La contribución de los trabajadores siderúrgicos a Steeltown

Rolf Gerstenberger

TML Monthly Núm. 8. Agosto 1 de 2021

75 aniversario de la Huelga Stelco del 46 "Estamos conmemorando la huelga del 46 apreciando la contribución que los trabajadores siderúrgicos han hecho a Steeltown (...) En 1946 los trabajadores abrieron nuevos caminos en defensa de sus derechos y de los derechos de todos. Hamilton es el producto de esta lucha. ¿Quién puede siquiera imaginar la vida en Hamilton sin la contribución de los trabajadores siderúrgicos y sus familias? Juntos todos hemos creado lo que hoy defendemos. Siempre hemos cumplido con nuestro deber trabajando duro, por lo que luchamos por nuestros derechos. ¿Cómo podemos volver a una época en la que los trabajadores eran tratados como ciudadanos de segunda clase e incluso menos que humanos? Es inconcebible ser usado, abusado y arrojado a un montón de chatarra para que unos pocos puedan ser ricos a nuestra costa. Los trabajadores no se lo creían en 1946 y el espíritu con el que lucharon entonces es el mismo espíritu que nos motiva hoy, 65 años después. ¡Vale la pena celebrarlo!"


Como Presidente del USW Local 1005, dirigiéndose a un mitin masivo con motivo del 65 Aniversario de la Huelga del 46

Saludo al USW Local 1005 y al Espíritu del '46

El Partido Comunista de Canadá (Marxista-Leninista) envía sus más cálidos saludos al USW Local 1005, a todos sus miembros, líderes y jubilados en el 75 aniversario de su fundación. Ubicado en Hamilton, en el corazón del Canadá industrial, el Local 1005 ha jugado y continúa desempeñando un papel importante en el movimiento de la clase trabajadora.

Desde el principio, en 1946, los líderes, activistas y simpatizantes del Local 1005 se demostraron a sí mismos y a otros que se podía organizar un colectivo de defensa de, para y por los propios trabajadores. No buscaban el permiso de ninguna autoridad en el poder; exigieron su reconocimiento como colectivo de defensa de los trabajadores como una cuestión de derecho. Mantuvieron en alto la bandera de los productores reales con demandas y reclamos concretos derivados de sus condiciones sociales y laborales. Demostraron en la práctica la importancia de contar con una organización de defensa de los trabajadores independiente de los propietarios y controlan las instalaciones y el Estado, un sindicato de, para y por los propios trabajadores siderúrgicos.

Los trabajadores siderúrgicos del 46 tenían un espíritu especial surgido de los tiempos. Formaban parte del contingente internacional de la clase obrera que había derrotado a las hordas anti-trabajadores anti-pueblo de nazis, fascistas y militaristas dirigidos y manipulados por aquellos que poseían y controlaban los monopolios. Los trabajadores y sus aliados en todo el mundo se han unido a la Unión Soviética en un gran flujo de revolución para derrotar a los que est