top of page

La guerra de poder entre EE.UU. y la OTAN en Ucrania se expande sin límites

TML Monthly No 36. junio 18 de 2924


El 5 de junio, por primera vez en la guerra de poder entre Estados Unidos y la OTAN, Ucrania utilizó misiles de crucero de largo alcance proporcionados por Estados Unidos para atacar directamente a Rusia, después de haber recibido el visto bueno de Estados Unidos a mediados de mayo.


Este pronunciado cambio en el enfoque de la alianza bélica ante la guerra de poder entre Estados Unidos y la OTAN en Ucrania se hizo oficial en la reunión de la Asamblea Parlamentaria de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) celebrada los días 30 y 31 de mayo en Praga, República Checa. Allí, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, pidió a los aliados que levantaran las restricciones al uso de armas suministradas por Occidente contra objetivos en Rusia.


Funcionarios estadounidenses informaron a The Associated Press antes de esta reunión que la decisión de Estados Unidos de eliminar tales restricciones en realidad se tomó el 15 de mayo sin ninguna declaración pública de la administración Biden sobre el cambio de política. Mientras tanto, en el típico doble discurso irracional de Estados Unidos, los funcionarios incluso continuaron negando públicamente la decisión de expandir los ataques militares de su representante Ucrania a Rusia, mientras que al mismo tiempo afirmaban que solo se les está dando un uso limitado. En una declaración oficial del 31 de mayo, la administración Biden afirmó: "Nuestra política con respecto a prohibir el uso de ATACMS o ataques de largo alcance dentro de Rusia no ha cambiado" y que el cambio en la autorización es con el "propósito limitado de defender Kharkhiv".


Varios otros países de la OTAN también han dado a Ucrania misiles de crucero de largo alcance. El New York Times señala: "Gran Bretaña permitió hace semanas que Ucrania usara sus sistemas de misiles de largo alcance Storm Shadow para atacar en cualquier lugar de Rusia, y Francia y Alemania recientemente adoptaron la misma posición". France 24 informó el 24 de mayo que el presidente francés, Emmanuel Macron, dijo que se debería permitir a Ucrania "neutralizar" las bases militares en territorio ruso que están disparando misiles contra Ucrania. Si bien Canadá no tiene tales armas, el 29 de mayo dio autorización para que cualquier material que haya proporcionado a Ucrania se use contra Rusia.

Hasta este momento, los países de la OTAN habían hecho todo lo posible para negar su implicación directa en el conflicto, con el fin de poder afirmar que no están escalando una situación ya de por sí peligrosa y dar credibilidad a las llamadas iniciativas de paz que no llegan al meollo de la cuestión.


Además de pedir que todas las armas suministradas por la OTAN se utilicen para atacar a Rusia, la reunión en Praga también tuvo el propósito de planificar la agenda para la Cumbre de la OTAN en Washington en julio. Aumentar el suministro de armas y financiar la guerra de poder contra Rusia fue la agenda clave. El secretario general Stoltenberg destacó el hecho de que "prácticamente toda la ayuda militar a Ucrania, el 99 por ciento, proviene de los aliados de la OTAN", afirmando que tenía sentido que la OTAN desempeñara "un papel más importante" en estos esfuerzos.


"Los aliados han proporcionado aproximadamente 40.000 millones de euros en ayuda militar a Ucrania cada año", enfatizó Stoltenberg. Agregó que, para acelerar el fin de la guerra, los miembros de la OTAN deben mantener "al menos" los niveles actuales de apoyo a Ucrania "durante el tiempo que sea necesario". Rusia debe entender que no puede esperar a que nos vayamos".


Esto confirma que la guerra de poder de Estados Unidos y la OTAN contra Rusia, además de otras cosas, no ha tenido éxito en movilizar al resto del mundo detrás de su nefasta agenda. También se sabe que el ejército ucraniano tiene una escasez crítica de municiones, tropas y entrenamiento en los niveles actuales de apoyo. Su eventual derrota es una conclusión inevitable. La decisión de la OTAN de ampliar su guerra a una guerra sin límites confirma su desesperación y la grave situación que está forzando al pueblo ucraniano ofreciéndole más muerte y destrucción.

