top of page

Iniciativa cubana explora estímulos a cultivos en condiciones in vitro

Redacción Digital | internet@granma.cu

6 de junio de 2023


Entre las especies seleccionadas para la investigación se encuentran el café, la papa, la piña y el arroz


Con la biotización de la papa podríamos contribuir a la producción de semilla original y a la obtención de microtubérculos de variedades cubanas, indicó la experta Foto: Freddy Pérez Cabrera


Una iniciativa científica estudia las maneras de estimular o provocar cambios en el desarrollo y metabolismo de determinados cultivos que se producen en condiciones in vitro en Cuba, según declaró a la revista Juventud Técnica la doctora en Ciencias Agrícolas Kalyanne Fernández Suárez.


De acuerdo con la fuente, el estudio forma parte del proyecto internacional Biofocus, entre VLIR-UOS, Bélgica, la colaboración de la Universidad Agraria de La Habana, el Centro de Bioplantas, la Universidad de Gent y la Universidad católica de Leuven.


Fue presentado durante la Convención Científica Internacional Universidad de La Habana 2023. Su objetivo es introducir bacterias y hongos formadores de micorrizas durante el proceso de producción de plantas in vitro.


La especialista explicó a JT que así, cuando estas salgan a la fase de adaptación al invernadero o al campo, llevarán los microorganismos en sus raíces y podrán enfrentar mejor el estrés de las condiciones a las que se expondrán.


Entre las especies seleccionadas para la investigación se encuentran el café, la papa, la piña y el arroz (este último usado como modelo, pues se trata de otro tipo de cultivo).


Fernández Suárez profundiza en que, entre otros muchos beneficios, con la biotización de plantas de interés económico a escala comercial se contribuiría de forma sostenible y ecológica con la soberanía alimentaria en Cuba, fomentar el desarrollo de huertos escolares e implementar en la institución tecnologías relacionadas con el análisis fenómico de los cultivos e introducir la agricultura de precisión, se indica en la revista especializada.



Cuba, el empujón colectivo


Ahora no es momento de frenos y desmayos. O empujamos el país entre todos y lo sacamos adelante, o vendrán otros a remolcar esta Isla hacia un patio ajeno


Miguel Cruz Suárez | internet@granma.cu


5 de junio de 2023


Me gusta escuchar a Barnet cuando habla de empujar un país. Siempre lo tomo por el lado bueno de la frase, e imagino ese empujón llevándonos hacia adelante o dando el impulso suficiente para el arranque imprescindible.


Recuerdo aquel auto Lada que alguna vez me quiso dejar tirado en plena vía. Entonces manos amigas siempre venían a sumar fuerzas para que el cacharrito recobrara las suyas y siguiera en la pelea.


Sin embargo, también hay quienes empujan hacia la cuneta, o parafraseando a Silvio, hacia el borde del camino, donde ahora hay más sillas que nunca, invitándonos a parar. Entonces no se agradece tanto el empujón porque, una vez allí, detenida la marcha, cualquier cosa le puede pasar al país, menos progresar.


Igual no nos resuelve el problema que sean pocas las manos que empujen, porque una nación como la nuestra pesa bastante. Va cargada de muchos problemas, carencias, malos deseos de quienes nos odian, planes aviesos y lastres propios. Hace falta mucha empatía, mucha gente empujando, sin olvidar que en sentido contrario también otros intentan el empujón que nos haga retroceder o evitar el movimiento. Son manos ajenas o propias que no conciben un país en marcha.


Si queremos esa prosperidad que tanto necesitamos, no se lo podemos dejar todo a la inercia o a la suerte del viento; no podemos mirar desde lejos el esfuerzo de aquellos que van empujando, hay que unirse al grupo y sumar cada quien la cuota de energía que nos toca. No es posible olvidar que, una vez alcanzado el impulso, la mayoría querrá subir al carro y hacer el viaje.


Ahora no es momento de frenos y desmayos. O empujamos el país entre todos y lo sacamos adelante, o vendrán otros a remolcar esta isla hacia un patio ajeno, donde restaurar sus grietas nos costaría el alto precio de la soberanía.

Comments


bottom of page