HAITÍ EN PELIGRO

Adrián Juárez


El mandato del presidente de Haití Jovenel Moïse expiró el 7 de febrero de 2021 a la norma ilegítima e inconstitucional del Sr. Jovenel así lo determina el artículo 134-2 de la Constitución haitiana modificada. Pero él se aferra al poder y su gobierno se impone dictatorialmente apoyándose en la Policía Nacional de Haití, que se ha transformado en la milicia del régimen. Pero Estados Unidos y Canadá apoyan a Moïse, y violan los principios de no injerencia que deben prevalecer en el mundo, según el derecho internacional.


Allá están implementando masacres que están siendo perpetradas diariamente bajo la dictadura de Moïse por bandas armadas que atacan a la población en barrios de clase trabajadora. Estas pandillas operan completamente descontroladas, hasta el punto de exigir y obtener la destitución de un ministro. Los secuestros y asesinatos se han convertido en una recurrencia diaria para el pueblo haitiano. La ONU registró 234 casos de secuestros en 2020. El terror se está extendiendo y asentándose. La Policía Nacional, transformada en el ala armada del Estado, está reprimiendo las protestas ciudadanas, persiguiendo a opositores políticos y apuntando a periodistas. Las ejecuciones sumarias, las detenciones arbitrarias y el uso de municiones vivas contra manifestaciones organizadas por opositores al gobierno se han convertido en la norma. Nadie se salvó de esta ola de represión. El pueblo haitiano rechaza con toda su poder esta nueva dictadura que está violando los derechos humanos más básicos de los ciudadanos.

"Como medio para garantizar su continuidad, Moïse ha creado un Consejo Electoral Provisional que no ha sido juramentado ni es constitucional, cuya misión es organizar las próximas elecciones que está planeando junto con la complicidad de Estados Unidos, Canadá, las Naciones Unidas, la OEA y otros países de la comunidad internacional. A la luz de los principios fundamentales de la democracia y los derechos humanos, invitamos al pueblo de México a denunciar estos hechos y a condenar el proyecto dictatorial de Jovenel Moïse, que ya ha comenzado a pisotear todos los logros democráticos del pueblo haitiano."

Mientras el caos genera emigración, el Gobierno de República Dominicana construye un muro de 190 km de extensión en su frontera con Haití, con el objetivo de "frenar la inmigración ilegal", lo que ha generado una oleada de críticas, contra esta política inhumana que criminaliza migrantes.

Recordemos que el 1o de enero de 1804 nació en Haití la primera República Negra del mundo y el primer país que abolió la Esclavitud. Dio un gran ejemplo mundial, al independizarse de Francia y liberar a los esclavos. Causó gran disgusto a las potencias. Estados Unidos se ha dedicado desde entonces a hacerle la guerra a Haití, país que tiene intervenido actualmente. EU liberó a los esclavos hasta 1865 y Brasil en 1885, Haití ha sido castigada por las potencias desde su Independencia y ahora quieren seguir teniéndola sometida.