Intentos de hacer del cambio una víctima una vez más

Hilary LeBlanc

Las campañas de Joe Biden y Donald Trump se han centrado en que las elecciones presidenciales sean decisivas para el futuro. La gente debe votar como si "sus vidas dependan de ello" (Michelle Obama), y "las apuestas nunca han sido más altas" (vicepresidente Mike Pence). Este enfoque sirve para eliminar a las personas, con su amplia y persistente resistencia, como el factor decisivo para dar forma al futuro. Oculta las relaciones de poder existentes que garantizan un gobierno de, por y para los ricos, que no puede ser también un gobierno de, por y para el pueblo.


Esa es la realidad que la vida ha revelado repetidamente. Y es precisamente porque hay un recuento creciente entre la gente - como se ve en las demandas de millones de personas por la igualdad, el fin del racismo gubernamental y los derechos humanos para todos- que esta elección se presenta como decisiva. Es desviar los movimientos para el empoderamiento, donde la gente está tomando las cosas en sus propias manos y hablando en su propio nombre, con sus propias demandas.

En la Convención Nacional Democrática, Biden apeló específicamente a los jóvenes: "Para todos los jóvenes que sólo han conocido una América de creciente inequidad y oportunidades cada vez más contraídas. Merecen experimentar la promesa de Estados Unidos en su totalidad".

Barack Obama se centró específicamente en el movimiento de resistencia: "También les pido que crean en su propia capacidad - abrazar su propia responsabilidad como ciudadanos- para asegurarse de que los principios básicos de nuestra democracia perduran. Porque eso es lo que está en juego en este momento. Nuestra democracia. Así que esperan que sea lo más difícil posible para que usted vote, y para convencerlo de que su voto no importa. Así es como ganan. Así es como llegan a seguir tomando decisiones que afectan tu vida y las vidas de las personas que amas. Así es como se deteriora la democracia, hasta que no es una democracia en absoluto. No podemos dejar que eso suceda. No dejes que te quiten tu poder. No dejes que te quiten tu democracia. Haz un plan ahora mismo para cómo te vas a involucrar y votar".

Usando el juego de la mano para pasar de "nuestro" a "su", Obama está tratando de equiparar "los principios básicos de nuestra democracia" - es decir, los de la Constitución de los Estados Unidos que mantienen el poder en manos de los descendientes de los "hombres blancos de la propiedad" que constituyeron los Estados Unidos de América en primer lugar - a "su democracia" y "su poder". De este modo, el poder de los jóvenes supuestamente reside en votar por las mismas fuerzas de la clase dominante responsables de las crisis actuales, ya sean los fracasos de proveer a la población durante la pandemia, la violencia y los asesinatos policiales racistas, el desempleo, los desalojos y la pobreza, o los desastres climáticos y las continuas guerras de agresión.

La presunción es que el poder no es impartido por la acción colectiva unida en defensa de los derechos de todos. Lo que se llama la responsabilidad de los ciudadanos entonces no es promover y armonizar los intereses individuales, colectivos y sociales para hacer avanzar la sociedad y modernizar la democracia. No se trata de luchar por una nueva dirección para el país que ponga los asuntos políticos y económicos en manos del pueblo. No, la responsabilidad de los jóvenes es votar por un sistema que nunca ha proporcionado igualdad ni garantizado los derechos de todos, pero sólo promete hacerlo.

Hay un esfuerzo por parte de los jóvenes y los trabajadores que se levantan hoy para ser responsables de la toma de decisiones en todos los asuntos políticos y económicos que afectan sus vidas. Hay un impulso para que el empoderamiento de la gente gobierne y decida. Esa es la nueva dirección que puede prever una democracia donde todos sean miembros iguales de la política y donde haya rendición de cuentas - no la impunidad, el racismo y la desigualdad inherentes a los "principios básicos" de la democracia al estilo estadounidense.

El esfuerzo por desviar y dividir a las personas en función de por quién votan y si votan, y de dirigir energía y recursos a votar, es culpar a las personas de lo que suceda a continuación. El tema para el pueblo no es quién es el elegido, sino la mejor manera de seguir avanzando en las luchas actuales por los derechos y el empoderamiento y cómo utilizar las elecciones para dar rienda suelta a esta lucha por lo nuevo: nuevos arreglos, una nueva dirección, una democracia de la propia creación del pueblo.

Suscríbete a nuestro boletín

Este espacio fue creado para la libre expresión y publicación de artículos de diversos autores quienes son responsables de los mismos. ExpressArte Internacional y/o Expre Interna y sus representados no se responsabilizan por las opiniones vertidas y/o publicaciones desde la creación de su página, cuenta o portal de Facebook, estas son responsabilidad de quién las escribe exclusivamente, no de quién las publica.

  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com