• Mexteki

La industria forestal de Columbia Británica: La necesidad de resolver la crisis

La industria forestal de Columbia Británica:

La necesidad de resolver la crisis de una manera que beneficia al pueblo.


Canada


Las grandes empresas que dominan la mayor parte de la industria forestal de Columbia Británica, en particular las que se abastecen de madera en tierras públicas, despiden a trabajadores y cierran aserraderos de forma permanente en las regiones del interior y de la costa. Las fuerzas sociales controladoras siempre se han negado a tratar los problemas en este sector de la economía de una manera que beneficie al pueblo. No muestran interés en una nueva dirección de la industria forestal que traiga estabilidad a los trabajadores y a sus comunidades y que humanice el medio ambiente natural y social.

Las grandes empresas madereras dependen desde hace tiempo del mercado estadounidense como principal consumidor de productos de madera, pero esta dirección ha demostrado ser precaria y se ha visto consumida por la crisis.


La agresiva agenda comercial de los imperialistas norteamericanos en colusión con las grandes empresas en Canadá incluye el uso de aranceles estadounidenses sobre la madera para aumentar los precios y las ganancias en los Estados Unidos y eliminar a los competidores más pequeños. La situación en el Canadá se ha agravado por el hecho de que las grandes empresas utilizan la riqueza social que producen los trabajadores para eliminar a los trabajadores mediante cambios tecnológicos y para extender sus actividades forestales a Estados-Unidos. Interfor, Canfor y West Fraser poseen ahora más fábricas en los Estados Unidos que en Canadá. Algunos dicen que el gobierno de Columbia Británica ha proporcionado a estas empresas ingresos adicionales para lograr esto mediante estratagemas para pagar a los ricos como los incentivos para cosechar la madera dañada por el dendroctone del pino.

Derechos que se enfrentan

Los graves problemas y desafíos a los que se enfrentan los trabajadores de la industria forestal y sus comunidades representan un enfrentamiento entre los derechos :el derecho humano de los trabajadores a controlar su trabajo, sus medios de producción, sus bosques y la riqueza social que producen y su distribución, los derechos humanos de los trabajadores de controlar su trabajo, los medios producción, los bosques y la riqueza social que producen y su distribución, en oposición al derecho de propiedad de las grandes empresas forestales, de sus oligarcas y de sus representantes políticos defender y ampliar su riqueza social privada y su privilegio de clase mediante su control del trabajo de la clase obrera, de los medios de producción, los bosques y la riqueza social que producen los trabajadores y su distribución.

Los precios de mercado que fluctúan frenéticamente; la oferta y la demanda que parecen estar fuera de control; las desaceleraciones regulares, las tarifas estadounidenses agresivas que bloquean el acceso de la madera canadiense al mercado estadounidense; la automatización que beneficia únicamente a los ricos oligarcas y a otros en control; la retirada de la economía local de la riqueza social producida que priva a la economía de su fuerza y de toda esperanza de una reproducción ampliada en otros sectores para garantizar el bienestar y la seguridad del pueblo y los daños ambientales causados por los métodos modernos de producción son todos problemas relacionados con el sistema que pone el poder de decisión en manos de lo que se denomina una persona de Estado controlada por intereses privados estrechos. Por ello, la lucha del pueblo por el poder significa esencialmente hablar en su propio nombre y no ceder el derecho a hablar en su nombre a otros que, de hecho, están en deuda con esa persona de Estado En el siglo XXI, la forma de resolver los problemas que aquejan a la economía no es algo mágico. Las soluciones existen, pero la élite dominante sólo está interesada en hacer grandes golpes de dinero por todos los medios . Su privilegio de clase y el dominio del derecho de propiedad sobre los derechos humanos deben ser cuestionados porque ya no dan a la sociedad un objetivo de construcción nacional y que las fuerzas productivas y sus comunidades son la objetivo de destrucción en una escala de masa.

Por ejemplo, el problema de la contaminación y el cambio climático no proviene de ningún conflicto inevitable entre la economía y el medio ambiente ni de nada fundamentalmente malo en las fuerzas productivas modernas. Estos problemas y otros problemas sociales y naturales no resueltos se deben a la falta de responsabilidad social en el objetivo de la economía y a la supresión activa por parte de la élite gobernante, del factor humano/conciencia social y de un objetivo moderno para la sociedad que garantiza el bienestar y los derechos del pueblo y humaniza el entorno social y natural. La ausencia de una política de responsabilidad social en el objetivo de la sociedad y la supresión en curso del factor humano/conciencia social que sólo beneficia a la élite gobernante y a su poder, su privilegio de clase y su derecho de propiedad deben ser impugnados ante el tribunal de la opinión pública.

La renovación política tiene por objeto poner las condiciones de producción modernas socializadas en conformidad con los derechos que pertenecen a los seres humanos por ser seres humanos. Los trabajadores deben discutir estas cuestiones sin ideas preconcebidas y dirigir el trabajo para encontrar soluciones y un camino hacia adelante hacia una nueva dirección de la economía. Este debate les confiere poder, ya que se convierten en los encargados de adoptar decisiones sobre todas las cuestiones que les afectan de manera individual y colectivamente y que afectan también al entorno social y natural.

(Foto: FO, PPWC)

One-day strike at the Canfor Mill in Prince George, October 25, 2018 to back contract Demands of mill Workers. (T. Tate)

Suscríbete a nuestro boletín

  • White Facebook Icon

© 2023 by TheHours. Proudly created with Wix.com