Con respecto al inminente despliegue de aviones de combate F-16 en Ucrania por parte de varios miembros de la OTAN, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, dijo el 30 de mayo: "El suministro de armas cada vez más destructivas al régimen de Kiev indica la falta de interés de Occidente en poner fin al conflicto. La entrega de cazas F-16 estadounidenses no cambiará la situación en el frente. Estos aviones serán destruidos, al igual que otros tipos de armas suministradas por los países de la OTAN a Ucrania. Es importante tener en cuenta que los cazas F-16 han sido durante mucho tiempo un medio de lanzamiento principal en las llamadas misiones nucleares conjuntas de la OTAN. Por lo tanto, no podemos dejar de considerar el suministro de estos sistemas al régimen de Kiev como una acción de señalización deliberada por parte de la OTAN en la esfera nuclear. Están tratando de transmitir que Estados Unidos y la OTAN están dispuestos a hacer todo lo posible en Ucrania".


Por su parte, el entonces ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, en declaraciones a la junta del Ministerio de Defensa el 21 de abril, señaló que Ucrania ha perdido casi medio millón de soldados desde el inicio de la operación militar especial en 2022. Según él, el régimen de Zelenski no logró sus objetivos en la contraofensiva preparada por los instructores de la OTAN. El ejército ruso ha atacado más intensamente los centros logísticos ucranianos y las instalaciones de almacenamiento que almacenan armas occidentales, dijo. "Aumentaremos la intensidad de los ataques contra centros logísticos y bases de almacenamiento de armas occidentales", dijo Shoigu.


Shoigu señaló que, mientras tanto, la mayor parte del paquete de asistencia de 61.000 millones de dólares que Estados Unidos asignó a Ucrania financiará la industria militar estadounidense. La industria militar rusa continuará aumentando la producción de armas y equipos militares en proporción a las amenazas planteadas por Estados Unidos y sus aliados, agregó.


El Ejército ruso recibirá las primeras unidades de sistemas antiaéreos de nueva generación, dijo Shoigu: "Este año las tropas recibirán las primeras unidades del sistema de misiles antiaéreos S-500 de nueva generación en dos modificaciones: sistemas de misiles antiaéreos de largo alcance y sistemas de defensa antimisiles; sistemas de misiles antiaéreos S-400, S-300V4, Buk-M3, Tor-M2U; y estaciones de radar de nueva generación".

Señaló que la OTAN ha desplegado hasta 33.000 militares, unos 300 tanques y más de 800 otros tipos de vehículos blindados cerca de las fronteras de Rusia. Shoigu también dijo que en ese momento se estaban llevando a cabo simulacros de la OTAN en los que participaban hasta 90.000 militares, y que los ejercicios están imitando una supuesta agresión rusa inminente. El ministro de Defensa también dijo que la OTAN está tratando de fortalecer su actividad en el Ártico, mientras que la adhesión de Suecia a la OTAN ha aumentado las tensiones. "La entrada de Suecia en la Alianza del Atlántico Norte a principios de marzo ha aumentado las tensiones militares y políticas en las direcciones estratégicas occidental y noroccidental", dijo Shoigu.


Respuesta de Rusia


El 5 de junio, el presidente ruso, Vladimir Putin, reiteró a los medios de comunicación que Rusia no se hace ilusiones sobre lo que está sucediendo en Ucrania. Si bien las tropas ucranianas podrían estar apretando el gatillo, Estados Unidos y sus aliados están proporcionando la inteligencia y la información sobre objetivos. En respuesta, Rusia reforzará las defensas aéreas y destruirá estos misiles, dijo Putin, al tiempo que se reserva el derecho de responder de la misma manera.

"En segundo lugar, si alguien considera posible suministrar tales armas a la zona de guerra, para atacar nuestro territorio, ¿por qué no deberíamos suministrar armas similares a esas regiones del mundo, donde se utilizarán contra sitios sensibles de estos países? Podemos responder de forma asimétrica. Lo pensaremos", dijo. Si Estados Unidos y los países de la OTAN continúan intensificando tales acciones, "destruirá por completo las relaciones internacionales y socavará la seguridad internacional", agregó Putin.


"Si vemos que estos países están siendo arrastrados a una guerra contra nosotros, y esta es su participación directa en la guerra contra Rusia, entonces nos reservamos el derecho de actuar de manera similar. Esta es una receta para problemas muy serios", advirtió.


