top of page
  • Mexteki

Lo que exige el martirio de los niños palestinos

Pierre Soublière

TML Monthly Núm 8.

17 de agosto de 2022


Durante el fin de semana del 5 al 7 de agosto, Israel bombardeó una vez más la Franja de Gaza, matando al menos a 46 palestinos, incluidos 16 niños y cuatro mujeres. Trescientos once palestinos resultaron heridos en el ataque. El ejército israelí ha afirmado que atacó 140 posiciones en Gaza.

Coincidiendo con la mortífera guerra israelí en la Franja de Gaza, cientos de colonos judíos israelíes asaltaron la mezquita Al-Asqua en la Jerusalén Oriental ocupada el domingo 7 de agosto, protegidos por un gran número de policías israelíes.

Los medios de comunicación monopólicos en Canadá y en el extranjero presentaron estos crímenes contra la humanidad como una respuesta defensiva legítima con titulares que decían: "Las confrontaciones continúan en Israel y la Franja de Gaza", "Violencia en aumento" y similares. Sin embargo, estos ataques son parte de incontables actos de violencia y expulsiones que han estado en curso desde la Nakba y han aumentado desde mayo pasado. Esta interpretación de la realidad es similar a la de una portavoz israelí que habló en el Consejo de Seguridad de la ONU en mayo, culpando de la propia violencia de su gobierno al propio pueblo palestino, llamando a aquellos que se defienden y protestan por los crímenes del ocupante "terroristas palestinos" y afirmando que existen "tensiones" debido a una "cultura de odio y hostilidad extendida en los libros escolares de los niños palestinos durante décadas".

El derecho a ser de los niños palestinos no se aprende en los libros. Les pertenece en virtud de su ser humano y la ocupación en curso por la cual niños como ellos son arrestados, encarcelados, torturados y asesinados redobla su anhelo de justicia y paz y su convicción y amor por una Palestina libre.

Los ataques actuales tuvieron lugar mientras Israel sigue adelante con sus planes de construir 4.000 unidades de vivienda en lo que llamó las "colonias de la zona C" del territorio ocupado de Cisjordania, así como la destrucción de casas y estructuras palestinas y la expulsión de 1.200 palestinos. En abril, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas aprobó una serie de resoluciones sobre los derechos humanos de los palestinos, reafirmando el derecho inalienable, permanente y absoluto del pueblo palestino a la libre determinación y exhortando a Israel, como Fuerza de Ocupación, a que pusiera fin de inmediato a su ocupación del territorio palestino, incluida Jerusalén oriental, y levantara todos los obstáculos a la independencia política, soberanía e integridad territorial de Palestina. Una de esas resoluciones exige a Israel que ponga fin de inmediato a todas sus actividades de asentamiento en todo el territorio palestino y en los Altos del Golán sirios ocupados.


Estas resoluciones, tan claras como son, no formaban parte de ninguna consideración del gobierno canadiense cuando, en julio, publicó un informe titulado "El aumento del extremismo violento motivado ideológicamente en Canadá" en el que rechaza la "demonización" y la "deslegitimación" del Estado de Israel y condena todos los intentos de organizaciones, grupos o individuos canadienses incluyendo asociaciones de campus universitarios, para promover estos "puntos de vista", tanto en el país como en el extranjero. Hay una clara semejanza entre esta declaración y la de Israel sobre la "cultura del odio". Al igual que Israel, el gobierno canadiense presenta una historia fraudulenta e ignora las numerosas resoluciones adoptadas en las Naciones Unidas, condenando a Israel por sus violaciones de los derechos fundamentales del pueblo palestino.

Los hechos son hechos, no "puntos de vista" diseñados para "difundir el odio". En 2004, la agencia de la ONU para los refugiados palestinos denunció la intrusión en sus oficinas por parte de las Fuerzas de Defensa de Israel, que habían disparado en dirección a uno de los colaboradores internacionales de la agencia, que estuvo detenido durante tres horas, esposado y con los ojos vendados. Dos años antes, el ex jefe de la agencia, Iain Hook, fue asesinado a tiros por un soldado israelí. Recientemente, la periodista palestino-estadounidense Shireen Abu Akleh fue asesinada por las fuerzas israelíes, por lo que las autoridades israelíes se negaron a rendir cuentas, culpando una vez más a los propios palestinos por su muerte. Denunciar su muerte y exigir justicia no es un "crimen de odio".

Calle en Ramallah que lleva el nombre del periodista Shireen Abu Akleh, 13 de agosto de 2022.

Este es el desprecio total de Israel por las decisiones de la comunidad internacional, por los derechos humanos y por las normas internacionales más básicas que el gobierno canadiense permite en nombre de los altos ideales. La lista de su desprecio por las normas más básicas del comportamiento humano es larga, y esto es lo que el gobierno canadiense busca oscurecer con sus historias de "demonización" y sus esfuerzos para evitar que los hechos se conozcan y prevalezca la justicia. ¡Esto no debe pasar!

Es verdaderamente condenable y cobarde tratar de sofocar la voz del valiente pueblo palestino, ya sea en Palestina o en la diáspora. La comunidad palestina en Canadá, en Quebec y en todo el mundo ha demostrado cada vez que nunca será silenciada. Ninguna persona amante de la justicia y la libertad puede aceptar ni permitir medidas represivas y oscurantistas que apoyen la actividad criminal y traten de posponer el día en que el Estado de Israel rinda cuentas a la comunidad internacional.

(Foto: Días de Palestina, Palestina responde)

bottom of page