top of page

Haití -- Otro plan de invasión de Estados Unidos A.T. Freeman. Worker Forum 2023–



Hablando en la 78ª sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas el 19 de septiembre, el presidente Biden pidió al Consejo de Seguridad de la ONU que autorice inmediatamente la planeada invasión estadounidense de Haití. Esta demanda hecha por Biden desde el podio de la ONU subraya cuán decidido está Estados Unidos a lanzar su invasión y demuestra que la ocupación de Haití y el saqueo de sus recursos, incluidos sus depósitos de iridio de tierras raras, son de suma importancia para las corporaciones estadounidenses y el gobierno de los Estados Unidos que los representa.


Desde diciembre de 1914, cuando los marines estadounidenses invadieron Haití y literalmente robaron sus reservas de oro del banco nacional, hasta 2004 cuando secuestraron al presidente electo Jean-Bertrand Aristide y 2010, cuando una vez más envió sus tropas a Haití después del terremoto, Estados Unidos no le ha dado paz a Haití, invadiéndolo una y otra vez.


La actual invasión planificada de Estados Unidos y la ONU no es diferente. A pesar de la propaganda mentirosa que Estados Unidos y sus medios de comunicación están difundiendo de que, supuestamente, la invasión tiene la intención de beneficiar al pueblo haitiano al abordar el problema de las bandas criminales en ese país, sus verdaderos objetivos son claros. En realidad, Estados Unidos quiere invadir Haití para apuntalar el gobierno de Ariel Henry que él y su Grupo Central establecieron, los cuales son completamente rechazados por el pueblo haitiano.


El objetivo es estabilizar este gobierno, que facilita el saqueo estadounidense del país, suprimiendo la oposición del pueblo haitiano al mismo. La llamada misión de seguridad, por lo tanto, requiere el derramamiento de sangre del pueblo haitiano para servir a los intereses de las corporaciones estadounidenses. La justificación para ello, que el pueblo haitiano son "niños indefensos" que necesitan ser rescatados de las bandas criminales por un "salvador blanco" en la forma de los EE.UU. y la ONU, revela la naturaleza profundamente racista de toda la empresa.


Dada esta situación y conscientes del hecho de que otra invasión directa de Haití los expondría por completo, particularmente a la luz de sus interminables críticas a la invasión rusa de Ucrania, los políticos estadounidenses han decidido que necesitan gobiernos negros para enfrentar la invasión por ellos. Esto demuestra aún más la naturaleza profundamente racista de este proyecto, ya que la única intención es utilizar estas caras negras con el propósito de desviar las críticas de la naturaleza racista de la invasión.


Durante casi un año, los diplomáticos estadounidenses han buscado por todas partes un gobierno negro para hacer su trabajo sucio, aplicando una intensa presión a los gobiernos de la Unión Africana (UA) y la Comunidad del Caribe (CARICOM). Finalmente, William Ruto, presidente de Kenia, ofreció voluntariamente a su gobierno para el papel. La traición de Ruto es aún más irritante ya que proviene de un país que dio al mundo Didan Kimathi y su heroico Ejército de Tierra y Libertad (llamado Mau Mau por los británicos) que, armas en mano, se enfrentó a los colonialistas británicos en la lucha por lograr la independencia de Kenia. Hoy, Ruto arrastra el nombre de Kenia en el barro enviando las tropas de ese país para reprimir al pueblo haitiano que también tuvo que ganar su libertad tomando las armas contra sus esclavizadores europeos. No hay duda de que el pueblo keniano hará rendir cuentas a este traidor.


El deleite de Estados Unidos por la decisión de Ruto fue inmediatamente obvio. El presidente Biden le agradeció públicamente desde el podio de la ONU. Luego, Estados Unidos anunció que financiaría la invasión y reservó un presupuesto de US $ 100 millones para este propósito. También anunció que entrenaría a las tropas kenianas y, el 25 de septiembre, envió a su Secretario de Defensa, Lloyd Austin, a Nairobi, donde firmó un acuerdo bilateral de cooperación de defensa con Kenia. Lo que aún no es de dominio público es qué dinero pasó de manos en la oscuridad para que las tropas kenianas pudieran ser enviadas a Haití para derramar la sangre de sus hermanos y hermanas.


Sin embargo, la traición no terminó con Ruto. El 27 de septiembre, los medios locales informaron que el gobierno de Barbados de la primera ministra Mia Mottley también participaría en el ataque planeado de Estados Unidos y la ONU contra Haití. Mottley se ha presentado como una crítica abierta del orden internacional injusto y defensora de los pequeños estados insulares en desarrollo, el Caribe y África. La decisión de su gobierno de participar en este ataque racista organizado por Estados Unidos contra Haití, probablemente coordinado por el Southern Commmand del ejército estadounidense y su Sistema de Seguridad Regional con sede en Barbados, expone esas afirmaciones como un completo fraude.


No hay justificación para que Estados Unidos lance otro ataque racista contra Haití y todos deberían condenarlo y oponerse a él.


¡No a la invasión de Haití por parte de Estados Unidos y la ONU! ¡Manos fuera de Haití!


(Organización Caribeña para el Empoderamiento de los Pueblos, 27 de septiembre de 2023)

Comments


bottom of page