Putin advirtió antes de esto en declaraciones hechas el 28 de mayo mientras estaba en Uzbekistán que los ataques de largo alcance en territorio ruso utilizando armamento suministrado por Estados Unidos y otros países de la OTAN representan una escalada del conflicto y conducirán a "graves consecuencias".


Putin explicó que los ataques de precisión de largo alcance requieren activos de reconocimiento espacial -que Ucrania no tiene, pero sí Estados Unidos- y que este objetivo ya lo realizan "especialistas altamente cualificados" de los países de la OTAN, sin la participación ucraniana.


El vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, Dmitry Medvedev, advirtió en su canal de Telegram, señalando que la participación de especialistas de la OTAN podría verse como un casus belli: "Todo su equipo militar y especialistas que luchan contra nosotros serán destruidos tanto en el territorio de la antigua Ucrania como en el territorio de otros países, en caso de que se lleven a cabo ataques desde allí contra territorio ruso". Agregó que Rusia se basa en la realidad de que todas las armas de largo alcance suministradas a Ucrania son "operadas directamente por militares de países de la OTAN", lo que equivale a la participación en la guerra contra Rusia y una razón para iniciar operaciones de combate.


El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, dijo en una entrevista que este desarrollo "no solo es significativo para nosotros. En una declaración conjunta tras la reciente visita del presidente ruso Vladimir Putin a China, se señaló que tales acciones desestabilizadoras por parte de Estados Unidos representan una amenaza directa tanto para nuestro país como para China. Por lo tanto, hemos acordado con nuestros socios chinos aumentar la cooperación para contrarrestar el comportamiento irresponsable de Washington, que socava la estabilidad internacional. La implementación de los planes de EE.UU. para desplegar misiles INF [misiles terrestres de alcance intermedio y corto] no quedará sin respuesta para nosotros. En concreto, en este escenario, es inevitable el abandono de las restricciones unilaterales autoimpuestas introducidas por Rusia tras la retirada de Estados Unidos del Tratado INF [Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio]. Tampoco se descartan medidas adicionales en el campo de la disuasión nuclear, ya que los misiles estadounidenses desplegados en el frente podrían apuntar a nuestros puestos de mando y ubicaciones de nuestras fuerzas nucleares. Las decisiones sobre estas cuestiones son competencia del Presidente de la Federación de Rusia. [...]


"Esperemos que, tarde o temprano, surjan fuerzas políticas en Ucrania que se preocupen por los intereses del pueblo. Por ahora, no hay otra opción que continuar con la Operación Militar Especial hasta que se logren sus objetivos".


Hablando de la participación de Rusia en la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), un organismo que está destinado a hacer cumplir la forma en que se usan tales armas, Lavrov opinó que "la OSCE está en una profunda crisis. Este es el resultado de que Occidente pisotea todos los principios sobre los que se fundó esta organización. La "ucranización" total de su agenda casi anula sus actividades en áreas tradicionales: militar-política, económica-ambiental y humanitaria. Tal vez la única razón para la participación continua de Rusia en la OSCE sea la oportunidad de transmitir directamente nuestra posición sobre los temas actuales a los otros 56 participantes, incluidos los Estados occidentales que han "congelado" el diálogo con nosotros en otros formatos. Además, la regla de consenso de la organización nos permite bloquear propuestas de países inamistosos que no le convienen a Rusia".


Preocupaciones expresadas por otros países


El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, expresó el 30 de mayo su preocupación por las perspectivas de una guerra de la OTAN contra Rusia cada vez mayor. "Junto a nosotros, la guerra entre nuestros vecinos del Mar Negro, Rusia y Ucrania, está en su tercer año. Desafortunadamente, el Proceso de Estambul, por el que trabajamos y que tenía como objetivo alcanzar acuerdos de paz justos, fue saboteado y bloqueado por grupos de presión de guerra que lo obstruyeron", dijo Erdogan. También señaló que "nadie sabe cuándo y cómo terminará la guerra", lo que "aumenta constantemente los costos financieros para la región y el mundo".


