• Mexteki

LLEGÓ LA HORA DE APROBAR LA NUEVA LEY GENERAL DE AGUAS

Pablo Moctezuma Barragán

Hace unos días Germán Martínez fue nombrado nuevo director de la CONAGUA, en sustitución de Blanca Jiménez. Esperemos el nuevo funcionario actúe con habilidad para impulsar la aprobación de la Nueva Ley General de Aguas. Se necesita la sensibilidad y el interés para resolver problemas urgentes. Sin agua corriente muere la gente. La 64 legislatura, tiene que dar un paso crucial para cerrar con broche de oro: La aprobación de la Nueva Ley General de Aguas que garantice el derecho humano al agua tal como lo impone el artículo 4º de la Constitución. Desde el 8 de febrero de 2012 se le ordenó por ley aprobar la nueva ley antes de un año, han pasado 9 y nada. ¿Cómo se hace para vivir sin agua? El poder legislativo fue criminalmente omiso y le hizo el juego a los grandes monopolizadores que quieren llevar el agua a su molino y usan el cabildeo y el soborno. El hecho es que los diputados no cumplieron. Se dice que las bancadas del PRI, PAN, PRD y otros se dejaron corromper para servir a los grandes intereses del agua violando la ley suprema. Y cuando el río suena, agua lleva.



Este tema es una de las más nefastas herencias de la era neoliberal, de la que todavía no nos libramos pues la Ley de Aguas Nacionales de 1992 promovida por Carlos Salinas de Gortari sigue imperando, ¡Aguas! a pesar de que la Constitución obliga a una nueva ley, mantienen la vieja negando a decenas de millones de mexicanas y mexicanos ese derecho primordial al agua.

Dicha ley salinista y neoliberal privatizó el precioso líquido vital para familias, comunidades, micros, pequeños y medianos productores, indispensable para mantener los ecosistemas en esta época de calentamiento global entregándosela a grandes acaparadores: Los amos del agua que siendo el 2% de los concesionarios concentran el 70% de las concesiones y no sólo monopoliza el precioso líquido, sino que lo contaminan dañando al medio ambiente.

Entrando a la tercera década del siglo XXI, diez millones de mexicanos no tienen agua, y 41 millones no tienen acceso diario y la reciben por tandeo, todo en medio de la pandemia de la Covid—19. Miles de clínicas y el 25 % de las escuelas primarias no tienen agua, en 2018 eran el 50 por ciento en eso avanzamos.

Pero la sociedad ha respondido, en organizaciones ciudadanas como Agua para Todos donde comisiones de cuenca, organizaciones campesinas, sindicatos, comunidades eclesiales de base, organizaciones cívicas, universitarios, constitucionalistas y expertos hídricos todos con experiencia para encontrar soluciones transformadoras consensuaron propuestas. Construyeron como alternativa una iniciativa ciudadana de nueva Ley General de Aguas que fue respaldada por 200.000 firmas obtenidas en todo México. La ley de Iniciativa Ciudadana obliga a dictaminar las iniciativas en un plazo máximo de 60 días. Pero desgraciadamente la 64 legislatura, un año después no lo ha hecho aún y urge.