• Mexteki

Grandes temas cubanos de hoy: La economía socialista

Agustín Lage* Panorama Mundial. Núm. 206. 2 de septiembre 2021

En la nota de la semana pasada que titulamos “Fidel y los grandes temas nacionales de hoy” subrayábamos tres que se discuten en todos los espacios de la sociedad y que son estos: 1. Las posibilidades de la economía socialista (propiedad social, planificación y equidad distributiva) para construir prosperidad. 2. La potencialidad de nuestro sistema político para reforzar consensos, incorporar la crítica y multiplicar la participación ciudadana. 3. El futuro del diferendo histórico entre Cuba y los Estados Unidos.


Estos grandes temas subyacen casi siempre a las discusiones sobre muchos y diversos asuntos particulares. Es imprescindible reforzar el consenso sobre estos temas, precisamente para poder cambiar, sobre esas bases, todo lo demás que deba ser cambiado, y ampliar aún más la participación ciudadana sobre las maneras de construir la sociedad que queremos toda.

No es que olvidemos la importancia de los detalles particulares (“el diablo trabaja en los detalles”, dice la sabiduría popular), pero tampoco debemos permitir que polémicas (imprescindibles) sobre temas particulares nos fragmenten el consenso sobre las esencias.

Los grandes temas esenciales siempre son pocos y simples, y el traspaso en continuidad del liderazgo histórico hacia las nuevas generaciones requiere reforzar esos consensos básicos. Abundemos ahora sobre el primero de estos temas: Las posibilidades de la economía socialista para construir prosperidad. La supuesta incapacidad del socialismo para construir prosperidad material es uno de los ejes principales de esa guerra mayor de pensamiento que nos hacen los enemigos de nuestro proyecto social. Para eso inventaron (reconocido por ellos mismos) el bloqueo económico, para impedir la construcción de prosperidad y echarle la culpa al socialismo, y con ese objetivo lo mantienen. Pero tendríamos nosotros que ser tontos para tragarnos esa profecía auto-cumplida; y sucede que no lo somos.

El capitalismo es un sistema global, cada vez más interconectado, y es un sistema socialmente ya fracasado. Es el sistema que produjo las sangrientas guerras del siglo XX, creó indecentes desigualdades de ingreso entre países y dentro de los países, excluyó a millones de personas de su participación en la economía y causó el deterioro del medio ambiente que hoy nos amenaza a todos.

La humanidad no podrá sobrevivir sin superar el capitalismo. Tenemos cultura suficiente para entender el panorama completo, no los fragmentos e imágenes que intencionalmente nos escogen y nos envían: Del capitalismo son los barrios de clase media de los países ricos, y son también las favelas marginales: Ambos se condicionan mutuamente.

Del capitalismo es el nivel de consumo europeo, y también las pe