El gobierno del primer ministro húngaro, Viktor Orbán, por su parte, ha estado expresando durante algún tiempo su preocupación por la guerra en constante expansión de la OTAN contra Rusia. En abril, dijo que estaría dispuesto a declarar neutral a Hungría si la OTAN enviaba tropas a Ucrania y, por lo tanto, se involucraba en una guerra directa con Rusia. La Unión Europea (UE) habla abiertamente de medidas de represalia contra Hungría por su oposición a la escalada de la agresión militar y financiera contra Rusia. Politico.eu, por ejemplo, informó que Hungría recibirá una dosis de "castigo" por parte de otros líderes de la UE por su firme oposición a armar a Ucrania. Hungría ha resistido la presión de todas las partes para marchar al unísono con otros patrocinadores de Ucrania de la UE y la OTAN.


Los ministros de Defensa de la OTAN adoptan un plan de apoyo a Ucrania sin la aprobación de Hungría


Los ministros de Defensa de la OTAN celebraron una reunión de dos días en la sede de la OTAN en Bruselas, Bélgica, los días 13 y 14 de junio, su última reunión antes de la Cumbre de la OTAN en Washington, DC, del 9 al 11 de julio. La reunión fue copresidida por el secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg. Se llevó a cabo en coordinación con el "Grupo de Contacto de Defensa de Ucrania (UDCG, por sus siglas en inglés)", liderado por Estados Unidos, de 57 países.


El objetivo principal de las reuniones era garantizar el apoyo militar a Ucrania mientras se enfrenta a la derrota en la guerra de poder entre Estados Unidos y la OTAN con Rusia. Desde el año pasado, Ucrania ha estado tratando de superar una grave escasez de tropas a través de una nueva ley de movilización que entró en vigor en mayo después de que los funcionarios militares dijeran en diciembre de 2023 que se necesitaban otros 500.000 soldados. Ucrania tampoco ha podido superar la escasez de municiones desde el año pasado y se espera que así sea durante el resto de este año, ya que sus llamados aliados aún no tienen la capacidad de producir lo que se necesita. El exoficial de inteligencia del Cuerpo de Marines de EE. UU. Scott Ritter, un comentarista experto sobre Ucrania, el 14 de junio dio la opinión de que Ucrania está perdiendo cerca de 2.000 soldados en el campo de batalla todos los días y que el ejército ucraniano no tiene las armas ni las habilidades tácticas para prevalecer en el campo de batalla.


El primer día, el ministro de Defensa ucraniano, Rustem Umerov, informó a la reunión del Consejo OTAN-Ucrania sobre los acontecimientos en el campo de batalla y las "necesidades más apremiantes" de Ucrania. Hablando después de la reunión, Stoltenberg admitió: "Los retrasos en nuestro apoyo han tenido graves consecuencias, y no debemos permitir que eso vuelva a suceder. La buena noticia es que los aliados están dando un paso al frente. Pero Ucrania necesita un apoyo predecible a largo plazo".


Stoltenberg agregó: "La paradoja es que cuanto más planifiquemos, y cuanto más tiempo nos comprometamos, antes podrá Ucrania tener paz". Agregó que ese "compromiso creíble y a largo plazo" mostrará a Rusia que no puede "esperar el apoyo aliado". Atrás quedó la confianza de Estados Unidos y la OTAN cuando comenzaron su guerra de poder en Ucrania contra Rusia de que esta última pronto sería derrotada.


Al margen del primer día de reuniones, los Estados miembros de la OTAN adoptaron un plan operativo para mejorar el apoyo a Ucrania, que prevé un papel más importante de la OTAN en su guerra de poder con Rusia, mediante el suministro de armamento y entrenamiento para los soldados ucranianos. Ukrainska Pravda informa: "De acuerdo con el plan aprobado por la OTAN, en el futuro, la Alianza será responsable de la coordinación internacional del suministro de armamento y el entrenamiento para las Fuerzas Armadas de Ucrania.


"Entre otras cosas, el plan prevé la creación de un análogo del Grupo de Asistencia para la Seguridad-Ucrania (SAG-U) por parte de la OTAN, que opera bajo el Cuartel General Europeo de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos en la ciudad alemana de Wiesbaden e incluye a unos 300 soldados". El SAG-U, afirma el ejército estadounidense, "coordina el entrenamiento y el equipamiento de las Fuerzas Armadas de Ucrania y también ayuda a aumentar su conciencia situacional".


