top of page

La agenda de la cumbre de la OTAN confirma la desesperación de los imperialistas y la intensificación de los preparativos de guerra

-TML Monthly. Núm 40. 8 de julio 2024


La OTAN está desesperada por establecer compromisos plurianuales de todos sus miembros para financiar y armar a Ucrania para la guerra de poder entre Estados Unidos y la OTAN contra Rusia que está librando "hasta el último ucraniano". La Cumbre de Washington planea anular la voluntad democrática de cualquier pueblo de un cambio de dirección para poner fin a la participación en la guerra de poder entre Estados Unidos y la OTAN en Ucrania, haciendo que todos los miembros de la OTAN se comprometan a acuerdos legalmente vinculantes para apoyar la guerra en Ucrania "durante el tiempo que sea necesario". Todo esto se lleva a cabo sin el consentimiento de ningún pueblo de los países miembros, lo que ha causado una gran reacción en toda Europa y también en Estados Unidos.


Tal es la "democracia" que defiende la OTAN.

En un comunicado de prensa de la OTAN del 5 de julio, el secretario general Jens Stoltenberg elaboró el enfoque de la Cumbre de Washington en la guerra de poder entre Estados Unidos y la OTAN en Ucrania, para tratar de apuntalar financiera y militarmente a ese país, a pesar del fracaso de las acciones anteriores en ese sentido para evitar su eventual bancarrota y derrota en el campo de batalla. "Espero que los jefes de Estado y de Gobierno acuerden un paquete sustancial para Ucrania", afirmó. "La OTAN se hará cargo de la coordinación y provisión de la mayor parte de la asistencia de seguridad internacional", con un comando dirigido por un general de tres estrellas y varios cientos de efectivos trabajando en el cuartel general de la OTAN en Alemania y en nodos logísticos en la parte oriental de la Alianza, dijo.


Un nodo logístico es un punto que conecta una red logística de la cadena de suministro, subrayando cómo el poderoso brazo de los imperialistas estadounidenses se apodera de Europa. También es digno de mención que un general de tres estrellas estará al mando, cuando Estados Unidos tiene 43 generales de cuatro estrellas. Sin embargo, la dirección parece bastante clara, utilizando a la OTAN, los EE.UU. continuarán causando problemas y no permitirán una paz duradera en Europa mientras los países de la OTAN pagan cada vez más la factura. El anuncio es una cobertura inequívoca contra una presidencia errática e impredecible de Donald Trump o una incompetente como la de Biden. La exigencia de que todos los miembros de la OTAN se comprometan a acuerdos legalmente vinculantes para apoyar la guerra en Ucrania es una clara indicación del hecho de que la OTAN es cualquier cosa menos unida.


Se espera que los países de la OTAN hagan una promesa financiera para Ucrania, así como que proporcionen apoyo militar más inmediato, acuerdos bilaterales de seguridad y una "interoperabilidad militar más profunda". La interoperabilidad se refiere a proporcionar al ejército de Ucrania armas y entrenamiento estándar de la OTAN.


Incluso con la inevitable derrota militar de Ucrania, Stoltenberg y la OTAN siguen colgando la zanahoria de la membresía para Ucrania, diciendo que todos estos elementos "constituyen un puente hacia la membresía de la OTAN y un paquete muy fuerte para Ucrania en la cumbre" y que "Ucrania se está acercando a la OTAN".


Un funcionario del Departamento de Estado de EE.UU. dijo a los periodistas pocos días antes de la Cumbre de Washington: "Estamos reuniendo una serie de resultados que servirán" en "esencia como un puente hacia la membresía". Esto incluiría la institucionalización del apoyo y el entrenamiento occidentales para Ucrania, una promesa financiera política anual de 40.000 millones de euros (43.300 millones de dólares), un compromiso con el estatus de miembro del país y el nombramiento de un enviado de la OTAN a Ucrania. Se dice que un "puente" hacia la OTAN incluye ayuda militar concreta y entrenamiento para modernizar las fuerzas armadas, y la promesa de declarar "irreversible" el camino de Ucrania hacia la alianza militar occidental. Varios altos funcionarios de la OTAN dijeron recientemente que esto podría verse como un progreso hacia la membresía,  informa Euractiv. Sin embargo, varios diplomáticos de la OTAN expresaron dudas sobre si el uso de este lenguaje en particular para marcar el progreso de Ucrania es bueno para el proceso de membresía o para la credibilidad de ese proceso, ya que la OTAN esencialmente está prometiendo a Ucrania que su membresía es inevitable. El hecho de que otros países europeos, que se unieron a la OTAN desde el colapso de la antigua Unión Soviética, hayan tenido que pasar por el aro para calificar para la membresía, pero que los mismos estándares no se aplican a Ucrania, tampoco crea buena voluntad dentro de la OTAN.


Desde la Cumbre de la OTAN de 2023 en Vilnius, Lituania, se dice que la OTAN está luchando por encontrar un equilibrio entre reconocer que Ucrania sigue la línea con respecto a las reformas y modernización de sus fuerzas armadas, al tiempo que modera sus expectativas de que se convertirá en miembro de la OTAN más pronto que tarde. En última instancia, una facción impulsada por Estados Unidos dentro de la OTAN no quiere que Ucrania pueda invocar el Artículo 5 de la Carta de la OTAN y abrir un conflicto militar directo con Rusia. Sin embargo, el hecho es que las armas y el personal de Estados Unidos y de otros países ya están directamente involucrados en los ataques contra Rusia desde Ucrania y otras bases en países vecinos. Esto aumenta seriamente el alcance del conflicto, lo que, en resumen, hace que sea poco probable que el asunto se resuelva de alguna manera cuando los líderes lleguen a Washington el 9 de julio.


