


No ha habido en la historia de la humanidad, potencia agresiva más poderosa y bien armada que la


del Imperio Yanqui, ni país más temido por todos y sin embargo frente a ese poder se alzó una isla:


Cuba, y se convirtió en el símbolo de la dignidad y la soberanía, demostrando a todos que a un pueblo unido y consciente no hay poder humano que lo doblegue. En ese triunfo del pueblo cubano el papel de dirección de Fidel fue fundamental.


De tantas cosas que podemos aprender del compañero Fidel, hoy quiero rescatar ese rasgo de su personalidad, que es lo que más nos hace falta hoy, su tenacidad y fe en la victoria. Hoy que libramos nuevas y difíciles batallas, tenemos fe en el triunfo porque ese espíritu nos anima.


Cuando en el ataque al Cuartel Moncada, el 26 de julio de 1953, 131 combatientes fueron derrotados y asesinados 50 revolucionarios de la calidad de Abel Santamaría y torturados cruelmente, como fue el caso del propio Abel y su hermana Haydee Santamaría. Cuando Fidel sufrió cárcel y exilio, en lugar de deprimirse y abandonar la lucha, se llenó de fuerza, convocó al combate y continúo


la labor de organización sin titubear.


Cuando 82 valientes desembarcaron a bordo del legendario yate Granma en playa Las Coloradas en noviembre de 1956 y siendo recibidos con fuego del enemigo y sólo sobrevivieron 15 combatientes con siete fusiles al reunirse con ellos Fidel exclamó: ¡ya ganamos!


Cuando en Playa Girón, vio venir la invasión del poderoso imperio, del poder militar con aureola de invencible, Fidel, fusil en mano, convocó a todo el pueblo a defender a la Patria y se lanzó en persona a la playa al frente del combate e hicieron morder el polvo a los invasores, ante el asombro del mundo entero y vergüenza del agresor.


Cuando su país fue saboteado, desde diciembre de 1959, y bloqueado por completo en 1961 por los EU con el acompañamiento de buena parte del, mundo, provocando daños de enormes dimensiones en la economía del país y en todos los ámbitos de la vida y que a lo largo de mas de 60 años ha continuado este bloqueo, Cuba ha demostrado, día a día, superando indecibles dificultades, que un país puede ser autosuficiente y sobrevivir a pesar de todo y tener grandes éxitos en educación, salud, deporte, avances científicos, cultura, alimentar a todo un pueblo y hacer crecer sana y fuerte a la juventud a pesar del estado de sitio impuesto y delos constantes sabotajes del Imperio Yanqui y sus


mercenarios.


Todo se ha logrado porque Fidel se apoyó y desarrollo la Soberanía Nacional y Popular. La voluntad del pueblo cubano ha sido el motor de sus avances. Su sistema –a la que sus enemigos llaman dictadura– está organizado de abajo hacia arriba y de arriba hacia abajo desde los Comités de Defensa de la Revolución; la selección de todas las candidaturas que corre a cargo del pueblo, en una clara libertad de selección y elección de quien mejor los represente. En Cuba no hay la partidocracia de las corporaciones, sino la democracia del pueblo, pésele


a quien le pese.


La traición de los dirigentes de la URSS (Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas) al socialismo


y la desintegración de ese país y también la del bloque de países de Europa del Este fue un gran golpe para Cuba.


La Perestroika –tan apoyada por Estados Unidos–se le vino encima a la isla y muchos apostaron alegremente al fin del “experimento” cubano, que decían dependía de la URSS. Ante este desastre internacional, Fidel y el pueblo cubano superaron los obstáculos por medio del período especial y grandes sacrificios, impuestos por el cruel bloqueo. Salieron adelante con la alegría de siempre y el asombro de muchos.



En los cincuentas, cuando la mujer era prostituida, los campesinos eran explotados en grandes plantaciones y los jornaleros sufrían abusos de las corporaciones norteamericanas como la United Fruit Company; cuando toda la riqueza era acaparada por unos cuantos, la población sufría hambruna y analfabetismo y no tenía acceso a la salud ni a la vivienda, la mafia actuaba a sus anchas y el gobierno de Fulgencio Batista ejercía una violenta dictadura, Fidel no se horrorizo, ni se deprimió, ni se lamentaba: “que terrible situación”, sino que vislumbró un futuro y luchó tenazmente hasta alcanzarlo siempre con el pueblo en acción.


Hoy lase mujeres cubanas son –gracias a su lucha– pieza estratégica en el combate por la Soberanía, los trabajadores del campo y la ciudad son dueños de grandes medios de producción y de pequeñas empresas y los jóvenes sanos y educados en una nueva y vibrante cultura que pone por delante la dignidad y la soberanía.


