La desinformación y el conflicto Rusia-Ucrania

Ana Arenas


Desde Twitter a Telegram, todas las grandes plataformas occidentales han bloqueado la información proveniente de Rusia. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, anunció esta medida que se publicó en el boletín oficial de la Unión Europea.

Occidente pretende que exista una sola narrativa de los acontecimientos. Por ejemplo, Rusia atacó una base militar ucraniana cerca de la frontera con Polonia el 13 de marzo. En ese lugar había “voluntarios” y se les quiere equiparar con los voluntarios que lucharon en España contra el fascismo, cuando es todo lo contrario. Ahí había instructores militares extranjeros y fascistas del batallón Azov e introducían arsenal militar del exterior. EU y UE han gastado 2400 mil millones de dólares en apoyo y sería un punto para introducir las armas a Ucrania. Además, los medios hegemónicos lo presentan como una provocación de Rusia contra la OTAN al atacar un punto cercano a la frontera con un país de la OTAN.


Es la escalada de la expansión de EU y la OTAN con tropas y bases y de las fuerzas de la OTAN lideradas por EU para expandir su campo de operación a Europa del Este amenazando las fronteras de Rusia. Lo que provocó ataques de Rusia a Ucrania que apuntan a su infraestructura militar, las instalaciones de defensa aérea, los aeródromos militares y la aviación de las fuerzas armadas ucranianas.

Es escandalosa la rusofobia que se ha desatado. Castigan a los comunicadores rusos y los censuran, a los estudiantes, a un director de orquesta, a los deportistas rusos, a los viajeros. Esto es un exceso. Con su bombardeo informativo violento buscan satanizar a todo un pueblo.

Lo que sucede en Ucrania es tan grave que obligaron a Alexéi Arestóvich, asesor del presidente ucraniano a declarar que los llamamientos a matar niños o a castrar prisioneros rusos dañan «nuestra imagen y nuestra esencia de Ejército europeo, de un país europeo», publica RT.

¡Basta de desinformación! ¡No a la guerra! ¡Por la autodeterminación de los pueblos y la solución pacífica de los conflictos! ¡Todas las tropas e instalaciones extranjeras deben desmantelarse! ¡Soldados en el extranjero a casa! ¡Por la soberanía de los pueblos!