El segundo gran foco de la cumbre son los preparativos de guerra de la OTAN, especialmente en Europa. En la cumbre, se espera que los países de la OTAN respalden una promesa de fortalecer la producción bélica transatlántica, que denomina "cooperación industrial en materia de defensa". En un momento en que la crisis financiera y la ofensiva neoliberal antisocial están causando una profunda inseguridad a los trabajadores de todos los países miembros de la OTAN, Stoltenberg exclamó con orgullo que 23 miembros de la OTAN están gastando ahora al menos el dos por ciento de su PIB en defensa. Stoltenberg habló de "defensas mejoradas contra misiles balísticos" en Europa a través de una nueva base Aegis Ashore que se establecerá en Polonia. Esta es otra amenaza contra las aspiraciones del pueblo polaco de no ser utilizado como peones en una guerra contra Rusia.

 

En 2023, los miembros de la OTAN gastaron más de 1,2 billones de dólares en librar y prepararse para la guerra. Europa gastó 380.000 millones de dólares, lo que equivale al 2% de su PIB combinado, mientras que Estados Unidos gastó más de 916.000 millones de dólares. La mayor parte se destina a cinco productores de armas con sede en Estados Unidos. Por el contrario, la ONU informa de que en 2021 hasta 828 millones de personas pasaron hambre, una cifra que ha aumentado en otros 150 millones desde la pandemia mundial. Según Oxfam, se necesitarían unos 23.000 millones de dólares al año para satisfacer las necesidades de las personas que se enfrentan a la hambruna y la desnutrición aguda, y unos 37.000 millones de dólares al año hasta 2030 para eliminar el hambre extrema y crónica.


Stoltenberg, en un discurso pronunciado el 17 de junio en Estados Unidos en el que elogió las relaciones entre Estados Unidos y la OTAN, declaró que el belicismo de la OTAN y la presión sobre sus miembros para que aumenten el gasto militar "es bueno para Europa y bueno para Estados Unidos. Especialmente porque gran parte de este dinero extra se gasta aquí en los Estados Unidos. La OTAN crea un mercado para las ventas de defensa. En los últimos dos años, más de dos tercios de las adquisiciones europeas de defensa se realizaron con empresas estadounidenses. Se trata de contratos por valor de más de 140.000 millones de dólares con empresas de defensa estadounidenses. Por lo tanto, la OTAN es buena para la seguridad de Estados Unidos, buena para la industria estadounidense y buena para los empleos estadounidenses".


Canadá, en su último presupuesto publicado en abril, asignó miles de millones para aumentar la integración de Canadá en la economía de guerra de Estados Unidos y en las guerras de agresión en todo el mundo. Por ejemplo: 38.000 millones de dólares en 20 años para mejorar NORAD; 11.500 millones de dólares en 20 años para aumentar el presupuesto común de la OTAN; 3.800 millones de dólares a lo largo de 20 años para adquirir nuevos sistemas de armas críticas, reponer las existencias de municiones y mejorar los sistemas digitales; 3.500 millones de dólares para renovar y ampliar la Operación REASSURANCE, la mayor misión de las Fuerzas Armadas canadienses en el extranjero que contribuye a la presencia militar avanzada de la OTAN en Europa Central y Oriental, y 14.000 millones de dólares para apoyar la guerra de poder entre Estados Unidos y la OTAN en Ucrania. La lista continúa y la Cumbre de la OTAN en Washington exigirá aún más, fijando el dos por ciento del PIB para gastos militares como el mínimo que se espera de todos los miembros de la OTAN. Canadá proyecta que su relación entre defensa y PIB alcanzará el 1,76 por ciento para 2029-30, con un valor aproximado de 57.800 millones de dólares canadienses anuales.


La expansión de la estrecha agenda belicista de la OTAN en Asia Pacífico y Oceanía es el tercer foco de la cumbre en Washington, a través de lo que la OTAN llama sus "Asociaciones Globales". El Secretario General ha invitado a los líderes de Australia, Japón, Nueva Zelandia y la República de Corea a la Cumbre para seguir profundizando la cooperación, en particular en materia de apoyo a Ucrania.



Tal vez Stoltenberg no ha visto la noticia de que en cuestión de 13 días desde su lanzamiento, un total de 1.024.200 personas en Corea del Sur han firmado una petición para solicitar la presentación inmediata de una moción de juicio político contra el presidente Yoon Suk Yeol, que está publicada en el sitio web de peticiones de la Asamblea Nacional. El pueblo está haciendo que el gobierno de Yoon rinda cuentas por numerosas fechorías contra el pueblo, una de las cuales es la intensificación del peligro de guerra, bajo la tutela de los imperialistas estadounidenses.


La cumbre del 75º aniversario de la OTAN será un despilfarro a gran escala. Los canadienses pueden esperar que se gasten grandes cantidades de dinero para dar la apariencia de que tiene valor, pero no es así. Es una enorme sangría de los recursos de los países miembros, no causa más que muerte y destrucción, y todos los intentos de mantenerla en marcha plantean graves peligros para la causa de los pueblos por la paz, la democracia y la libertad. La única agenda que el pueblo debería tener hoy es desmantelar la OTAN lo antes posible.

Comments


bottom of page