Nunca, ante desastres, obstáculos y dificultades, Fidel se amilanó, y avanzó golpe a golpe y, con el Poder Popular, expropió los grandes latifundios –en primer lugar el de su papá– las propiedades de las corporaciones norteamericanas, las refinerías de petróleo, las compañías de luz y teléfono, los ingenios azucareros, los bancos y democratizando la propiedad, se dio protagonismo a los trabajadores y bienestar al pueblo.


Los atentados terroristas por parte de Estados Unidos, las plagas, y toda la guerra bacteriológica; la propaganda pertinaz en contra de la Revolución Cubana y de sus líderes y el financiamiento de millones de dólares a los contrarrevolucionarios para hacer todo el daño posible junto con los 640 atentados contra su vida, sólo lograron hacer crecer en Fidel su ánimo y fe en la victoria.


Contra Fidel Castro, los presidente de EU intentaron el asesinato: Eisenhower efectuó, a través de la CIA, 38; Kennedy 42; Johnson 72; Nixon 184; Carter 64; Reagan 197; Bush 16; y Clinton 21. Le envenenaron el habano, y su traje de buzo, le echaron cianuro a su chocolate que tomaba en el Habana Libre, le intentaron disparar con una cámara fotográfica, ponerle bombas a la tribuna desde la que iba a hablar, inyectarle veneno con su pluma, su pañuelo con bacterias. A Marita Lorenz le enviaron a matarlo, él se dio cuenta y le preguntó ¿Vienes a matarme? Sí, le contestó la mujer, entonces Fidel le dio su pistola. ¡Mátame le dijo!... Ella no se atrevió.


Ha tenido en contra grandes intereses: la mafia en pleno, los hacendados, las corporaciones norteamericanas, la gran burguesía expropiada, las grandes potencias extranjeras y los organismos financieros internacionales pisoteando toda ley, y sin embargo él está entero, porque nunca se dio por vencido y se atrevió a triunfar.


Pero no fue la suya una acción personal sino colectiva, la organización de los revolucionarios y del pueblo y su unión la que explica la victoria. Triunfó porque desarrolló el potencial del pueblo y su unidad, despertó su amor a la justicia, a la democracia y a la libertad. Y ayudo a que el pueblo cubano protagonizara la historia.


Para la clave de sus logros no basta su extraordinaria fortaleza física, su creatividad fuera de serie, su carácter bien formado, su gran inteligencia, su chispa. Porque hombres y mujeres con talentos fuera de serie, existen cientos de miles. La clave de los éxitos de Fidel ha sido su amor y confianza en el pueblo, en los trabajadores, en la mujer, en los jóvenes, el saber ligarse al pueblo, educarse con él y educarlo. El amor a su Patria, a la Dignidad y la Soberanía y su fe en el futuro y en la humanidad.


Triunfó porque siempre se solidarizó con todos los pueblos del mundo y esta solidaridad ha sido recíproca, dando y obteniendo gran apoyo. Hoy se educan en Cuba jóvenes que estudian medicina, médicos no bombas ha sido la divisa que dio Fidel, y en la pandemia de COVID-19, más de 40 países recibieron la ayuda solidaria de Cuba a través de las brigadas del Contingente "Henry Reeve".


En los setentas Cuba ayudó en África a sus hermanos de sangre para acabar con invasiones en Angola y Namibia y derrotar la dictadura y el apartheid sudafricanos. Ayudó y ha sido ayudado por pueblos y países latinoamericanos y del Caribe y en particular su relación con México, con su pueblo ha sido entrañable. Aquí obtuvo refugio y apoyo en los peores momentos, México apoyó a Cuba frente a la agresión hemisférica en 1962 y el pueblo mexicano se movilizó imponente cuando el cachorro del Imperio, Fox, intentó romper relaciones en marzo de 2002.


México apoya a Cuba sobre todo porque cómo dice el presidente Miguel Díaz Canel “ha habido una apuesta por el colapso de la economía cubana desde que el actual Gobierno llegó al poder. Eso explica el reforzamiento del bloqueo durante la pandemia y las declaraciones engañosas sobre una supuesta revisión de la política de Trump, mientras se aplicaban con todo rigor los elementos más dañinos y representativos de esa política durante el gobierno de Biden. Desde la pandemia se han aplicado 243 medidas dirigidas a socavar la economía de la Isla.


Nada nos dice que la cruel política de Washington termine en el corto plazo indica el presidente Díaz Canel, pero en el espíritu de Fidel asegura “Nuestra decisión es saltar por encima del bloqueo y salir adelante.”


En ocasión de su 97 aniversario, le decimos a Fidel de corazón. Su ejemplo, la vigencia de su pensamiento y obra nos ayudará a todos a triunfar en Cuba y en el mundo. La humanidad escribirá una página gloriosa en el Siglo XXI, y la escribirá con el atrevimiento que Usted nos enseña, el atrevimiento de buscar un mundo justo en paz y feliz, donde las naciones vivan en armonía y respeto mutuo.

Σχόλια


bottom of page