Un informe de noticias de Politico explica que la razón del plan operativo y la coordinación con la UDCG es que la OTAN asuma el papel de EE. UU. en la coordinación de la ayuda militar a Ucrania, para "a prueba de Trump" la UDCG "dada la posibilidad de que el expresidente de EE. UU. Donald Trump pueda regresar a la Casa Blanca en las elecciones de noviembre" y que pueda revertir los compromisos de EE. UU. con Ucrania. Un funcionario de la OTAN le dijo a Politico: "El liderazgo estadounidense de la UDCG se quedará. Pero la OTAN desempeñará un papel de coordinación".


A la OTAN le gusta afirmar que toma sus decisiones por consenso, sin embargo, se vio obligada a abandonar este "principio" y adoptar el plan operativo sin él. El plan operativo había sido bloqueado por Hungría, que no dio su aprobación debido a las preocupaciones expresadas por el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, de que el plan podría conducir a una "confrontación directa" con Rusia. Orbán explicó más tarde que él y Stoltenberg habían llegado a un acuerdo por el que Hungría no bloquearía las decisiones de la OTAN sobre Ucrania, pero tampoco participaría en el apoyo a Ucrania.


Al final del segundo día de reuniones, Stoltenberg anunció que, a través del plan, la OTAN supervisará el entrenamiento de las fuerzas armadas ucranianas en instalaciones de entrenamiento en los países miembros de la OTAN, la coordinación y el despliegue de donaciones militares a Ucrania y la transferencia y reparación de equipos. La OTAN también "brindará apoyo al desarrollo a largo plazo de las Fuerzas Armadas de Ucrania".


En una conferencia de prensa posterior a la reunión de ministros de Defensa de la OTAN, Austin repitió la desinformación de que la guerra fue instigada por Rusia, no por Estados Unidos, que orquestó el cambio de régimen para instaurar un gobierno reaccionario y virulentamente antirruso en 2014 que Estados Unidos y la OTAN ahora han armado hasta los dientes. A pesar de la evidencia de la expansión hacia el este de la alianza belicista de la OTAN, Austin insistió: "La guerra de Putin no es el resultado de la ampliación de la OTAN. La guerra de Putin es una de las causas de la ampliación de la OTAN, y la OTAN está más decidida y es más capaz que nunca".


Austin fanfarroneó sobre el "compromiso duradero de la OTAN con una Ucrania libre y soberana", diciendo que la Cumbre de Washington creará pasos para la membresía de Ucrania en la OTAN y reafirmará el continuo apoyo militar y financiero de Estados Unidos a la guerra contra Rusia en Ucrania. En caso de que Ucrania se convierta en miembro, seguramente se trataría de otra escalada inaceptable por parte de la OTAN.


Participación del Canadá


Canadá estuvo representado en la Reunión de Ministros de Defensa de la UDCG y la OTAN por el Ministro de Defensa Bill Blair.


En la reunión de la UDCG, Blair anunció que Canadá enviará 2.300 motores de cohetes CRV7 a Ucrania. También anunció que Canadá proporcionará más de 130.000 rondas excedentes de municiones para armas pequeñas, así como 29 sistemas de armas remotas Nanuk que están instalados en vehículos blindados, también excedentes del inventario de las Fuerzas Armadas canadienses. Además, anunció que los primeros cuatro de los 50 vehículos blindados construidos por General Dynamics Land Systems-Canada en Londres, Ontario, también se enviarán a Ucrania.


Tras la reunión de la UDCG, Blair firmó una carta de intención para la Coalición de Capacidad Blindada, una agrupación dentro de la UDCG centrada en la adquisición de vehículos blindados para Ucrania. Canadá también es miembro de la "Coalición de Capacidad de Drones" y la "Coalición de Capacidad de la Fuerza Aérea" de la UDCG. En una reunión separada con los miembros de la "Coalición de Drones", Blair anunció que 900 drones de fabricación canadiense serán entregados a Ucrania en junio y que llegarán más en los próximos meses. También informó a la UDCG que Canadá ha invertido recientemente 3 millones de dólares para apoyar la producción de drones en Ucrania.


En la reunión de ministros de Defensa de la OTAN, Blair anunció que Canadá es "firme" en su compromiso con la OTAN y está desplegando el HMCS Charlottetown desde Halifax para "unirse y asumir el liderazgo del Grupo Marítimo Permanente 2 de la OTAN en el Mar Mediterráneo". Este acorazado participará en ejercicios de la OTAN durante los próximos seis meses.

Comments


bottom of page